Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Copa Davis 2017: un Berlocq gigante ganó y llevó a Italia al quinto punto

5 de febrero de 2017 23:46
31 0

Se impuso a Lorenzi por 4-6, 6-4, 6-1, 3-6 y 6-3 y niveló la serie en dos victorias por lado. La definición será este lunes, desde las 11 y con protagonistas a designar.

Las reverencias bajaron desde la tribuna y el destinatario es un tenista al que apodan "Gladiador". Carlos Berlocq se convirtió en el héroe de Argentina al darle el cuarto punto de la serie frente a Italia, lo que lleva la definición al quinto punto, que se postergó para el lunes. El domingo entregó suspenso y emoción hasta el final, cuando después de cuatro horas y 14 minutos, el 81° del mundo se impuso a Paolo Lorenzi (43°) por 4-6, 6-4. 6-1, 3-6 y 6-3. Mañana, con entrada libre y gratuita, se espera un Parque Sarmiento repleto para vivir desde las 11 la definición que indicará quién clasificará a cuartos de final, donde ya está clasificada Bélgica, que eliminó a Alemania.

El panorama no podía ser más complicado. Argentina perdía 2-1 con Italia en su debut como campeón de la Copa Davis y su punto era clave para mantener viva la pelea. Carlos Berlocq venía de jugar siete horas (en su single perdido contra Andreas Seppi y en el dobles junto a Leonardo Mayer) pero aún así era la mejor opción para Daniel Orsanic. Enfrente tenía encima a Paolo Lorenzi, quien no jugaba desde el viernes a las 13, cuando terminó en tres sets su duelo ante Guido Pella. Como si no fuera poco el cansancio, también el clima jugaba su partido con ráfagas de viento, llovizna constante y la amenza de tormenta de un cielo plomizo.

“Vamos, vamos, vamos”, se repetía Charly apenas antes de comenzar el partido y mientras elegía con qué pelota sacar. El partido arrancó con él al servicio y una idea clara: en una cancha lenta, complicar al Lorenzi con envíos a su revés. Así fue como Charly llegó a tener ventaja y luego, con un saque al revés, forzó el error del italiano. Y también cuando en el siguiente juego tuvo oportunidad de quebrar. Pero la lentitud del polvo de ladrillo complicó a los dos y, en el tercer game, Lorenzi apareció en plenitud con su juego y se puso con tres chances de quiebre. El tenista de Chascomús salvó la primera con un saque al revés pero en la siguiente pelota mandó una derecha invertida afuera e Italia se colocó 2-1.

Para entonces la llovizna era más intensa y los cancheros aprovechaban para alisar el polvo. Con break arriba, Lorenzi se mostró a pleno y cerró su servicio en cero. Berlocq también se aseguró el suyo y con el duelo 2-3 comenzaron las especulaciones. Daniel Orsanic se acercó al umpire a conversar sobre si el clima iba a dejarlos continuar. Berlocq se sumó. Sin embargo, el partido siguió y Lorenzi confirmó su saque en 15. Otra vez, fue turno de revisar la cancha pero el polvo de ladrillo todavía se mantenía estable.

El séptimo game arrancó con una volea de revés ganadora de Lorenzi pero Berlocq se recuperó para ponerse 3-4 con un ace. El resto del equipo argentino, tapado con toallas, se levantó con el público para alentar a Berlocq en un game clave. La primera doble falta de Lorenzi allanó el camino y la subida de Charly a la red lo pusieron a dos puntos del quiebre. Otro revés a la red del italiano dejó al argentino con doble break point, que no dejó escapar para igualar el set.

Entonces, con una lluvia fina pero intensa, y mientras en las tribunas los paragüas se abrían con más frecuencia, el umpire y los miembros de la ITF resolvieron suspender momentáneamente el partido por lluvia. Primero, la cancha se mantuvo sin lona pero luego, como la lluvia no paraba, la taparon. Así estuvo durante una hora, hasta que a dos horas de haberse suspendido mostró su anaranjado nuevamente. Ya había horario programado para el regreso al juego.

Dos horas y media después, a las 14.15, Berlocq y Lorenzi se reencontraron. Mientras el sol amagaba con hacerle frente a la lluvia que había obligado a la interrupción, la baja en el termómetro la sintió el 43 del mundo, que salió a precalentar con la campera azul del equipo italiano. Con el argentino al servicio -y el movimiento de una bandera argentina en una de las cabeceras que provocó el pedido de Charly- se reanudó el cuarto punto en Saavedra. El viento en contra levantaba polvo de ladrillo y de estar 30-0, el 81 del ranking se encontró 40-40 por errores no forzados. Estuvo dos veces con chances de cerrar el game pero Lorenzi fue más efectivo y cuando pudo jugó corto y al otro extremo del tenista de Chascomús, que no pudo evitar el segundo quiebre a su saque. Lorenzi se encontró así con la posibilidad de cerrar el set con su servicio, aunque ahora él también debía enfrentarse al viento en el cambio de lado. Aunque la primera pelota se le fue larga, no tuvo problemas para llevárselo en 15 y ganar el primer set por 6-4.

El segundo set mostró a un Lorenzi en esplendor, lleno de recursos. Disfrutaba en la red y se ponía 30-0 al saque de Berlocq y, luego, disponía de una doble chance de quiebre. Sin embargo, el argentino consiguió recuperarse y se desahogó con un saltito y un puño apretado. Lo que a él tanto le costaba, el italiano lo simplificaba con un game en 15 y otro doble break point en el siguiente juego. Esta vez, Charly no pudo mantener la bola en juego y cedió su servicio por primera vez en el set y por tercera en el partido. La recuperación, sin embargo, fue instatánea: forzó los errores de la mejor raqueta italiana y recuperó el quiebre (2-2).

Berlocq conoció entonces dos situaciones que no habían aparecido hasta entonces: su primer ace y su primera doble falta. Con esos condimentos, cerró el game en 15 para confirmar el break. Lorenzi volvió al saque y demostró que podía canalizar la bronca en puntos cuando comenzó 0-15 por una volea de Berlocq que le discutió al umpire. El italiano, entonces, festejó con su puño apretado cada uno de los cuatro puntos con los que igualó el set 3-3. Charly también empezó abajo, pero se recuperó, ganó el game. En total, sumó cinco puntos consecutivos hasta ponerse 30-0 al servicio de Lorenzi, quien logró mantenerlo tras salvar un punto de quiebre. Sin embargo, la oportunidad estaba cerca e iba a llegar con el partido 5-4 tras ganar en cero su game de saque. La primera raqueta de Orsanic ante la ausencia de Diego Schwartzman forzó el doble break point y, luego de que su rival evitara el primero, una volea al fondo no encontró respuesta. Set iguales y a pensar en un partido nuevo.

Revitalizado, la mejor versión de Berlocq se vio en el tercer set. El argentino quebró por cuarta vez al italiano y confirmó en 15 para pasar al frente por 4 a 1, comodidad que no había sentido en todo el fin de semana. En el descanso, y abrumado por el resultado, Lorenzi pidió asistencia y recibió masajes en su cuádriceps izquierdo. Incódomo, el italiano se encontró 0-30, primero, y después 15-40, con otro break por levantar. Pero no pudo y entregó el game con una pelota larga. En la mejor posición posible, y pese a las gotas que comenzaban a caer, el de Chascomús cerró el set más corto del partido (35 minutos) por 6-2 y quedó a solo uno de poner a Argentina en el quinto punto de la serie.

Sin embargo, el cuarto set comenzó cuesta arriba. Lorenzi aprovechó una de sus chances de quiebre en el cuarto game y pudo confirmarlo con el saque, aunque primero tuvo que levantar un break point. Antes de comenzar el quinto game, y con la llovizna más intensa -parecida a aquella que había logrado la suspensión-, los jugadores se juntaron y resolvieron seguir en cancha. Berlocq arrancó con seguridad poniéndose 30-0, pero el italiano reaccionó y así se pusieron 40-40, cuando llegó la segunda suspensión, pocos antes de las 16.45. Otra vez, la incógnita. ¿Se termina o se juega el lunes? La gente comenzó a dejar la cancha y muchos se fueron del Parque Sarmiento. Otros, esperaron. Y, pasadas las 18, el juego recomenzó con un resultado esperable: Lorenzi se llevó el parcial por 6-3.

Berlocq sabía que no había más oportunidades para equivocarse. El primer servicio del italiano bajó y el argentino supo encontrar el camino al quiebre en su segundo intento del cuarto game, confirmándolo luego en el servicio para ponerse 4-1. Pese a que el umpire dio como bueno un revés de Lorenzi que Charly vio afuera -lo que generó la bronca del argentino-, el hombre de Chascomús pudo volver al partido y asegurar su servicio. Con Lorenzi sacando 2-5, Berlocq estuvo a dos puntos de saborear el triunfo pero debió esperar un poco más. Entonces sí, con la gente y su equipo apoyándolo y reverenciándolo luego de un winner con una volea, levantó un doble break point y se impuso por 6-3. La historia continúa y Argentina sigue viva.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0