Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Alejandro Granados: "Que la inseguridad la sientan los chorros"

9 de enero de 2014 12:35
34 0

PINAMAR.- Una 4x4 Amarok blanca se aproxima al puesto policial ubicado en el ingreso de la ciudad. Uno de los siete agentes que, con pecheras fluorescentes, controlan la entrada y salida de vehículos hace señas insistentes al conductor para que encienda las luces. Abre y cierra una mano, y con la otra señala los focos, con gesto de reprobación. Pero cuando la camioneta se detiene junto a la hilera de conos naranjas y baja la ventanilla, los agentes se cuadran de apuro. Juntan los talones y hacen la venia. De pantalón beige y camisa marrón, al volante va el "sheriff" de la provincia de Buenos Aires, el ministro de Seguridad, Alejandro Granados.

"¿Cómo andamos, muchachos?", les da la mano él, con una sonrisa generosa. Los pelos del pecho asoman por la parte superior de la camisa, con los cuatro primeros botones desprendidos. Tras los saludos, suelta una riestra de instrucciones. "Paremos un poquito más a los autos, estamos parando poco, eh. Quiero que forme un poco de cola", le dice a un efectivo, con tono amable, pero firme. "Hagamos dos filas, no una sola", le ordena a otro.

"De día, apaguen las balizas de los móviles porque si no se quedan sin batería", le indica a un tercero. Ya en la ruta, para seguir con el control en Cariló, se da media vuelta y, por debajo de su bigote tupido, comenta: "Así tiene que ser esto, bien molesto. Yo quiero que la sensación de inseguridad la tengan los chorros".

Con 8000 efectivos y 500 móviles movilizados en la costa atlántica, el despliegue del Operativo Sol blindó este año las principales ciudades de la costa. Decidido a que la custodia de los balnearios opere como una gran vidriera de sus 117 días de gestión, "El Sheriff" visita a diario las diferentes postas de la policía bonaerense. Está en cada detalle. Todos los días llama al 911 para ver si lo atienden rápido. Durante la recorrida de ayer, de la que participó LA NACION, el intendente de Ezeiza (en uso de licencia) se permitió hablar de política y dio una clara definición sobre sus preferencias para 2015. "Desde el momento en que tuvimos esa pérdida irreparable de mi amigo Néstor y ante la imposibilidad técnica de Cristina, no tengo ninguna duda de que la persona con más capacidad para ser presidente es el gobernador Daniel Scioli", dijo.

¿Y qué tiene Scioli que los demás no tengan? "Hace mucho que somos amigos, pero me sorprendió cómo gobierna. Me llama entre cinco y diez veces por día. Está pendiente de los pequeños detalles y de los grandes problemas. Tiene la capacidad, la templanza, la experiencia y todo lo que hace falta para continuar este modelo que inició Néstor y que continuó Cristina, haciendo las correcciones que haya que hacerle."

La supervisión del operativo sigue en la caballeriza de la policía montada. En la entrada a un establo, un joven se esfuerza en cuclillas para colocarle los herrajes a un caballo blanco. "Hay un libro que se llama El arte de herrar ¿Lo leíste?", le pregunta "El Sheriff." "Sí, señor, lo leí en varias oportunidades", responde el agente, que apenas ve a Granados se pone en posición de firme. Una vez adentro, camina entre los caballos y encara a dos empleados que preparan baldes con avena para alimentar a los animales. "Quiero que les den cuatro kilos a la mañana y cuatro a la noche", les indica. "Perfecto, señor", responde uno de los empleados, algo sorprendido. "Estos deben pensar que soy un hinchapelotas -comenta a la salida, hablando de costado-. Pero yo de caballos sé bastante. En 1985 fui campeón de pato."

Las indicaciones puntillosas se repiten en la entrada de Cariló. Los agentes lo reconocen enseguida. El 28 de diciembre, el ministro recorrió 16 balnearios e hizo reuniones con todos los efectivos. "Les dije que quiero que estén atentos, que miren las caras de cada uno que pasa, que no estén hablando por teléfono o mandando mensajitos", explica. Entre los jóvenes recién salidos de las escuelas de policía de la provincia, mayoría entre los 8000 efectivos movilizados, el ministro mezcló oficiales con experiencia y hasta personal del Servicio Penitenciario. "Éstos a los chorros los huelen", explica, acercándose a la nariz el dedo pulgar y el índice.

A pocos metros de la rotonda enciende su motor uno de los seis helicópteros destinados al operativo. Granados cuenta orgulloso que las naves están equipadas con reflectores gigantes para controlar los bosques por la noche. Pero reconoce que está celoso del equipamiento con que cuenta el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. "Cada vez que me muestra lo que tiene él, tengo que ir al psicólogo", dice, entre risas, mientras el viento que generan las aspas le arremolina el poco pelo que le queda.

La charla se interrumpe cuando al lado del ministro se frena una camioneta negra y del asiento del acompañante se baja Francisco de Narváez. "¡Qué hacés, Colo!", lo saluda Granados con un abrazo. "Te felicito por todo esto", le dice el diputado, antes de seguir viaje, y apunta con la mirada al control policial. De reciente alianza con Scioli, la rivalidad con uno de los candidatos opositores de las elecciones de octubre parece cosa del pasado. En cambio, el ministro mantiene la distancia con Sergio Massa. Le reconoce un buen trabajo en seguridad en Tigre, pero lo descarta como candidato a presidente: "Como dijo Mostaza, paso a paso, hay que ir escalón por escalón. Para ser presidente de la Nación hay que haber sido gobernador".

El mismo respeto por el escalafón, sostiene Granados, debe regir para definir al sucesor. "El próximo gobernador tiene que ser intendente", afirma, sin dudar. Pero enseguida aclara que él no participa de la carrera. Por primera vez con gesto solemne, jura que se acerca al final de su carrera política. "A partir del 10 de diciembre de 2015 voy a ser presidente de Tristán Suárez y voy a volver a manejar mi negocio como hace 50 años. Voy a cumplir 65 años y le prometí a mi hijo Santiago, de 11 años, que dejo la política, lo quiero disfrutar a él". Después, saluda, se sube a su camioneta Amarok y vuelve a perderse en la ruta..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0