Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Caos y pánico por las restricciones que decretó Trump

29 de enero de 2017 05:08
23 0
Caos y pánico por las restricciones que decretó Trump

Desconcierto por las trabas para que musulmanes y refugiados entren al país

Una misma corriente de confusión, estupor e ira conectó a viajeros, ciudadanos y gobiernos del mundo como reacción al caos que generó la decisión del mandatario republicano de limitar la entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

La medida alcanza a viajeros provenientes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. La controvertida decisión suspendió, por un plazo de 120 días, la atención de pedidos de asilo.

Fue tal el desorden que, en cuestión de horas, hubo pasajeros forzados a bajar de aviones con rumbo a Estados Unidos. Otros fueron detenidos al pisar suelo norteamericano y, anoche, seguían demorados en distintos aeropuertos del país, sin saber qué sería de ellos.

Los problemas alcanzaron incluso a residentes legales. Esto es, personas en posesión de la llamada green card, tal como se conoce a la tarjeta que habilita el derecho de residencia a extranjeros.

Anoche, era tal el caos que funcionarios de la Casa Blanca recomendaron "no salir del territorio de Estados Unidos" a los extranjeros comprendidos por la medida porque, en rigor, "nadie garantiza que se les permita volver a entrar".

No deja de ser toda una paradoja que la orden que Trump emitió para "sacar del país" a musulmanes, tal como prometió en campaña, termine generando una masiva permanencia, sugerida, incluso, por funcionarios de su gobierno.

Al margen de la protesta local e internacional, para Trump todo estaba funcionando "perfectamente".

En un breve diálogo con periodistas, al firmar nuevos decretos en el Salón Oval, sostuvo que su decreto "está siendo acatado perfectamente en todos los aeropuertos". Y añadió: "No hay ningún problema".

Por elevación, volvió a cuestionar al ex presidente Barack Obama, al afirmar que la prohibición que él impuso anteayer "debería haberse aplicado hace ya muchos años".

Fronteras adentro, el decreto, que el magnate justificó en la necesidad de "proteger a Estados Unidos", generó los primeros planteos judiciales contra una de sus medidas.

"El presidente no puede hacer esto. La ley lo prohíbe y él la confronta con poderes discrecionales", dijo Michael Wilders, uno de los abogados expertos en inmigración que acudió a los tribunales para pedir la impugnación.

"Es vergonzoso que esto esté ocurriendo. Además de no tener humanidad, lo que hace el presidente no tienen sustento legal", dijo Jerrold Nadler, uno de los legisladores demócratas que se presentaron en el aeropuerto John F. Kennedy.

Allí, junto a su colega Nadya Velázquez, lograron la liberación de un ciudadano iraquí que, desde hace años, trabaja como intérprete para los militares norteamericanos apostados en su país.

"Quiero decir que la gente de Estados Unidos es maravillosa. No entiendo lo que está pasando", sostuvo Hameed Darweesh, cuando recuperó la libertad. Otros compañeros de viaje quedaron encerrados en la terminal.

La medida de Trump suspende por 120 días la concesión de visados a viajeros para los países comprendidos en el listado, con la excepción de Siria, para el que la suspensión es permanente. El presidente ordenó también que se aplique un criterio de "revisión y veto extremo" una vez que la suspensión sea levantada. "No queremos a extremistas aquí. No podemos olvidar lo que ocurrió" con las Torres Gemelas, explicó.

La Casa Blanca atajaba ayer como podía las críticas ante la arbitrariedad y confusión que se instaló en aeropuertos del mundo para viajeros de esos países rumbo a Estados Unidos. "En realidad, esto comprende a un grupo pequeño de personas", explicó la Casa Blanca. También admitió que la prohibición alcanza, incluso, a extranjeros con residencia legal. "Lo que tienen que hacer es pedir una excepción consular", señaló el funcionario. "Hemos estado preparando esto durante semanas y todo el mundo estaba informado", afirmó.

Las reacciones se multiplicaron. El presidente francés, François Hollande, que ayer habló con Trump por teléfono, le pidió que respetara el principio de "acogida de refugiados".

Entidades de derechos civiles clamaron contra la medida. "Se burla del principio de tolerancia religiosa y del derecho constitucional", sostuvo la abogada Karen Tumlin, responsable del Centro Legislativo Nacional para la Inmigración.

"Lo peor es que lo que está haciendo el presidente sólo servirá para generar más odio contra Estados Unidos", sostuvo el analista político David Gergen.

"Vivimos días muy tristes. Cuando yo era chico, mis padres pudieron escapar de la intolerancia y la persecución religiosa para encontrar refugio aquí. Eso fue una de las cosas que hizo grande a Estados Unidos", afirmó David Axelrod, que fue asesor principal de Obama.

En muchos casos, las compañías aéreas tuvieron que poner la cara por el decreto. "Nos encantaría llevarlos, pero no podemos", informó, por caso, la holandesa KLM a siete pasajeros a los que impidió abordar en El Cairo rumbo a Estados Unidos. Muchas otras se vieron en situación similar.

Además, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Mundial de la Migración (OIM) pidieron ayer a Estados Unidos que mantenga "su larga tradición" de proteger a los que huyen de conflictos.

Trump firmó una orden ejecutiva que tiene como objetivo, según explicó, frenar la entrada de terroristas a EE.UU.

Frenó durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Libia, Sudán, Yemen, Somalia y Libia; la medida estará vigente hasta que se adopten procesos de "escrutinio extremo"

El presidente Donald Trump firmó ayer una orden ejecutiva que da instrucciones al Pentágono para que presente en 30 días una estrategia para derrotar al grupo Estado Islámico (EI).

"Ese es el plan para derrotar a EI en Irak y Siria. Creo que va a ser muy exitoso", afirmó Trump mientras firmaba el decreto en el Salón Oval, acompañado de su vicepresidente, Mike Pence. "Es una gran cosa", agregó el presidente.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0