Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Corea del Norte hizo un ensayo nuclear potente como Hiroshima y provocó un sismo de 5,3 grados

9 de septiembre de 2016 14:26
18 0

Hay alarma en el mundo y condena de todos los Gobiernos. La OTAN pide que frenen los ensayos, letales para el planeta

Corea del Norte profundizó su desafío a la comunidad internacional al realizar hoy su quinta prueba atómica, la segunda en apenas ocho meses y la más potente de su historia, con la que zanjó las dudas que aún persistían sobre su capacidad de disuasión y evidenció que su programa nuclear constituye un pilar innegociable que sustenta al gobierno de Kim Jong-un.

El ensayo, que provocó un sismo artificial de magnitud 5,3, se realizó en la madrugada de la península, cerca de la base de Punggye-ri, situada en el noreste del país, el mismo enclave en el que se llevaron a cabo los otros cuatro ensayos, y fue considerado "un éxito" por la TV estatal norcoreana.

El Consejo de Seguridad de la ONU, máximo órgano de decisiones del organismo, hizo pública una declaración en la que "condenó firmemente" ese ensayo y urgió a Pyongyang a cesar en sus "violaciones" de las resoluciones.

El Consejo tiene prevista hoy una reunión a puerta cerrada para analizar la nueva prueba nuclear y está previsto que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, haga una declaración a los periodistas en los pasillos de la sede de Naciones Unidas. La comunicación oficial en Pyongyang aseguró que la prueba no provocó fuga de material radioactivo ni tuvo impacto ambiental alguno.

Pero el Ministerio de Medio Ambiente chino está midiendo los niveles de radiación a lo largo de su frontera con Corea del Norte, informó la televisión estatal CCTV.

Pyongyang asegura que Estados Unidos mantiene un arsenal nuclear en territorio de Corea del Sur, con la que está enfrentada, y argumenta que ante el colapso del escudo misilístico soviético se vio forzada a subir su propia apuesta nuclear, cuya seriedad demostró el ensayo de hoy.

De hecho el ensayo de hoy se produce a pesar del paquete de sanciones comerciales -las más contundentes hasta la fecha- que le impuso la ONU hace apenas seis meses como castigo por su prueba nuclear y de misiles de principios de año.

Corea del Norte recordó con este último ensayo que su intención pasa por ser reconocido como un estado nuclear, además de alejar las posibilidades de sentarse a negociar bajo la demanda de un compromiso previo para su desnuclearización, tal como piden Washington, Seúl y Tokio.

Paradójicamente, esos países encuentran un argumento adicional para sus exigencias cada vez que Pyongyang hace estallar un artefacto atómico o dispara un proyectil balístico.

La ONU, Corea del Sur, Japón, EEUU, Rusia y China reaccionaron de inmediato frente al test nuclear.

El pasado martes, el Consejo de Seguridad ya había mantenido otra reunión a puerta cerrada a raíz de un nuevo ensayo con misiles llevado a cabo el día anterior por Corea del Norte.

La presidencia de Corea del Sur, desde Seúl, emitió un comunicado en el que confirmó y condenó la prueba y la presidenta surcoreana Park Geun-hye, de visita en Laos, sumó un "enérgico rechazo" ante la "clara violación" norcoreana de las resoluciones de la ONU.

Park adelantó que Seúl buscará junto a otros países imponer sanciones "mucho más fuertes" a Pyongyang por este "acto de desafío contra la comunidad internacional", informaron las agencias de noticias EFE y DPA.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, consideró hoy al término de la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional nipón que la prueba nuclear realizada horas antes por Corea del Norte constituye una "grave amenaza" para la seguridad del archipiélago.

"No podemos aceptar de ninguna manera esta prueba, ni los 21 lanzamientos de misiles que (Corea del Norte) ha hecho este año", explicó Abe, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, condenó también la prueba. Las resoluciones de la ONU sobre Corea del Norte tienen que cumplirse, subrayó desde Ginebra según la agencia Interfax.

Pero su ministerio señaló que la política de sanciones no logra resultado alguno. Desde Moscú, un portavoz del Ministerio de Exteriores pidió "una solución para el problema nuclear en la península coreana de forma mucho más amplia bajo el uso activo de todos los medios diplomáticos".

También el ministerio de relaciones exteriores de China expresó hoy su "firme oposición" a la quinta prueba nuclear llevada a cabo por su aliado Corea del Norte. "El Gobierno chino se opone contundentemente", subrayó en un comunicado.

La comunicación oficial recordó además que "la firme posición de China es lograr la desnuclearización de la península norcoreana, prevenir la proliferación nuclear y mantener la paz y la estabilidad del noreste de Asia".

También se pronunció el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien propuso a los países "aliados y socios" que el ensayo nuclear de Corea del Norte tenga "serias consecuencias", según comunicó la Casa Blanca.

Estados Unidos no es limítrofe con Corea pero mantiene fuertes contingentes allí desde el armisticio de Panmunjong que puso fin a las acciones bélicas en la guerra de Corea (década de 1950).

Obama calificó de "provocación" la prueba nuclear y reiteró "el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la seguridad de los aliados en Asia y en todo el mundo".

El lunes, Corea del Norte había disparado tres misiles balísticos de medio alcance hacia el mar de Japón, acción que Tokio condenó calificándola como una "clara provocación".

Pyongyang llevó a cabo cuatro pruebas nucleares hasta hoy: en 2006, 2009, 2013 y en enero de 2016, esta última una bomba hidrógeno.

Todas las pruebas nucleares norcoreanas recibieron la condena de las principales potencias mundiales y tras el último ensayo el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó de forma unánime nuevas y duras sanciones económicas contra el país.

Fuente: losandes.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0