Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

De la Antigua Roma a Curiosity, Marte es una obsesión para el hombre

28 de septiembre de 2015 19:35
37 0
De la Antigua Roma a Curiosity, Marte es una obsesión para el hombre

El descubrimiento de agua salada en el planeta rojo se suma a una larga cadena de eslabones en el estudio humano de Marte

Para los antiguos romanos, Marte era el Dios de la guerra, pero no necesariamente fueron muy originales en darle a ese planeta tan encumbrada importancia. Numerosas civilizaciones antiguas le dieron un significado especial al enigmático planeta rojo. Sin embargo, pasarían cientos de años antes de que se registrara por primera vez la distancia al cuarto planeta del Sistema Solar.

En 1672 el astrónomo Giovanni Cassini, famoso por sus observaciones de Saturno, hizo varias observaciones desde París, Francia. Su colega Jean Richier hacía lo propio desde Cayena, en la Guyana Francesa.

Con la información de la distancia entre ambos lugares, y el ángulo formado junto al objeto observado, estimaron con bastante precisión una distancia, a través de una operación matemática.

Aquel método de triangulación, por ingenioso que sea, parece disminuido en comparación con el sofisticado método actual que utiliza sondas y mide distancias astronómicas en función de la velocidad de la luz.

La exploración de Marte, no obstante, recién comenzó de un modo mucho más marcado en los últimos 50 años. La puja entre Washington y Moscú por la carrera espacial ya había sido zanjada, tras el famoso alunizaje de Neil Armstrong, en julio de 1969, a bordo del Apolo 11.

Los éxitos de las misiones espaciales a Marte de los últimos años podrían llevar a suponer que esto siempre fue así, pero en realidad la mayoría de las misiones al Planeta Rojo no tuvieron éxito. Los que sí lo tuvieron, sin embargo, marcaron un significativo avance para la comunidad científica internacional.

El sitio web de la NASA reconoce al menos 43 viajes, realizados por los Estados Unidos, la Unión Soviética, Europa, Rusia, India, Japón y China. Sólo en 18 de ellos la misión fue calificada como "exitosa" y en 2 como una combinación entre logros positivos y otros no cumplidos. En las otras 23 misiones la conclusión es rotunda: "Failure" (fracaso).

Vale reconocer que desde la expedición Mars Odyssey, en 2001, hasta hoy, la historia ha sido marcadamente positiva. En 2001, Mars Odyssey logró imágenes de alta resolución de Marte; en 2003, el robot "Spirit", amartizó en suelo rojo y ese mismo año llegó su colega Opportunity; en 2005 y 2007, se obtuvieron millones de bites de información gracias a las misiones espaciales.

Es una enormidad en comparación con los primeros viajes "exitosos" de la década del '60, que apenas habían recabado 222 imágenes y 20 segundos de datos, en 16 costosos operativos millonarios.

Desde aquella época cada nuevo descubrimiento parecía alimentar la gran incógnita humana sobre Marte: ¿hay vida? ¿puede haberla?

El proyecto de la NASA es lograr llevar humanos a Marte para el año 2030. Sin embargo, esa estimación depende de crear tecnología necesaria para el viaje que todavía ni siquiera ha sido inventada. Mientras tanto, Opportunity está cerca de superar los 40 kilómetros de rastrillaje en la superficie marciana. Spirit, lamentablemente, "murió" en servicio en 2010, en un médano.

En 2012, se le unió Curiosity, quien amartizó en el cráter de Gale, para buscar vestigios de zonas habitables. En diversas ocasiones sorprendió al mundo cuando encontró rastros de zonas que alguna vez tuvieron agua, cuando encontró metano, compuestos orgánicos, meteoritos y médanos petrificados. Un nuevo proyecto robot, llamado Mars 2020, está siendo diseñado a su imagen y semejanza, pero más avanzado.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0