Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La crisis de la Flota del Mar Negro

3 de marzo de 2014 01:20
69 0

Ucrania lleva meses de revueltas sociales, que han llevado al país a una situación caóticaal borde de un conflicto armado. Fuera de esa vorágine de acontecimientos, están teniendo lugar otros hechos directamente relacionados, que pueden llegar a tener un importante papel en toda esta crisis.

En 2010 los gobiernos de Ucrania y la Federación Rusa firmaron el acuerdo de arrendamiento de la Base Naval de Sebastopol a la Flota Rusa del Mar Negro hasta el año 2.042. Este acuerdo iba a permitir a Ucrania una rebaja del precio del gas ruso muy favorable para su economía, a la par que la Federación Rusa se veía obligaba a perder importantes divisas por una base naval. El propio Putin llegaría a declarar que el precio era desorbitante y que no había una base militar que costara lo estipulado en el acuerdo (una cuantía cercana a los 40.000 millones de dólares).

¿Por qué Rusia estaba dispuesta a mantener una base a ese coste mientras construía varias más a orillas del Mar Negro y en su propio territorio nacional? La Base Naval de Sebastopol sería usada como pieza de bloqueo diplomático ante la posible integración de Ucrania en la OTAN, ya que esta organización no permite que ningún miembro tenga bases de una potencia externa a la organización en su territorio nacional. Rusia se aseguraba la cercanía ucraniana por décadas, o al menos su no incorporación efectiva a la Allianza.

La Flota del Mar Negro ha sido, desde la caída de la Unión Soviética, un punto de discusión perenne entre los gobiernos de Kiev y Moscú. Hasta 1997 no se logro un acuerdo de partición entre Rusia y Ucrania, que no sería implementado hasta 1999. Finalmente, dicho acuerdo cedía a Ucrania la mitad de las instalaciones, y permitía a Rusia quedarse con gran parte de las unidades navales y comprarle a Ucrania las unidades más modernas. Así como mantener el alquiler de tres bases navales, dos aeródromos y las instalaciones de entrenamiento para pilotos navales, y una presencia no superior a 25.000 efectivos militares.

El Gobierno de Kiev nunca ambiciono una flota naval oceánica, se conformaba con unidades capaces de hacer una efectiva guardia de sus fronteras marítimas. Por el contrario, Rusia ha implementado cada vez más su presencia, no en el Mar negro en sí mismo, sino como base para sus despliegues en el Mediterráneo, Indico y el Cuerno de África.

En estos momentos, el único portaaviones de la Flota Rusa, perteneciente a su Flota del Norte, esta atracado en Chipre, acompañado de su grupo de escolta que incluye el Crucero Pesado de Propulsión Nuclear, 'Pedro El Grande'. Desde finales de la pasada década, la Flota del Mar Negro ha llevado a cabo continuos despliegues en el Mediterráneo, intervenido en el conflicto de Georgia de 2.008 y es la encargada de mantener continua presencia naval y comunicaciones marítimas con la Base Naval de Tartus, en Siria. A pesar de la vejez de sus unidades navales, es una Flota Naval que ha cumplido su principal función al servicio de sus diplomáticos. Enseñar el pabellón.

Actualmente en el Mediterráneo oriental hay una gran actividad naval, previa a la crisis ucraniana, causada por el conflicto sirio. El portaaviones 'George H. W. Bush' es el centro de la 6ª Flota de EEUU, así como múltiples unidades de superficie de la OTAN implicadas en la operación de eliminación del arsenal químico sirio. Asimismo, la OTAN mantiene una operación antipiratería en el Golfo de Adén, cuyos buques atraviesan el Canal de Suez para acceder al Mediterráneo Oriental en sus despliegues.

El buque insignia de la flota ucraniana, la fragata 'Getman Sagaydachniy', estaba desplegada con las unidades de la OTAN en el Golfo de Adén. Bajo las órdenes del contralmirante Andrey Tasarov. El 26 de febrero cruzó el Canal de Suez para entrar en el Mediterráneo. El viernes 28 dimitió el Comandante en Jefe de la Flota Ucraniana, Contralmirante Denis Berezovsky. Según el senador de la Federación Rusa, Igor Morozov en declaraciones al periódico 'Izvestia' el día 2 de marzo, la fragata ucraniana se ha negado a obedecer las órdenes de su Gobierno desde Kiev y ha izado pabellón de la Federación Rusa, declarándose desertora al nuevo Gobierno ucraniano.

Según el 'Kiev Time's, el primer ministro ucraniano, Arseny Yatsenyuk, ha solicitado formalmente a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, que le niegue a la fragata el paso por el canal del Bósforo, si ésta decide volver a Ucrania o al Mar Negro.

Fuente: elmundo.es

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0