Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El árbol del dólar tapa el bosque de la inflación

16 de noviembre de 2014 12:55
3 0
El árbol del dólar tapa el bosque de la inflación

El Gobierno se esmera por perseguir a compradores y vendedores de dólares en el mercado paralelo, mientras sigue generando condiciones que alimentan la inflación.

Desde que asumió Alejandro Vanoli la presidencia del Banco Central, la preocupación del gobierno fue atacar la escalada de dólar paralelo, que había tocado los 16 pesos. Para ello, se recurrió a una serie de medidas que, en el corto plazo, le dieron resultado, pero sin atacar las causas principales que son las causas que empujan la fuga hacia la moneda norteamericana.

La causa fundamental es la inflación y no hay ninguna política del gobierno que apunte a su reducción, sino que, por el contrario, toda la política fiscal y monetaria apunta a que la misma crezca. No obstante, el gobierno está convencido que es posible emitir moneda sin consecuencias y que la inflación solo es un problema de puja de ingreso entre “intereses económicos concentrados”.

Hasta ahora, las únicas medidas tendientes a contener el crecimiento de la inflación fue convalidar una suba de la tasa de interés. Pero mientras el gobierno intenta bajar las tasas que paga el Banco Central por las Lebac, obliga a los bancos a reconocer a los ahorristas una tasa del 23% anual. El efecto ha sido encarecer el crédito y hacerlo caer a niveles mínimos.

Mientras tanto, los gastos del Estado siguen creciendo a una tasa del 42% en tanto los ingresos lo hacen al 33%. La diferencia es déficit que se cubre con aportes del BCRA y, últimamente, con emisión de bonos atados al dólar oficial.

Si bien la tendencia del gasto se mantuvo en forma inalterable, la estrategia del gobierno era seguir afrontando pagos de deuda retornando al mercado voluntario en el exterior. Para esto, se apuró la solución del diferendo con YPF, con el Club de París y pagando los juicios del Ciadi.

Cuando se creía que el panorama asomaba favorable, llegaron los problemas derivados de la sentencia del Juez Griesa y la cruzada contra los fondos buitres que, más allá de desviar la atención, creaba dudas y obligaba al gobierno a poner mayores restricciones al pago de importaciones. Todo este cóctel generó expectativas de devaluación del tipo de cambio oficial y presionó la corrida sobre el dólar paralelo.

La falta de solución del problema de la deuda es el mayor condicionante que tiene el país que, mientras discute, ha conseguido que el Juez Griesa autorice a sumar a nuevos demandantes contra la Argentina. Hasta ahora, ya se han juntado demandas por 6.500 millones de dólares y se supone que el juez neoyorquino seguirá actuando como para obligar a Argentina a una negociación integral con todos los holdouts a partir de enero, cuando se venza la cláusula RUFO de emisión de los bonos de refinanciación.

Si el gobierno puede llegar a un acuerdo, podrá descomprimir el problema de divisas, pero también se viabilizará la posibilidad del ingreso de divisas para inversiones, sobre todo de las empresas tentadas para ingresar a los yacimientos petroleros de Vaca Muerta.

La falta de divisas se agrava por la suba del dólar en el mercado internacional. Esta situación ha hecho caer los precios internacionales de las materias primas, donde la caída del valor de la soja se siente muy fuerte, y genera menores ingresos de divisas.

Pero la suba del dólar genera tensiones cambiarias, como lo anticipó el mismo ministro Kicillof, y esto ha generado que se devalúen las monedas de la región, mientras en la Argentina el gobierno niega toda posibilidad de devaluar y agrava el problema de competitividad, que con la inflación, ya se consumió la ventaja conseguida con la devaluación de enero.

El gobierno está en un serio problema, porque, además, la pérdida de competitividad del tipo de cambio afecta a las economías regionales, pero la situación internacional también impacta en las economías de nuestros vecinos. Las devaluaciones de sus monedas afecta el poder adquisitivo de sus consumidores, mientras nuestros productos tienen costos crecientes en dólares. Esto genera caída en las ventas y menor nivel de actividad.

Por ahora el gobierno no tiene soluciones a la vista para bajar el déficit. A pesar que la baja en el precio del petróleo hace gastar menos dólares en la importación de combustibles, los volúmenes de subsidios siguen comprometiendo las finanzas públicas y asegura el déficit.

Por ahora, el gobierno ha usado medidas monetarias, como la de emitir bonos del Tesoro ajustados por dólar oficial. Esta medida es una especie de seguro de cambio que está siendo comprado por exportadores y que pretende financiar los gastos del Estado sin recurrir a mayores emisiones del BCRA.

Por otra parte, con estas emisiones, el gobierno saca circulante y evita que haya presiones sobre el dólar paralelo, al cual consiguió hacerlo bajar hasta $ 12,50, aunque en los últimos días rebotó para estar cerca de los 14 pesos.

Para controlar el valor del dólar, el gobierno recurrió a todo tipo de acciones. Desde las más técnicas, como apurar el swap con el Banco de China, hasta las persecuciones policiales, sumarios y suspensiones a bancos y sociedades de bolsa como una forma de espantar clientes y cerrar bocas de venta. En realidad, lo que ha hecho es crear un mercado más cerrado ya que muchos compradores siguen queriendo comprar dólares en el paralelo y algunas cuevas ya tienen lista de espera.

De esta manera el gobierno no soluciona los problemas estructurales vinculados con la generación de inflación y solo se dedica a perseguir compradores de dólares. Desde el oficialismo se pretende vender esta situación como un triunfo, mientras sigue generando situaciones que llevan a las distorsiones.

Por el momento, el nivel de actividad interno tampoco le ayuda. La producción industrial, la construcción y los indicadores de consumo siguen en baja y predicen una contracción de la economía cercana al 2%. Aunque lo quiera, el gobierno no puede tapar el bosque de la inflación con el arbolito del dólar.

Fuente: losandes.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0