Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Combatientes iraquíes toman un puesto fronterizo con Siria

21 de junio de 2014 13:41
15 0

ANBAR Irak (Reuters) - Combatientes suníes se hicieron con el control de un puesto fronterizo en la frontera de Irak con Siria el sábado, destrozando una línea trazada en 1932 por las potencias coloniales y vinculando cientos de kilómetros de territorios que controlan para crear un califato islámico del Mediterráneo a Irán.

Los extremistas, encabezados por el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés), se introdujeron primero en la cercana localidad de Al Qaim el viernes, expulsando a las fuerzas de seguridad, dijeron las fuentes.

Una vez que los guardias fronterizos escucharon que Al Qaim había caído, abandonaron sus puestos y llegaron los extremistas, dijeron las fuentes.

Sameer al Shwiali, asesor de medios del mando del escuadrón antiterrorista de Irak, dijo a Reuters que el Ejército iraquí controlaba Al Qaim.

Al Qaim y la vecina localidad siria de Albukamal se encuentran en una ruta estratégica para los suministros. La guerra civil de tres años en Siria ha dejado buena parte del este de Siria en manos de los integristas suníes, incluido el paso de Albukamal-Qaim.

Con sorprendente velocidad, ISIL, escindido de Al Qaeda, ha capturado zonas de territorio del noroeste y el centro de Irak, incluyendo la segunda ciudad, Mosul. Se han hecho con gran cantidad de armamento del huido Ejército iraquí y de bancos saqueados.

Los combates han dividido Irak en líneas sectarias. Los kurdos han ampliado su zona al noreste para incluir la ciudad petrolera de Kirkuk, que consideran parte del Kurdistán, mientras que los suníes han ganado terreno en el oeste.

El Gobierno encabezado por los chiíes ha movilizado a las milicias para enviar voluntarios a las líneas del frente.

El presidente Barack Obama ha ofrecido hasta 300 asesores de las fuerzas especiales de Estados Unidos para ayudar al Gobierno iraquí a recapturar el territorio tomado por ISIL y otros grupos armados suníes en el norte y oeste de Irak.

Pero no ha llegado a garantizar la petición de ataques aéreos para proteger al Gobierno y ha renovado su petición para que el primer ministro chií de Irak, Nuri al Maliki, haga más para superar las divisiones sectarias que han alimentado el resentimiento entre la minoría suní.

En el bastión chií de Ciudad Sáder, en Bagdad, miles de combatientes con indumentaria militar marchaban por las calles.

Llevaban granadas lanzadas por cohetes, rifles semiautomáticos y camiones equipados con cohetes de largo alcance, entre ellos el nuevo misil "Muqtada 1" de tres metros, que recibe el nombre del clérigo chií Muqtada Sadr, que tiene cientos de miles de seguidores.

Sadr aún no ha lanzado a sus combatientes a la reciente oleada de combates, pero ha criticado a Maliki por su gestión de la crisis.

Fuente: swissinfo.ch

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0