Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Atentado a la AMIA: crónica de una mañana estremecedora y marcada por un dolor incesante

18 de julio de 2017 15:52
21 0

Se renovó el pedido para dar con los responsables de la voladura de la mutual judía. Participaron familiares, amigos de las víctimas y sobrevivientes del ataque

Las mañanas de julio son crueles. El frío rompe estructuras, solo hace pensar en esos dedos que se endurecen, en ese rostro que pierde la capacidad de gesticular. Desde hace 23 años, para la comunidad judía y la Argentina, el frío es insulso, ajeno, imposible de sentir. Algunos creen que fue una de las mañanas más frías desde que el grito de justicia aturde sobre la calle Pasteur para recordar el ataque terrorista a la AMIA, aún sin culpables, ni nada: solo pelea política descarnada.

Los nombres de las 85 víctimas y las velas que siempre se encienden por cada uno de ellos no entienden de momentos, frío ni angustia. A las 9:53, la alarma empieza a sonar y algo estremece. Como esas alarmas de la II Guerra Mundial que obligaban a esconderse en búnkeres y sótanos, y a rezar… Hace 23 años que ese estruendoso sonido logra silenciar todo lo que rodea la sede de la mutual judía, buscando una respuesta de la justicia que todavía se resiste a llegar. Esta vez, los 85 se transformaron en 86 ya que por primera vez se sumó a la última de las víctimas reconocidas gracias a exámenes genéticos.

Luego de la alarma, el audio de un nene de no más de ocho años se replicó por toda la calle Pasteur: "No importan los atentados, no nos quedemos sentados. Queremos Justicia sin una muerte más". Después: el minuto de silencio.

El ya insoportable ritual se repitió en un contexto menos político que años anteriores y con un ambiente político social más "amigable", con funcionarios nacionales mezclados entre familiares de las víctimas como hace tiempo no pasaba. Se observó la presencia de altos representantes del Gobierno nacional: el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Cultura, Pablo Avelluto; el ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman; el reciente ministro de Salud, Alejandro Finocchiaro; el ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne; el senador Federico Pinedo; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj y el ministro de Justicia, Germán Garavano.

Se renovó el pedido para dar con los responsables de la voladura de la AMIA, pero la impunidad ya reina con una monarquía inefable. Entre los asistentes se mezcló la fiscal Sandra Arroyo Salgado -ex esposa de Alberto Nisman- junto a su hija, y Sara Garfunkel, mamá del fiscal. Algo los asocia a la tragedia además de lo que investigaba: la falta de Justicia. Como nunca, el operativo de seguridad encabezado por Infantería sorprendió a los asistentes: incluyó efectivos con armas largas y carros de asalto.

Jennifer Duvin, hija de uno de los asesinados en la AMIA, abrió el acto de una forma lapidaria: "La Justicia es madre y cómplice de la impunidad. Gobiernos que pasan con promesas que jamás cumplen porque a ninguno le importa". A las velas se les sumaron rosas, mientras se nombraron a cada uno de los muertos en el atentado; entre lágrimas del orador y un presente que hace más de dos décadas no cansa de escucharse. Recordar edades y nombres hacen sentir el frío aún más intolerable. Luego de las rosas, un rabino rezó una oración en hebreo; tras esas palabras, un grito desde el fondo se hizo escuchar: "¿Nadie dice nada de los católicos que murieron acá?".

Agustín Zbar, presidente de la mutual israelita, realizó un recuento del estado en el que se encuentra la causa y señaló avances en la pista internacional, distinguiéndola de la falta de resultados en la conexión local. El dirigente comunitario criticó el "discurso hipócrita que pondera víctimas por sobre otras, porque detrás de eso se esconde muchas veces una justificación nefasta de la violencia y el dolor". Agregó que fue "un golpe contra la Democracia y la libertad que tanto nos costó recuperar y que eran en ese entonces casi una novedad en la América del Sur plagada de dictaduras".

Las palabras de Zbar fueron contundentes: "Nuestro país le permitió al terrorismo internacional desplegar su maquinaria asesina bajo un manto de complicidad, corrupción e ignorancia que no puede más que avergonzarnos. No podemos acostumbrarnos". Sentenció que en la masacre de la AMIA se sabe la verdad. "Está en la investigación de los Fiscales que, honrando su trabajo, se jugaron todo por esta causa, contra muchas adversidades, con errores y aciertos, arriesgando sus carreras, su libertad personal y hasta entregando la vida, Alberto Nisman, que sintió que cumplió con su deber. Ojalá muy pronto tengamos luz sobre los detalles de su trágico final".

Declaró que confían en que el "Gobierno Nacional, que cumplió prontamente su compromiso de terminar con el bochornoso memorando, haga todos los esfuerzos técnicos y diplomáticos para obtener, junto a la mayoría de los países del mundo aliados de la paz, la denuncia de lo que aquí ocurrió y la exigencia de que la República Islámica de Irán reconozca la jurisdicción nacional".

Zbar también apuntó contra el gobierno de Irán y contra los cómplices, sin dar nombres, que permitieron la impunidad iraní.

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0