Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Por un acuerdo que impulsa el Gobierno, los combustibles bajarán 5%

23 de diciembre de 2014 05:24
15 0
Por un acuerdo que impulsa el Gobierno, los combustibles bajarán 5%

Aunque de manera parcial, los automovilistas argentinos disfrutarán en el principio del año próximo una baja en el precio de los combustibles, un hecho inédito en la década kirchnerista, en la que las naftas y el gasoil se inclinaron siempre al alza (sólo en los últimos 12 meses se encarecieron 55%).

Será el resultado de un acuerdo que impulsa el Gobierno para traducir en el mercado interno la caída en el precio internacional del petróleo, principal materia prima para producir combustibles.

Ayer fue un día de extensas reuniones en el Ministerio de Economía. El dueño de casa, Axel Kicillof, recibió por la mañana a los gobernadores de las provincias petroleras; por la tarde se reunió con los empresarios del sector y al anochecer, con los jefes sindicales.

Estuvo acompañado por el presidente de YPF, Miguel Galuccio; la secretaria de Energía, Mariana Matranga, y el coordinador del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, el único representante del ministro de Planificación, Julio De Vido, que antes manejaba el área.

Kicillof condujo los encuentros, pero se apoyó en Galuccio para convencer a sus interlocutores. Habló en tono conciliador, aunque puso énfasis en que no quiere una caída en la actividad del sector.

Aunque aún no hay un documento firmado, sí están definidos sus principales lineamientos. Antes de fin de año se anunciará una baja de 7 dólares en el precio de todas las variedades de petróleo que tiene la Argentina.

El barril denominado Medanito, de la provincia de Neuquén, pasará de US$ 84 a US$ 77, es decir, 8,33% menos, mientras que el Escalante, de menor calidad y proveniente de Chubut, pasaría de cerca de US$ 68 a US$ 61, con una baja superior a 10%. El nuevo precio correrá a partir del 1° de enero. No está claro aún cuándo se trasladaría a los surtidores la rebaja.

La compra de petróleo explica aproximadamente un 80% de los costos de producción de los combustibles. Las empresas que lo utilizan para producir naftas y gasoil, como YPF, Axion (ex Esso), Shell, Oil y Petrobras, deberán trasladar esa merma en sus costos a los valores finales de naftas y gasoil.

En el caso de la petrolera estatal, dueña de un 55% del mercado, la nafta súper debería bajar casi 60 centavos, hasta 11,31 pesos por litro.

Ayer, el precio del WTI, el barril de referencia en Estados Unidos, volvió a caer 3,27% y cerró a 55,26 dólares (ver aparte). Aunque esa variedad de crudo solía ser mucho más cara que la de producción nacional, hoy el petróleo de Neuquén, por ejemplo, cuesta 52% más. Eso generó una situación difícil de explicar: mientras los combustibles bajan en otros países, como en Uruguay y en Chile, en la Argentina siguen al mismo precio.

Kicillof intentó enmendar a medias esa situación. Les dijo a los petroleros que el Gobierno no podía sostener un precio local tan alto mientras caía en el mundo, pero acudió a "la necesidad de recuperar el autoabastecimiento" para justificar que el nuevo precio del crudo en el país sea más bajo que el actual, aunque muy por encima del internacional.

Y les prometió a los petroleros que por cada 4 dólares que baje el precio del petróleo en el mundo, en la Argentina caería sólo un dólar, con lo cual obtendrían al menos un beneficio parcial.

Lo escucharon los dueños del negocio. Estaban, entre otros, Carlos Bulgheroni (Pan American Energy), Ricardo Aguirre (Chevron), Horacio Marín (Tecpetrol), Andrés y Ariel Carosio (Medanito) y Oscar Vicente (Entre Lomas), junto a ejecutivos de casi todas las empresas.

Habían sido convocados por la mañana, fueron a las 15 y comenzaron el encuentro a las 16, en el quinto piso de Economía.

Kicillof y Galuccio insistieron en que se necesita la colaboración de los gremios para sostener la producción. Fue el pie que buscaba Bulgheroni para recriminarles a algunos de sus colegas cierta falta de compromiso con ese ítem.

Si bien los paros petroleros afectan a todas las empresas, Pan American Energy sufrió un golpe especialmente duro cuando una protesta sindical de una facción disidente de la Uocra, denominada Los Dragones, atacó Cerro Dragón, el mayor yacimiento del país, en Chubut, en 2012.

El Gobierno hará una parte del esfuerzo. Kicillof y su equipo trabajan en alternativas para eliminar las retenciones a la exportación de petróleo, una medida largamente reclamada por el sector.

También les quitará los derechos de exportación a los derivados del crudo, salvo al GLP (el gas que se usa en las garrafas).

La iniciativa no sólo apunta a mejorar la ecuación de las empresas, sino también de las provincias, según definieron en una de ellas. Sucede que los gobernadores cobran un 12% de regalías sobre el precio final al que se venden el petróleo y del gas, por lo que una baja en los valores les recorta ingresos.

Pero una mejora en los valores de exportación puede hacerles pasar mejor ese mal trago.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0