Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

BAFICI 2015: Balance y premios

25 de abril de 2015 14:06
33 0

El jurado de la Competencia Internacional otorgó el premio principal a Court, drama judicial del indio Chaitanya Tamhane que describe de manera impiadosa el entramado burocrático, la falta de justicia y la persecución política en su país. Esta ópera prima, que había sido una de las revelaciones de la última Mostra de Venecia, también se quedó con el reconocimiento a Mejor Actor (Vivek Gomber), con el de la crítica internacional FIPRESCI y con de la organización SIGNIS.

El galardón a Mejor Director fue para el israelí Nadav Lapid por The Kindergarten Teacher, sobre un niño de cinco años que crea poesías brillantes ante la indiferencia de casi todos los adultos y la manipulación de otros, mientras que el Premio Especial del Jurado (segundo en importancia) fue compartido por dos sensibles ensayos autobiográficos: Songs From the North, de Soon-Mi Yoo, rodado de forma clandestina en Corea del Norte; y Ela volta na quinta, del brasileño André Novais Olivera.

El palmarés de esta sección se completó con el único reconocimiento para el cine nacional (Verónica Llinás ganó como Mejor Actriz por La mujer de los perros, que ella misma codirigió con Laura Citarella) y con una Mención Especial para Une jeunesse allemande, del francés Jean-Gabriel Périot, sobre los jóvenes intelectuales alemanes que optaron por la lucha armada en los años ’70.

El jurado de la Competencia Argentina reconoció películas de directores con una prolífica filmografía. Como Mejor Película ganó La princesa de Francia, nueva incursión de Matías Piñeiro en el universo de las comedias de Shakespeare tras Rosalinda y Viola; y como Mejor Director fue elegido José Celestino Campusano por Placer y martirio, brusco giro en su carrera al abandonar la marginalidad del conurbano bonaerense y adentrarse en las perversiones sexuales de la clase alta porteña. También se entregó una Mención Especial a Idilio, encantadora comedia de Nicolás Aponte Aragón Gutter sobre las desventuras afectivas de una joven.

Las francesas Léone, mère & fils, de Lucile Chaufour (Gran Premio) y Letters to Max, de Eric Baudelaire (Mejor Largometraje) fueron las ganadoras de la competencia Vanguardia y Género; la austríaca Over the Years, de Nikolaus Geyrhalter, triunfó en la de Derechos Humanos, mientras que Paseo, del argentino Renzo Cozza, triunfó en la de Cortometrajes.

En estos tiempos en que la cartelera comercial está prácticamente monopolizada por dos películas de Hollywood (Avengers: Era de Ultrón y Rápidos y furiosos 7 se quedaron anteayer con el 87 por ciento del público total) resalta aún más la importancia del BAFICI como ámbito para la formación de un público en la diversidad. Pero si el festival con sus 17 años sigue siendo un enorme éxito de convocatoria durante diez días, no ha logado incidir en lo que se ve durante los 355 restantes. La escasez de buenas salas y de distribuidores dispuestos a arriesgarse con este tipo de películas hace del BAFICI una isla maravillosa, pero isla al fin.

La programación de este año fue notable: las competencias resultaron mucho más sólidas que en ediciones anteriores y en las secciones paralelas abundaron las joyas y los descubrimientos. También se lucieron varios de los focos y retrospectivas. Sin embargo, como contrapartida, los sucesivos ajustes presupuestarios que viene padeciendo el BAFICI hicieron que este año llegaran menos invitados internacionales. La presencia rutilante de una estrella como Isabelle Huppert “maquilló” la falta de tantos directores, productores y programadores de festivales que solían venir en ediciones pasadas.

Dentro de las múltiples actividades gratuitas del BAFICI (cuyo pico suelen ser las multitudinarias proyecciones al aire libre en el Parque Centenario) se organizaron varias charlas con la participación de referentes de la industria audiovisual argentina. En una de ellas, por ejemplo, el Proyecto Cine Independiente (PCI) reclamó cambios urgentes a la Ley de Cine, a la que calificó de “obsoleta”, y en el sistema de Cuota de Pantalla. Estos debates, sin embargo, tuvieron poco despliegue mediático. En ese sentido, el efecto que el festival tiene a la hora de propiciar discusiones sobre el estado de las cosas parece ser cada vez más efímero. Y la culpa, claro, no está en quienes arman el BAFICI sino en una abulia generalizada del ambiente.

De todas maneras, el festival sigue siendo una máquina organizativa imponente: piénsese lo que cuesta estrenar una película extranjera hoy en la Argentina y luego compárese con los casi 450 títulos que ofrece en poco más de una semana, muchos de ellos con copias que llegan desde los más lejanos rincones del mundo y con la necesidad de ser subtitulados.

Ente los hallazgos de esta edición merece destacarse, por ejemplo, la muestra Brittania Lado B: Heavenly Films, que permitió acceder a las películas del notable director Paul Kelly con la banda Saint Etienne que expusieron los profundos cambios socioeconómicos de Londres desde la posguerra hasta la actualidad. Las presencias del propio Kelly y de Bob Stanley, líder del grupo, fueron un verdadero lujo para quienes siguieron este foco. Sólo una pequeña muestra de la inmensa jerarquía artística y la capacidad de sorprender a la que nos tiene acostumbrados -por suerte- la programación del Bafici.

-Las cifras finales del BAFICI están siempre "dibujadas": es imposible que hayan asistido 380.000 personas ni aun contando quienes paseaban por el Centro Cultural Recoleta ni que se haya vendido el 85% de las entradas disponibles. Así y todo, es indiscutible que se trata de un inmenso éxito de convocatoria. Los funcionarios deberían otorgarle el presupuesto que se merece.

-Por carencias presupuestarias ya no se imprime el daily Sin aliento. Así como está, para descargar en PDF, es poco menos que un diario fantasma. Se entiende el alto costo y las complicaciones organizativas que significa publicarlo en papel, pero debería hacerse el esfuerzo, ya que siempre fue un lujo que tenían a disposición quienes iban cada día al BAFICI para orientarse.

-¿Qué pasará con el BAFICI? ¿Seguirá Marcelo Panozzo como director artístico? ¿Quién tomará el timón si, como parece, Rodríguez Larreta le gana la interna a Michetti (que cuenta con el apoyo de Lombardi)? Los rumores en los pasillos del Village Recoleta eran constantes y muchas veces contradictorios, pero el festival debería estar más allá de las pujas internas y los cambios de figuritas.

-Para destacar: El muy buen nivel de las competencias oficiales, que en otros años tenían demasiados rellenos.

-Para mejorar: Las interesantes charlas que organiza el BAFICI son aprovechadas por 20, 50, 100 personas, pero luego no queda registro de las mismas ¿Por qué no se graban, se editan y se suben luego a YouTube, Vimeo o alguna otra plataforma? Demasiado esfuerzo para tan poca repercusión.

-Para destacar: La excelente programación de Cine al aire libre en el Parque Centenario y las actividades ligadas con la música, dos must históricos del festival.

-Para mejorar: El sitio web de los festivales porteños no es todo lo ágil e informativo que debería ser.

-Para destacar: El nivel de las actrices argentinas. No sólo de Verónica Llinás (premiada por su trabajo en La mujer de los perros), sino también de Pilar Gamboa (El incendio), Paula Carruega (Idilio), etc.

-Premio Especial del Jurado (ex aequo): Songs from the North, de Soon-Mi Yoo (EEUU - Corea del Sur - Portugal) y Ela volta na quinta, de André Novais Olivera (Brasil)

-Mención Especial: Une Jeunesse Allemande, de Jean-Gabriel Périot (Francia - Suiza - Alemania)

-Mejor Actriz: Verónica Llinás, por La mujer de los perros, de Laura Citarella y Verónica Llinás (Argentina)

COMPETENCIA VANGUARDIA Y GÉNERO -Gran Premio: Léone, mère & fils, de Lucile Chaufour (Francia)

-Mejor cortometraje: World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt (EE UU) -Mención especial: The Royal Road, de Jenni Olson (EE UU) COMPETENCIA DE DERECHOS HUMANOS -Mejor película: Over the Years, de Nikolaus Geyrhalter (Austria)

COMPETENCIA DE CORTOS ARGENTINOS -Menciones: Despedida, de Pablo Paniagua Baptista (Argentina / Bolivia); Nexquipayac, de Edén Bastida Kullick y Celeste Contratti (Argentina / México). -Tercer premio: Atardecer, de Violeta Uman (Argentina)

-Segundo premio: Enfrentar animales salvajes, de Jerónimo Quevedo (Argentina)

PREMIOS NO OFICIALES -SIGNIS / Mención especial: Ela volta na quinta, de André Novais Olivera (Brasil). Premio: Court, de Chaitanya Tamhane (India). -Federación de Escuelas de imagen y Sonido de América Latina (FEISAL) / Mención Especial: La Princesa de Francia, de Matías Piñeiro (Argentina). Premio: Lulú de Luis Ortega (Argentina). -Asociación de Argentina de Autores de Fotografía Cinematográfica (ADF): Para el Director de Fotografía Martin Gschlacht por su trabajo en la película Goodnight Mommy (Austria), de Veronika Franz y Severin Fiala. -Asociación de Cronistas Cinematográficos Argentinos (ACCA) / Segunda mención: Idilio, de Nicolás Aponte Aragón Gutter (Argentina). Primera mención: Al centro de la Tierra de Daniel Rosenfeld (Argentina). Premio: La sombra, de Javier Olivera (Argentina)

-Sociedad Argentina de Editores Audiovisuales y la Asociación Argentina de Editores Audiovisulaes (SAE EDA): para el trabajo de edición de Federico Pintos e Ian Kornfeld en Generación Artificial, de Federico Pintos (Argentina).

Fuente: otroscines.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0