Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Agustín Osorio, promesa de la jabalina: "Me siento orgulloso y al lado de mi papá, que es mi entrenador"

1 de junio de 2018 10:58
84 0
Agustín Osorio, promesa de la jabalina: "Me siento orgulloso y al lado de mi papá, que es mi entrenador"

Como anfitriona de los Juegos de la Juventud 2018, la Argentina tendrá un récord de participación de deportistas. Sin embargo, aunque algunos logren la clasificación, no está asegurada la competencia de todos aquellos que consigan el ticket. La delegación nacional cuenta con dos cupos en atletismo (uno para las mujeres y otro para los hombres) más allá de si logra clasificaciones o no. A su vez, tendrá 16 lugares más si sus atletas consiguen la clasificación. En total, habrá 19 pruebas en atletismo: 100, 200, 400, 800, 1500, 3000, 2000 metros con obstáculos, 110 con vallas, 400 con vallas, 10.000 marcha, salto en largo, salto en alto, salto con garrocha, salto triple, lanzamiento de bala, lanzamiento de jabalina, lanzamiento de martillo, lanzamiento de disco y cross country. No obstante, solo podrán participar hasta 75 atletas en total en deportes individuales, que son 28. Por lo tanto, es probable que muchos atletas que tienen la marca no compitan en Buenos Aires 2018. La buena noticia para el deporte nacional es que en la Argentina existen importantes proyectos de atletas y de entrenadores, como es el caso de Agustín Osorio, lanzador de jabalina, y de su padre y coach, Gustavo Osorio, exentrenador de Braian Toledo, a quien acompañó desde niño hasta los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Con una marca de 72,09 metros, Agustín está primero en el ranking americano -los tres primeros se clasifican a los Juegos de la Juventud- y se ilusiona con el futuro: "Mi sueño es poder levantar la medalla y entregársela a él -señala a su padre- después de todo el entrenamiento que tuvimos. Ese sería un lindo sueño por cumplir".

Gustavo, a quien se lo considera como uno de los mayores especialistas en alto rendimiento, "es un loco" que, contra viento y marea, decidió que un pequeño centro urbano de la provincia de Buenos Aires, Marcos Paz, fuera la capital nacional de la jabalina. Allí, en su casa, aloja a atletas de todo el país que no cuentan con los recursos o con el conocimiento necesario para lanzar la jabalina. Su familia lo sigue apoyando y él confiesa con una sonrisa: "Eso es algo que todavía no aprendí en todos los años que tengo como entrenador", dice sobre su decisión de que el hogar funcione en ocasiones como un albergue de atletas. Gustavo acompañó a Toledo como entrenador en los Juegos de la Juventud de Singapur 2010, los primeros de la historia, donde el joven de Marcos Paz logró la medalla de oro. Ocho años después, y gracias a los viajes que hizo junto a su discípulo, se nutrió de conocimiento en los principales centros de entrenamiento del mundo, perfeccionándose con los mejores entrenadores, con quienes hoy se codea a nivel mundial.

"Hay que disfrutar de lo que se hace. Cada momento de la preparación. Hay que seguir soñando, que se puede, seguir fortaleciendo la convicción. Que trabajen duro y que tengan tranquilidad. Es una situación privilegiada", dice como consejo para los adolescentes que competirán en Buenos Aires 2018. Y añade: "Es un momento de la vida que va a ser un trampolín para lo que viene. Recién en los Juegos de 2024 o 2028 van a estar con la verdadera edad cronológica".

Agustín estudia en el quinto año de la escuela nacional N°2 de Marcos Paz, a 70 kilómetros de la Capital Federal, y combina su actividad con su nutrida agenda como deportista. No es sencilla la tarea, pero con la ayuda de sus compañeros y con los trabajos prácticos que presenta cuando asiste a algún torneo importante, logra sortear las dificultades. También se perdió más de un cumpleaños de 15, pero el esfuerzo, asegura, vale la pena. Por las mañanas asiste a la escuela y por las tardes se entrena.

Este año comenzó complicado para Agustín. Una lesión en la rodilla izquierda y después otra en el aductor mediano empañaronla preparación del joven jabalinero, que se está entrenando fuertemente para validar su marca en el Sudamericano de Cuenca, en Ecuador, certamen que se llevará a cabo a fines de junio. El 1º de julio es la fecha final que tendrán los atletas argentinos para lograr la marca clasificatoria para los Juegos de Buenos Aires. Entre los jabalineros, se clasifican los 16 mejores del mundo, una cifra mucho menor a los más de 30 que compiten en unos Juegos Olímpicos de adultos.

Agustín recuerda su niñez, y los momentos que compartió con Braian Toledo cuando era este era un adolescente. Por entonces, jamás imaginó que también lanzaría la jabalina en torneos internacionales: "Nunca pensé que iba a estar compitiendo a nivel mundial. La verdad es que me siento orgulloso y al lado de mi papá, que es mi entrenador", expresa a la nacion en el comedor del Centro Nacional de Alto Rendimiento (Cenard).

Para Gustavo, entrenar a su hijo no es un inconveniente. "Por ahí hubiese sido más complicado que no fuera mi hijo. En mi casa no se conversa de jabalina pero sí se habla de mantener el orden y la disciplina. Eso va a sumar a todo su trabajo diario en el campo. Pero no vemos videos de jabalina ni nada. Hay un corte para poder cargar energías. Y tampoco sentimos la necesidad", afirma el mayor de los Osorio.

Mientras tanto, el camino que Agustín y Gustavo recorrieron hasta aquí ya ha sido muy fructífero y promete muchos más capítulos. La ilusión recién comienza.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0