Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Cómo se preparan y qué esperan los argentinos que recorrerán 1700 kilómetros para ver al papa Francisco

10 de julio de 2015 13:54
25 0

Historias de los que se animan a participar de la tercera y ultima etapa de su visita a América latina; estiman la llegada de cerca de un millón de ciudadanos

El papa Francisco dejó Ecuador el miércoles y visitaba hoy, viernes, Bolivia, en la que es su segunda escala de la gira por América latina. Pero en la Argentina, las miradas están puestas en la tercera y última etapa de su visita por estas tierras: Paraguay.

Se espera que más de un millón de argentinos crucen el río Pilcomayo para asistir a las misas que oficiará y conferencias que dará el sumo pontífice entre hoy y el domingo. Pero, ¿quiénes son los que eligieron ir a ver al Santo Padre?

Alejandro Polanco organiza peregrinaciones religiosas. Tiene "carisma" para eso, cuentan quienes lo conocen. Como él mismo lo define, su perfil de Facebook "está dedicado a Francisco".

Lidera un grupo de 60 personas que saldrá hoy desde Córdoba con destino a Paraguay. "Una parte va a dormir en una parroquia y otra en un hostel que consiguió el arzobispado. Vamos a dormir en casas de familia", cuenta a LA NACION.

Una de las feligresas que viajará con él es Nora Pérez, enfermera, de 48 años. No irá acompañada ni por su marido ni por alguno de sus cinco hijos, sino con Graciela, su cuñada. Si bien nunca vio a Francisco personalmente, hace 8 años que va a Salta, a visitar el cerro de la Virgen.

"Por el trabajo, hace sólo 15 días que supimos que íbamos a poder ir, así que estamos con mucha ilusión. Es una bendición", expresa. También dice que esta semana ha sido una de preparación espiritual, y que eso le ha provocado una cierta ansiedad.

"Vamos a ir a todos los eventos, a aprovechar al máximo nuestra estadía y la de Francisco -describe- ¿El viaje? Son 18 horas, en las que a veces vamos rezando el rosario, o repartimos estampitas y hacemos oraciones", agrega.

Fabiana tiene 70 años, pero está será la primera vez que verá a un papa en vivo, pero no la primera que verá a Francisco. "Cuando vino Juan Pablo II, y pasó por Corrientes y por Paraguay no pude ir a verlo, pero a Bergoglio lo conocí cuando era monseñor", recuerda a LA NACION desde la ciudad de Formosa.

No es la primera vez que se embarca en un viaje religioso, ya que hace años acompaña al padre Raúl Párraga en los viajes a Salta, a ver a la Virgen del Cerro. Esta vez, no será la excepción. "No vamos de turistas, sino como peregrinos. Hace cinco meses que nos estamos preparando, haciendo encuentros", narra esta madre soltera, jubilada luego de haber trabajado durante 18 años como administrativa en el Poder Judicial y 13 en el gobierno.

"Por suerte -dice- tenemos un clima hermoso, fresco, nubladito. Aquí cuando hace calor, hace mucho calor".

Raúl Párraga es el cura de la parroquia María Auxiliadora de esta capital provincial, que pertenece a la congregación salesiana. Cuenta que en Paraguay dormirán en el colegio salesiano de Don Bosco, y que muchos de los peregrinos, que los hay de todas las edades, pertenecen al Movimiento Juvenil Salesiano, y que algunos son de familias muy humildes.

Otro de los argentinos que viajará este fin de semana es Miguel Martín, quien tiene una empresa que provee buses privados. Cuenta que se han llenado los cupos de cuatro unidades para ir a Paraguay a ver al Papa. "Dos salen de Mar del Plata y dos desde Tucumán", aclara. "Es un evento grande, al que dicen que van a ir un millón de argentinos. Vamos preparados" dice, en alusión a los casi 1700 kilómetros de viaje que tienen por delante.

Juan Manuel Ferres es paraguayo, y ahora está en el interior del Paraguay, por su trabajo en una empresa de commodities agrícolas. Aunque también se lo puede encontrar algunas semanas en Buenos Aires, ya que está cursando un MBA en la Escuela de Negocios de la Universidad Austral (IAE). Vive en Asunción y cuenta que allí la expectativa "es muy grande" ya que el pueblo paraguayo "es muy pero muy devoto".

Juan Manuel está casado y tiene dos hijas, con las que vive en Asunción, y con las que a dos cuadras de donde pasará el convoy del Papa. "La gente está como loca, muy feliz y entusiasmada", asegura. Y destaca que sus dos hijas "lo ubican perfecto a Francisco, hasta la menor, que tiene dos años"..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0