Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

A casi dos años de asumir, Martino suma otra dolorosa caída

27 de junio de 2016 03:35
18 0
A casi dos años de asumir, Martino suma otra dolorosa caída

“Es un lugar anhelado por todos”. Gerardo Martino asumía, pleno de esperanza, el 14 de agosto de 2014 el cargo con el que había soñado desde que arrancó su camino en la dirección técnica en 1998, en Almirante Brown de Arrecifes. En tiempos de plena convulsión por la muerte de Julio Grondona -cuando se gestaba el embrión de la crisis institucional que vive hoy el fútbol argentino-, la AFA lo había designado para la difícil misión de reemplazar a Alejandro Sabella, subcampeón del mundo en Brasil. Casi dos años después, el Tata no puede terminar de sonreír: este domingo sumó otra caída pesada con la Selección, aunque sus resultados generales sean buenos.

Martino había llegado a la Selección luego de un año en el que no pudo disfrutar de una experiencia única: fue entrenador del Barcelona pero se quedó a las puertas de todas las grandes conquistas. Perdió la Liga contra el Atlético de Madrid -tuvo la oportunidad mano a mano en el Camp Nou en la última fecha, pero necesitaba una victoria y apenas pudo igualar 1 a 1-, quedó afuera de la Liga de Campeones también contra el equipo de Diego Simeone y cayó en tiempo suplementario en la final de la Copa del Rey contra el Real Madrid.

Poco después de asumir en Argentina con contrato hasta 2018, Martino tuvo que afrontar un amistoso en Alemania contra el reciente campeón mundial, en una suerte de revancha de la final en Maracaná. El debut fue inmejorable: victoria 4-2 en Dusseldorf con una gran demostración, aunque no alcanzara para quitar la espina por la final perdida pocos meses antes.

Martino pugnaba en esos meses por darle al seleccionado el mismo estilo que tuvo el Newell’s que dirigió entre 2012 y 2013. Al club rosarino -el mismo que lo había visto nacer como jugador-, lo sacó de la pelea por no descender y lo llevó a festejar el título en 2013 y acceder hasta la semifinal de la Copa Libertadores el mismo año.

La primera prueba fuerte del ciclo llegó con la Copa América 2015 en Chile. El equipo debutó con un decepcionante empate 2-2 contra Paraguay luego de haber tenido ventaja de dos goles, pero después enderezó su camino y llegó hasta la final. En esa instancia, no logró marcar su teórica superioridad con el seleccionado local: igualó 0-0 tras 120 minutos de juego y en los penales cayó por 4-1. Así, a pesar de haber terminado invicta el torneo, Argentina no pudo quebrar la maldición de no conseguir títulos en mayores desde 1993.

El inicio del camino hacia Rusia 2018 tampoco fue el esperado. Sin Messi (lesionado), el equipo de Martino cayó 2-0 ante Ecuador en el Monumental en el inicio de las Eliminatorias. Luego de un pobre empate sin goles en Asunción ante Paraguay, el equipo sumó otra igualdad ante Brasil en Buenos Aires (1-1). La reacción llegó con victorias como visitante ante Colombia (1-0) y Chile (2-1), este último con el regreso de Messi al equipo. Una victoria de local ante Bolivia (2-0) terminó de acomodar al equipo en zona de clasificación (hoy, con un tercio de la Eliminatoria recorrida, Argentina está tercera, a dos puntos de los líderes Uruguay y Ecuador).

En 2016, la Copa América Centenario era el gran objetivo del equipo. Argentina volvió a comenzar el torneo sin Messi, quien se lesionó en el amistoso previo. Otros jugadores llegaron tocados, pero el equipo fue de menor a mayor y alcanzó la final con cinco victorias consecutivas (cuatro de ellas por goleada), confirmando así su favoritismo.

Al partido decisivo Martino llegó, junto a Maradona, con el récord de victorias consecutivas al frente de la Selección (9). "No podemos perder otra final", había dicho el Tata una vez consumada la clasificación al encuentro decisivo. Uno en el cual la Selección volvió a fallar.

Apenas concluido el encuentro, el DT dijo que "lo único que cuenta es el resultado final y Chile ganó por los penales". "La ilusión por ganar era muy grande y nos vamos con las manos vacías", declaró con la derrota fresca Gerardo Martino, .

"Hay situaciones que se pueden explicar desde lo fútbolístico y otras desde la fortuna. Argentina debió haberlo ganado en los 90 minutos", explicó sobre la racha que lleva la Selección sin ganar títulos y con las tres finales perdidas de manera consecutiva.

Respecto de los jugadores, Martino dijo que su sensación es que "lo han hecho bien". "No tienen mucho que reprocharse. Llegaron otra vez a la final y debieron haber ganado, y es una decepción no haberlo hecho", estimó. Respecto del convulsionado mundo de la AFA, el DT dijo que "no hay mucho que decir: es lo mismo que se vive desde hace sies meses".

La último que le preguntaron en la conferencia fue sobre la ocasión fallada por Higuaín en el primer tiempo, y se lo vio molesto: "Ha hecho un gran esfuerzo y lo seguirá intentando como todo el equipo, seguramente", concluyó notoriamente enojado.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0