Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Para los ciclistas, es una odisea circular por las rutas del Valle de Lerma

25 de marzo de 2015 00:30
4 0
Para los ciclistas, es una odisea circular por las rutas del Valle de Lerma

Andar en bicicleta es beneficioso para la salud y, además, resulta un medio de transporte económico y práctico. Sin embargo, utilizarla en las rutas del Valle de Lerma trae aparejado muchos riesgos.

Según un sondeo privado, en Rosario de Lerma cuatro de cada cinco familias utilizan bicicletas, ya sea como esparcimiento o como medio de transporte.

A pesar de esta realidad, son escasas las bicisendas integradas entre las localidades de la región, panorama que se agrava si se tiene presente que circular por las rutas locales es una verdadera odisea.

Además de la ausencia de banquinas, los ciclistas deben hacer malabares para llegar a sus destinos, ante la prepotencia que demuestran muchos conductores de autos, colectivos y camiones.

Hace varios años atrás se construyó un tramo de ciclovía, que consta de un kilómetro y medio, entre el acceso oeste de la ciudad de Cerrillos y el barrio El Huerto, sobre la ruta provincial 23.

Otro antecedente es el sector de bicisendas en el ingreso a La Viña por la ruta nacional 68.

También está la que se contruyó entre Chicoana y El Carril, apenas unos kilómetros, que hoy está invadida por motocicletas.

"Pareciera que los ciclistas son un obstáculo molesto para los conductores de las rutas del Valle de Lerma. Te tocan la bocina para que te corrás. Primero que no te podés correr porque no hay banquinas y segundo la bicicleta es un vehículo como cualquier otro, por lo tanto la acción de sobrepasarlo debe ser como con cualquier otro vehículo: con baliza y dejando la mínima indispensable para rebasarlo con seguridad. Nadie respeta esta norma de tránsito", contó a El Tribuno Jaime Barrera, responsable del grupo Confraternidad, el cual promociona acciones deportivas y sociales con el uso de la bicicleta.

Agregó además: "No podemos excluir a la bicicleta como medio de transporte alternativo. Por nuestra idiosincrasia, la bicicleta es un elemento indispensable en la vida cotidiana. No entiendo porqué nunca se construyó una bicisenda entre Cerrillos y La Merced o en el tramo Rosario de Lerma y Quijano. Cada vez hay más gente que anda en bicicleta. Ya sea por deporte o porque lo utiliza para trasladarse a su trabajo".

Barrera señaló que la proyección ideal de una bicisenda con sitios de esparcimiento a los costados es la construida entre El Carril y Chicoana, pero el problema es la incesante circulación de motos en estos espacios.

"Si proyectamos algo beneficioso, debe ser protegido. Ya sea con campañas de concientización y controles. En Chicoana tienen un hermoso espacio para bicicletas de varios kilómetros, pero las motocicletas no dejan circulan con seguridad a los ciclistas. Entre todos podemos hacer mucho por este tema. Faltan más iniciativas".

PropuestasConfraternidad presentó algunos proyectos de alternativas para construir bicisendas y realizar campañas de concientización en algunos municipios de la región. Pero jamás hubo respuesta.

Entre las propuestas realizadas, se pensaba en la instalación de cartelería vial para inculcar respeto al ciclista que circula por las rutas.

Otra alternativa, en caso de no tener bicisendas construidas en las banquinas, era la de confeccionar vías integradas para bicicletas. Es decir que los ciclistas y los vehículos a motor circulen sin problemas por el mismo espacio y con normas compartidas como, por ejemplo, circular en el mismo carril con señalización específica.

El otro modo son vías segregadas o con porciones delimitadas. En un mismo carril, pero con una porción del ancho de la vía solo para el ciclista.

Fuente: eltribuno.info

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0