Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Cómo reversionar recetas para volverlas más saludables

7 de noviembre de 2018 17:24
3 0

Comer de forma saludable es más sencillo de lo que parece. Si lo que se busca es un estado de salud óptimo es necesario combinar ejercicio diario, buen estado emocional y técnicas culinarias que permitan alimentarse de una manara rica y beneficiosa. Hay que dejar de ver la comida sana como "aburrida" o sin sabor, ya que con sólo reemplazar algunos ingredientes se puede ganar en salud y calidad alimentaria.

• Reemplazar las harinas refinadas por harinas integrales. Con ellas podemos elaborar panes, pizzas o pastas que aportan fibra, vitaminas y minerales.

• Reemplazar el azúcar por edulcorantes naturales como la Stevia, en este caso la diferencia de calorías es notoria.

• Utilizar aceite de coco o de oliva en reemplazo de los aceites comunes. El de oliva aporta ácido oleico que contribuye a disminuir el colesterol malo. El de coco suma ácidos grasos de cadena media, mucho más saludables que el de los aceites comunes.

• Agregar semillas a las preparaciones para aumentar la fibra las vitaminas y los minerales.

• Preparar Smoothies o licuados de frutas con leche, crema y miel para reemplazar helados.

• Reemplazar la sal por condimentos y hierbas para realzar el sabor de las comidas sin consumir sodio en exceso.

A su vez, cocinar en casa y evitar las comidas compradas permite mejorar muchos aspectos relacionados con la alimentación, como por ejemplo adquirir los ingredientes adecuados y calcular el tamaño de la ración servida.

Mezclar todos los ingredientes hasta formar una pasta lisa y sin grumos. Colocar la preparación en una asadera pincelada con aceite. Hornear hasta que esté cocida. Una vez lista sacar del horno y agregar salsa de tomate, mozarella y rúcula.

Mezclar los ingredientes secos. Hacer un hueco en el medio y agregar el aceite y la leche. Mezclar bien todos los ingredientes y amasar hasta formar un bollo. Dejar reposar tapado durante unos minutos. Aparte, enmantecar un molde para tarta y forrarlo con la masa. Hornear hasta que esté dorada.

Rellenar a gusto con ingredientes dulces o salados. Una opción dulce puede ser la siguiente: batir queso untable con un chorrito de leche, edulcorante y esencia de vainilla. Colocar sobre la tarta. Cubrir la crema con frutillas, kiwis y bananas cortados en rodajitas. Pincelar con mermelada a gusto. Llevar a la heladera.

Fuente: ambito.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0