Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Córdoba, sin policías: saqueos a comercios y caos generalizado

4 de diciembre de 2013 20:29
51 0
Córdoba, sin policías: saqueos a comercios y caos generalizado

“Señora, estamos acuartelados. Enciérrese en su casa”, fue la amable respuesta que una operadora policial del servicio de emergencias 101, le dio a Graciela, una vecina de barrio Alejandro Centeno, que había llamado alarmada, denunciando su temor a ser asaltada.

La gravedad de la situación obligó a suspender, hoy, las clases, no habrá transporte, bancos ni atenderá la administración pública.

Ayer a la tarde, en pleno acuartelamiento de más del 90% de la Policía cordobesa –tiene 22 mil efectivos-, la mujer llamó a la Policía minutos después que un hombre apareció por una de las ventanas pidiéndole “algo”. Ella le respondió que no tenía nada, y el hombre advirtió: “Le estoy pidiendo para no robarle. Ya voy a volver”. Y se fue.

No tuvieron la misma suerte unos quince supermercados de la periferia de Córdoba que sufrieron saqueos o ataques a pedradas contra sus vidrieras ayer, desde el mediodía hasta la noche, en medio de la masiva huelga policial que dejó a esta provincia sin seguridad.

A medianoche, el vandalismo y la violencia se mantenían firme en la ciudad. Uno de los focos más caóticos al cierre de esta edición sucedía en el Makro ubicado en avenida Colón 3500, donde de vecinos del barrio Villa Urquiza se llevaron motos, bicicletas, colchones y televisores. Ingresaron por atrás, y unos pocos policías dispersaban a los saqueadores con balas de goma. En otro punto, en el sur de la Capital, tres efectivos del grupo ETER reprimían a personas encapuchadas que huían con mercadería. Tres de los saqueadores resultaron heridos y fueron detenidos en el lugar.

Todo comenzó a la siesta, cuando dos supermercados Cordiez fueron saqueados en barrio SEP e Ituzaingó –en zona sur y sudeste respectivamente-; dando inicio a otros saqueos en, al menos, otros cinco supermercados.

En el caso de SEP, más de 50 personas irrumpieron y arrasaron con todo lo que hallaron; robando principalmente bebidas alcohólicas. “Estoy muy asustada. Si no abríamos el local, nos linchaban. No nos podíamos poner en contra de cien personas. Nosotras cumplimos, no vamos a exponer nuestras vidas por mercadería”, contó aterrorizada una empleada del local.

Mientras, en el barrio Ituzaingó los saqueadores coparon otro Cordiez en avenida Vucetich al 6.700, que sufrió dos ataques con sólo una hora de diferencia y “robaron las máquinas registradoras, computadoras y mercaderías”, denunció uno de sus dueños.

Un local de Carrefour Express ubicado en el centro, cerró sus puertas preventivamente y recibió una lluvia de piedras y cascotes. Y un supermercado chino de Ricchieri al 2.700 fue asaltado por una turbaarmada.

Un supermercado de Mariano Max de barrio Centroamérica también fue saqueado e intervino el ETER. Y en un Vea de avenida Santa Ana, unos cien saqueadores venció a la guardia policial que custodiaba y robó hasta televisores.

“Estoy de guardia, vi una moto sospechosa que pasó varias veces”, dijo a Clarín el dueño de una despensa de avenida Cayol.

Así estaba Córdoba esta madrugada, sin un solo policía, luego del acuartelamiento que comenzó ayer a las 7 en la base del Comando de Acción Preventiva (CAP) 5 de barrio Cerveceros y que a la noche había reunido a unos 7.000 efectivos, una tercera parte de la fuerza.

La protesta también se extendió a las comisarías de la Capital y cabeceras departamentales, como Río Cuarto, Villa María, San Francisco, Carlos Paz, Bell Ville, Cruz del Eje, Río Primero, Alta Gracia, Jesús María y Colonia Caroya.

Además, un grupo de agentes penitenciarios de la cárcel de Bouwer también se sumó a lo que se considera la mayor protesta policial de los últimos 15 años.

Los agentes reclaman un salario mínimo de $ 13.000. Actualmente un policía que realiza adicionales cobra de bolsillo unos $ 6.000 y su salario básico es de $ 2.500.

“Si no aparece una oferta salarial razonable, no habrá policías en las calles y esa es responsabilidad del gobernador (José) De la Sota”, confió a Clarín, Miguel Ortiz Pellegrini, abogado de los policías acuartelados.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0