Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Cataluña: Puigdemont elude una aclaración sobre la independencia y pide dos meses de diálogo

16 de octubre de 2017 13:40
51 0

Suspenden a un médico por masturbarse delante de una paciente

El conflicto catalán se convirtió esta mañana en un duelo epistolar que mantiene en vilo a toda España: en la carta que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le envió hoy al presidente español, Mariano Rajoy, sigue eludiendo responder con un “sí” o un “no” si declaró la independencia y le solicita un plazo de dos meses para que se sienten a dialogar.

“Concretemos, lo antes posible, una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos. No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución”, dice la carta, que llegó a la Moncloa dos horas antes de las 10 de la mañana, hora límite que Rajoy le había dado a Puigdemont la semana pasada, cuando también le aclaró que, cualquier otra respuesta que no fuera un “sí” o un “no” sería interpretada como una afirmación.

Y luego llegó la carta de Rajoy a Puigdemont, en la que le advierte que, de no ser claro, la aplicación del artículo 155 de la Constitución -que habilita al Ejecutivo a suspender la autonomía de Cataluña- será responsabilidad del presidente catalán.

“En este sentido, me sorprendió que en su escrito del pasado 11 de octubre anunciara la voluntad de su gobierno de poner en marcha el artículo 155 de la Constitución para suspender el autogobierno de Cataluña”, decía la carta de Puigdemont que Rajoy recibió hoy.

A las once de la mañana, y mientras el presidente Rajoy anunciaba que estaba viajando a Galicia donde incendios intencionales han causado ya cuatro muertos, la vicepresidenta respondía: “El gobierno espera que en las horas que quedan para que se cumpla el plazo de ese segundo requerimiento, le recuerdo que está fijado a las 10 de la mañana del próximo jueves, el señor Puigdemont responda con toda claridad. En un tema tan importante como éste, sólo se le pedía y se le pide claridad.”

“Le planteé una oferta sincera de diálogo, no lo hice como una demostración de debilidad sino como una propuesta honesta para encontrar una solución a la relación entre el Estado español y Cataluña que lleva bloqueada desde hace muchos años”, insiste Puigdemont en su carta.

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, retrucó a través de su cuenta de Twitter: “Presidente, la pregunta es muy sencilla, ¿quiere usted que se celebre una reunión entre los gobiernos de Cataluña y España?”, posteó.

Fuentes de la Generalitat aseguran que la carta fue escrita por el mismo Puigdemont y que sólo la compartió con algunos ministros de su gobierno. “La suspensión del mandato político surgido de las urnas el 1 de octubre demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento -dice el escrito-. Nuestra intención es recorrer el camino de forma acordada tanto en el tiempo como en las formas. Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar.”

Puigdemont le hizo a Rajoy también otra petición: que se revierta lo que él denomina “la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña”: “Este mismo lunes están citados como imputados en la Audiencia Nacional dos de los líderes de la sociedad civil catalana que han impulsado las manifestaciones pacíficas de millones de personas desde el año 2010. También está citado, en la misma Audiencia Nacional, el mayor del Cos de Mossos d'Esquadra, uno de los cuadros policiales con más prestigio de la policía europea y que cumple su labor de forma rigurosa y garantista”, dice la carta.

Y agrega: “En el capítulo de la represión también sufrimos, entre otras, la vulneración de derechos fundamentales; la intervención y congelación de cuentas bancarias que impiden que atendamos nuestras obligaciones con las personas más necesitadas; la censura de internet y de medios de comunicación; la violación del secreto postal; las detenciones de servidores públicos; y la brutal violencia policial ejercida contra población civil pacífica el día 1 de octubre”.

Como anexo a la carta, Puigdemont adjuntó links -comunicados de prensa de la Generalitat, informes de organismos europeos y de grupos como Human Rights Watch y artículos periodísticos- que fuerzan sus argumentos.

“El 155 está en marcha. El gobierno dijo que, excepto que Puigdemont dijera que ‘no’, cualquier respuesta iba a ser considerada un ‘sí’ y eso activa el 155”, dijo el diputado de la CUP Benet Salellas, respecto del artículo de la Constitución que habilita al Ejecutivo a suspender la autonomía de Cataluña. “Es imprescindible interponer una república democrática al 155 que se avecina”, agregó el diputado del partido antisistema más radical que el Guvern catalán tiene, por ahora, como aliado.

“En este momento concreto, Puigdemont está desarrollando una estrategia muy secreta, decidida por él y no por el equipo -dijo Salellas-. No sabíamos nada de la carta. Superado el referéndum es imprescindible que hablemos. No ha habido voluntad clara del gobierno catalán de unificar posiciones.” Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) tampoco estaba al tanto del contenido de la carta. Sin embargo su portavoz, Sergi Sabrià, dijo que “estamos satisfechos. Es un compromiso con el resultado del referéndum y a la vez con mantener la voluntad de diálogo”. La ERC está de acuerdo con el plazo planteado por Puigdemont para dialogar con Rajoy -dos meses- y le pide a la CUP que no abandone el Parlamento.

“Sobre la aplicación del 155, el gobierno de España no lo desea. La inmensa mayoría de catalanes ven que la responsabilidad y la prudencia del gobierno de España está siendo infinita -dijo esta mañana el líder del PP catalán, Xavier García Albiol-. El gobierno de España lleva meses pidiendo diálogo pero el presidente Puigdemont sigue instalado en su ambigüedad. Sólo consigue más incertidumbre.” Albert Rivera, el líder de Ciudadanos (Cs), por su parte, no pierde ocasión para insistir con la convocatoria a elecciones en Cataluña como vía de salir de esta situación crítica. “Los catalanes están muy desengañados, la fractura social es gravísima, muchas empresas se están marchando. El tono de la respuesta del gobierno nacional no fue duro y consideramos que en unas nuevas elecciones hay una verdadera oportunidad”, dijo desde el Parlamento el el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa.

En el Parlamento de Cataluña, la junta de portavoces postergó para las 15:30 la reunión prevista para esta mañana. Querían esperar la respuesta de Madrid a la carta de Puigdemont y las últimas noticia sobre la declaración del mayor de los Mossos d'escuadra, Josep Trapero, y los líderes soberanistas Jordi Sànchez, de la ANC, y Jordi Cuixart, de Òmnium, ante la Audiencia Nacional.

Por su parte el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) tiene malas noticias para la presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell: ha rechazado su pedido y, hace horas, anunció que seguirá investigándola por permitir que se aprobara la ley del referéndum que se celebró en Cataluña el 1 de octubre.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0