Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Cambio climático: estados, ciudades y empresas ya resisten la decisión de Donald Trump

2 de junio de 2017 23:11
39 0

Luis Fonzi cantó "Despacito" en la apertura de ShowMatch

La resistencia ya está en marcha. Gobernadores, alcaldes, empresarios y científicos estadounidenses, alarmados con la decisión de Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París, condenaron la medida y anunciaron este viernes que asumirán personalmente la lucha contra el cambio climático y harán lo posible para reducir las emisiones que contaminan el planeta.

El presidente estadounidense anunció el jueves en una ceremonia en la Casa Blanca que se retiraba del pacto suscripto por más de 190 países para disminuir los gases de efecto invernadero porque dijo que afectaba el desarrollo económico de Estados Unidos y beneficiaba en cambio a otras potencias como China o India.

Inmediatamente, líderes industriales y empresariales, académicos y políticos opositores -así como un puñado de republicanos- repudiaron la decisión de Trump. Los gobernadores de Nueva York, Washington y California fueron los primeros en anunciar la creación de una “alianza por el clima” para intentar cumplir las metas de París, que fija una reducción para 2025 del 26 al 28% de los gases contaminantes. “El anuncio del presidente hoy deja toda la responsabilidad sobre la acción climática a los estados y ciudades a través del país”, dijo el gobernador de Washington, Jay Inslee. Los gobernadores de Hawaii, Colorado, Oregon, Connecticut, Pennsylvania, Virginia, Minnesota, Rhode Island, Vermont y Alaska defendieron en comunicados la energía limpia. Los gobernadores de Delaware y de Ohio -un republicano- criticaron la decisión de Trump.

Al menos 83 alcaldes que representan a 40 millones de estadounidenses -entre ellos los de Nueva York, Los Angeles, Boston, Houston, Seattle o Chicago- aseguraron en un comunicado conjunto que cumplirán los compromisos del acuerdo de París. “Aumentaremos nuestros esfuerzos para cortar las emisiones, crear una economía de energía limpia y defender la justicia ambiental. Y si el presidente quiere romper las promesas hechas a nuestros aliados construiremos y fortaleceremos las relaciones alrededor del mundo para proteger al planeta de los devastadores riesgos climáticos”, dijeron. “El mundo no puede esperar, y nosotros tampoco”. Las promesas de Washington en el acuerdo de París dependen en gran medida de reglamentaciones locales.

El ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, el octavo hombre más rico del mundo según Forbes y actual enviado de la ONU para el cambio climático, prometió 15 millones de dólares para apoyar los esfuerzos de la organización en su lucha contra el calentamiento del planeta. La misma cifra que la ONU dejará de percibir de Washington tras la decisión de Trump. Además, hay una serie de alcaldes, gobernadores y CEOs de grandes corporaciones que firmarán un comunicado de apoyo que será sometido a la ONU para intentar lograr las metas de reducción de emisiones a las que Estados Unidos se comprometió en París.

Cientos de empresas de primera línea de tecnología como Intel, Hewlett-Packard y Tesla, así como firmas de alimentos y de moda emitieron una carta en la que criticaban la medida y aseguraron que se siguen sintiendo “profundamente obligadas” a proteger el clima. “Las soluciones rentables e innovadoras nos pueden ayudar a alcanzar este fin”, dice la carta.

Horas antes, el presidente y director general de la empresa Disney, Robert Iger, y el fundador del fabricante de automóviles eléctricos Tesla, Elon Musk, anunciaron que renuncian a asesorar al Gobierno de Donald Trump por la decisión tomada. Inclusive pesos pesados de la industria petrolera estadounidense como ExxonMobil y Chevron manifestaron que seguirán apoyando el acuerdo. El gerente ejecutivo de la gigante General Electric, Jeff Immelt, llamó en Twitter a la industria a “liderar y no depender de un gobierno”, mientras General Motors aseguró que sigue defendiendo públicamente “la acción y la toma de conciencia sobre el planeta”.

Trump también soporta un aluvión de críticas por los datos que difundió en su discurso para justificar la ruptura del acuerdo. Pará él, el pacto solo permitiría que la temperatura subiera 0,2 grados hasta 2100, un cálculo que los expertos rechazan por falso ya que dicen que será de 0,9. La mínima décima cuenta porque con el incremento actual de 1 grado los efectos se notan en sequías, inundaciones, perdidas de arrecifes y corales.

Otro tema que los expertos discuten es el de la financiación. “El Fondo Verde (de la ONU) sobre el clima le cuesta una fortuna a Estados Unidos”, dijo Trump en su discurso. “Tendremos que pagar potencialmente decenas de miles de millones” al Fondo Verde, agregó. Según el presidente de la COP21, Laurent Fabious, el presidente dijo “cualquier cosa” porque el Fondo Verde está dotado de 10.000 millones de dólares, 3.000 de los cuales fueron prometidos por Estados Unidos, de los que solo pagó 1.000 millones.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0