Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Por los cortes, miles de vecinos pasaron una Navidad a oscuras

26 de diciembre de 2013 13:16
48 0
Por los cortes, miles de vecinos pasaron una Navidad a oscuras

Para miles de vecinos del área metropolitana, la Nochebuena no fue un motivo de celebración. Unos, obligados a brindar a oscuras. Otros, directamente, manifestando su bronca en las calles, en plena Navidad.

Tal como se preveía, la falta de luz estropeó los festejos de cientos de hogares en los barrios porteños de Flores, Floresta, Villa Mitre, Villa Santa Rita, Villa Real, Paternal, Caballito, Almagro, Villa Urquiza, Villa Devoto, Villa del Parque, Recoleta y Barracas, así como en Avellaneda y Vicente López. Los piquetes en reclamo por la normalización del suministro comenzaron a la medianoche en Eva Perón y Varela (Flores), y continuaron durante toda la jornada en Juan B Justo entre Donato Álvarez y Manuel Trelles (Paternal); Baradero y Otero (Villa Domínico), y las autopistas Dellepiane y Ezeiza-Cañuelas.

Las protestas tuvieron su costado trágico. Un hombre de 40 años murió tras haber sido baleado por un policía, durante una manifestación por la falta de electricidad en Directorio y Quirno (Flores). El agresor, un cabo de la Policía Federal, fue detenido y pasado a disponibilidad.

La impresión es que nada puede parar la crisis energética detonada por la seguidilla de altísimas temperaturas que afecta a la ciudad y sus alrededores desde hace trece días y que ya rompió récords. Durante los próximos días, la ola de calor no cesará, según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), que elevó a rojo el nivel de alerta por el riesgo para la salud.

Como se dijo, algunos festejaron la Nochebuena a la luz de las velas. Otros, como Gabriela Santeli, sencillamente no encontraron la fuerza ni las ganas de celebrar. Sus padres viven en un piso 7 en avenida Nazca y Cesar Díaz, Villa Santa Rita, padecen problemas muy serios de salud y no tienen electricidad desde hace tres días. "Mi madre está postrada, no la pueden bajar siete pisos por escalera. Hace tres días tuvo un golpe de calor y no se recuperó. Es tremendo y muy angustiante lo que estamos viviendo", relató.

Alejandro Cabral, vecino de Gallo al 1500, en Recoleta, se quedó sin luz a las 22 del 24, cuando se sentaba a comer con toda su familia. Sin electricidad y sin aire, la situación se volvió rápidamente insostenible y tuvieron que mudar la reunión a la casa de uno de sus suegros. "Bajamos tres pisos por escalera en total oscuridad con la comida, la bebida y los regalos a cuestas. Es el tercer corte en una semana y van más de 3000 pesos en comida que tiro", se quejó.

Otro usuario, esta vez de Villa Real, Rodrigo Quevedo, describió una situación similar. "Estamos sin luz desde el martes a las 17. Tuvimos que ir a cenar a lo de mi cuñado, que era el único que tenía electricidad. En el último reclamo que hice, en Edesur me dijeron que me quede en mi casa y esperara a que mandaran a alguien. Es 25 de diciembre, hace 38 grados y tengo que esperar acá, casi sin poder respirar", dijo.

Edesur había publicado una solicitada en los diarios en la que advertía que habría cortes en Nochebuena y en Navidad, y pedía disculpas a los clientes. Pero el gesto no alcanzó para aliviar el malestar y el enojo de los perjudicados.

"Es una vergüenza. Vengo con cortes rotativos hace más de una semana en mi casa de Floresta, que es zona de Edesur. Y para Nochebuena tampoco hubo luz en lo de mi tío, en Villa Urquiza, donde abastece Edenor. Tuvimos que suspender el asado que íbamos a hacer allá e improvisar una reunión en lo de mi madre. Cuando regresé de la comida, obvio, yo seguía sin luz", protestó Laura Messina.

Otra de las damnificadas es Laura Píccolo, que llora cuando cuenta lo que vivió en Piñeiro, partido de Avellaneda, donde vive con su mamá de 82 años. "Desde el 8 de diciembre tenemos cortes intermitentes y baja tensión. Hago reclamos todos los días y Edesur todavía no envió ninguna cuadrilla. Nos sentimos muy abandonados. El 24 nos juntamos con varios vecinos sin luz en mi casa, donde por lo menos hay un jardincito para estar afuera. Pero a las 22.30 se fueron todos a dormir. No queríamos festejar nada", agregó.

Elena López vive con su hijo Gabriel sobre la avenida San Martín, casi O'Higgins, en Florida, Vicente López. Estuvo sin suministro eléctrico desde las 17.30 del lunes hasta ayer, a las 9.30. "No pude hacer la comida de Nochebuena en casa y tuve que tirar todo lo que tenía en la heladera, incluido el postre que iba a llevar a la cena. Como casi no había agua tampoco, me bañé como pude con un jarrito. Y tuve que levantar los dos portones eléctricos del garaje a mano para sacar el auto", describió.

López se sorprendió cuando ayer, a las 15, la visitaron operarios de Edenor y le preguntaron cuál era el motivo de los reclamos. "¿Cuál va a ser el motivo de un reclamo por falta de luz? Acá hay negligencia y, encima, desorganización", concluyó, muy enojada..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0