Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Champions League: la noche en que Paulo Dybala dio un paso al frente y empequeñeció a Lionel Messi

11 de abril de 2017 23:30
71 0
Champions League: la noche en que Paulo Dybala dio un paso al frente y empequeñeció a Lionel Messi

El argentino fue la gran figura del 3-0 con el que Juventus le ganó a Barcelona, en la ida de los cuartos de final del torneo europeo, en Turín

Tiene aura. Sus gestos ofrecen la luminosidad de los elegidos. El pie izquierdo de Paulo Dybala dibujó en el Juventus Stadium, de Turín, dos finos trazos que enseñan la jerarquía futbolística que lo convierten en un jugador distinguido y codiciado por los clubes poderosos del planeta, quienes pretenden arrebatarle a la Vecchia Signora a la Joya argentina.

Dos estocadas en una noche de ensueño, dos puñales, entre los 7 y 22 minutos del primer tiempo, para dejar malherido a Barcelona, que deberá de ensayar una nueva remontada, como frente a Paris Saint Germain, si en su libreto figura acceder a las semifinales de la Champions League, el sello que dejó el cordobés a modo de presentación en las grandes citas que absorben la atención del mundo.

Cuando un jugador imagina una jornada consagratoria, entre los rivales a vencer aparecen los catalanes, quienes marcaron una era en el deporte y no se resignan a dejar el cetro, aunque la tarea se les presenta cada vez más trabajosa. Lo hizo la Vecchia Signora, comandada por la brillantez de quien en días de tormentas que se desataron en el fútbol argentino se perfila, ante la obligada ausencia de Messi, para encender a la Argentina, rumbo a la Copa del Mundo de Rusia 2018. Lo firmó Dybala; primero, con un giro, tras la habilitación del colombiano Cuadrado, para abrir el resultado; después, tras ensayar una diagonal desde la derecha al centro, para recibir un pase del croata Mandzukic y colocar el balón junto al poste derecho, lejos de las manos de Ter Stegen. Si se necesitaba una reivindicación de su clase, sus dos obras fueron la sentencia.

Dybala, admirador de Messi, con su juego empequeñeció al astro culé, de carácter irritable. Lejos de exhibirse como la figura, antepuso el trabajo del conjunto por sobre la destacada tarea individual. Quizás en los abrazos con sus compañeros, en las celebraciones, se reflejó de manera perfecta que lo suyo es producto de la ayuda del resto. "Es importante ayudar al equipo. Era importante ganar, sin importar quién hiciese el gol. Claro que estoy contento", dijo, quien ante los medios parecía un colegial, con la mochila en la espalda. "Fue importante también el hecho de que no nos hicieran un gol y ser letales en las réplicas", agregó.

El futuro inquieta, aunque Dybala no se impacienta. Ni por el encuentro desquite, del próximo miércoles, como tampoco de lo que se presentó como una novela: la renovación del contrato con Juventus. "El partido con PSG nos va a servir como precedente, debemos dar lo mejor de nosotros. Sabemos cómo juega Barcelona y lo que puede hacer, lo demostró. Tenemos que plantear el mismo partido, sin tirarnos atrás. Ellos, con espacios, son muy buenos; hay que presionarlos y así tendremos nuestras oportunidades. Faltan 90 minutos, no será fácil", analizó el cordobés, de 23 años, con la serenidad de los que cargan sobre su espalda varios juegos frente a los poderosos, aunque Dybala recién está escribiendo las primeras páginas relevantes.

Si los goles desataron la alegría de los tifosi, las palabras llevaron calma. "Trato de disfrutar lo que me toca vivir en estos momentos, quiero disfrutar el partido de hoy con mi familia. No quiero pensar en qué va a suceder más adelante. Estoy feliz en Juventus y mi renovación está cerca. Quiero dar más alegrías a los seguidores", relató Dybala, el que no se compara con nadie: "Messi es Messi; yo soy Paulo".

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0