Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El Batán instala debate en torno a prioridades

21 de marzo de 2015 22:00
6 0
El Batán instala debate en torno a prioridades

La necesidad de construir un nuevo estadio únicamente para la práctica del fútbol con miras a los Juegos Sudamericanos (Odesur) 2018 no sólo ha puesto en evidencia el crecimiento caótico de la ciudad, sino la falta de planificación a la hora de prever espacios para megaestructuras, definir prioridades regionales y conservar áreas verdes y de equipamiento.

Ante la pregunta: “¿Por qué el Félix Capriles ya no puede ser usado para Odesur?”, se han dado varias respuestas. La propia presidenta del Concejo Municipal, Beatriz Zegarra, manifestó que Odesur no exige la construcción de un nuevo estadio. Sin embargo, el Félix Capriles afronta problemas estructurales y su reparación resulta más cara que edificar un nuevo escenario. Pero, además, está asentado sobre una antigua laguna y ya no se puede ampliar. Por ello, se planteó construir el nuevo estadio El Batán y habilitar una pista de atletismo en el Complejo Petrolero.

Entretanto, el arquitecto responsable de Infraestructura del Servicio Departamental de Deportes (Sedede), Armando Pérez, explicó que el Capriles todavía soportaría una ampliación de tribunas. Precisó que las federaciones internacionales solicitan un campo deportivo exclusivo para cada disciplina. “Cada actividad debe tener su escenario propio, ya no se permite dos o tres disciplinas en un mismo escenario. Odesur dijo que se necesitaba un escenario para el fútbol y por eso salió el proyecto”, declaró.

En un inicio se planificó readecuar el Complejo Petrolero para la construcción de una pista atlética, según normas de la Federación Internacional de Atletismo (FIA). Pero, los expertos concluyeron que el sitio no reúne las condiciones. Por lo tanto, se decidió mejorar la pista de tartán del Capriles para los Juegos Odesur 2018.

La decisión de construir un nuevo escenario deportivo con un presupuesto aproximado de 60 millones de dólares en los predios del Hípico generó diversas reacciones. La más debatida es la que señala que la región tiene otras prioridades como un instituto para el cáncer, un hospital de cuarto nivel y un bosque urbano. En tanto, los defensores del proyecto que tildan a los críticos del nuevo estadio como “anticochabambinos” sostienen que El Batán es la fórmula para hacer de Cochabamba un semillero de deportistas.

El concejal de oposición, Adalid Crespo, expresó que el proyecto “no tiene una planificación adecuada”. Desde su punto de vista, un estadio sólo beneficia a un sector de la población, que puede pagar 40 o 50 bolivianos para asistir a un partido de fútbol. “Y de paso ni llenan el Capriles (...) Cuántos millones se quedarían dormidos en El Batán”, aseveró. Luego, explicó que un hospital estaría a disposición de todas las personas, las 24 horas, los 365 días del año.

El vicepresidente de Junta de Control Social, Calixto Vásquez comentó que todavía no definieron una postura en relación a la construcción del nuevo estadio. Sin embargo, manifestó que es claro que las necesidades de los cochabambinos se enfocan en el agua potable y el alcantarillado. Además, de edificar más escuelas y hospitales.

El presidente del Colegio de Arquitectos de Cochabamba, Jhon Mendoza, argumentó que El Batán tendrá un gran impacto social en la ciudad, porque generará molestias en los vecindarios, ya que ocasionaría caos vehicular y la apertura de nuevos negocios. Los próximos días son claves para concretar la compra forzada del terreno a través de una ley nacional.

Si le damos un enfoque ambiental, es criminal pensar en la construcción de un nuevo estadio, porque en el centro de la ciudad ya no tenemos áreas verdes, estamos peleando por pequeños pulmoncitos.

Si analizamos la situación con sentido lógico, sabemos que las necesidades básicas de los cochabambinos están en los hospitales y la enseñanza.

Las necesidades de la población son la salud y educación. Ya tenemos bastantes canchas, se ha gastado bastante dinero en eso. Con ese nuevo estadio estaríamos dañando uno de los pocos pulmones de la ciudad y va en contra del medio ambiente. La expropiación es un hecho, ya está en manos de la justicia, el dilema es qué se hará para el beneficio de la población.

Se aprobó la ley de expropiación para contar con un estadio acorde a las exigencias de Odesur. Tenemos que poner como antecedente que algunas autoridades departamentales no agilizaron el proceso de expropiación y esto tiene sus tiempos legales. Si continuábamos así tendríamos un gran retraso en la construcción. Este estadio va quedar para los cochabambinos.

El estadio actual alberga a máximo 25.000 personas y por la data que tiene no se pueden hacer modificaciones, porque fue construido sobre una laguna. Hoy por hoy la población ha crecido, tenemos la necesidad de construir espacios más amplios para unas 60.000 personas. Este estadio va a tener una villa olímpica para diferentes disciplinas para que los jóvenes compitan.

Fuente: lostiempos.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0