Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Desbordada de refugiados, Alemania restablece los controles en las fronteras

14 de septiembre de 2015 04:09
33 0

Dejó temporalmente en suspenso el acuerdo de Schengen, un pilar de la UE; interrumpieron los trenes hacia Austria; reunión de emergencia en Bruselas

BERLÍN.- Mientras miles de refugiados llegaban ayer a Hungría y rompían un nuevo récord, Alemania decidió restablecer temporalmente los controles en sus fronteras, una medida que hace tambalear los acuerdos de Schengen, pilares de la Unión Europea (UE).

Thomas de Maizière, ministro del Interior alemán, explicó que la medida fue tomada por razones de seguridad, luego de que los jefes de gobierno de los estados federales anunciaron que estaban al límite de su capacidad.

El país recibió un flujo importante de personas luego de que Berlín decidió el fin de semana pasado abrir sus fronteras y permitir la entrada de miles de refugiados que esperaban en Hungría.

El estado de Baviera, que comparte frontera con Austria y recibió la mayor cantidad de refugiados, encabezó los pedidos de dar marcha atrás. Horst Seehofer, su primer ministro, que ya había dicho que la apertura fue un error, declaró ayer que el restablecimiento de controles era "una señal importante para todo el mundo y para Alemania".

En tanto, cientos de policías fueron movilizados para implementar los controles de frontera.

Según cifras del gobierno de Baviera, Munich recibió 63.000 refugiados desde finales de agosto, y ayer llegaron otros 12.200 a su estación central de trenes.

Pero la medida de restablecer controles, por la cual se requerirá la documentación reglamentaria para entrar al país desde la vecina Austria, deja en suspenso el acuerdo de Schengen, que establece un área de libre circulación de personas en el territorio de la UE y que se implementó en 1995 como un paso concreto hacia la integración europea.

Además, las empresas de ferrocarriles de Alemania y Austria, Deutsche Bahn y ÖBB, interrumpieron la circulación de trenes entre ambos países hasta las 6 (hora local) de hoy.

Se espera que la llegada de refugiados siga en niveles altos durante los próximos días, ya que muchos están intentando cruzar antes de mañana, cuando entran en vigor en Hungría leyes que permiten perseguir penalmente, con hasta tres años de prisión, a quienes ingresen en su territorio de manera ilegal.

En las últimas semanas Hungría se convirtió en uno de los puntos calientes de entrada de migrantes a Europa, pero la inmensa mayoría tiene como objetivo final radicarse en Alemania y otros países del centro y norte de Europa.

Anteayer, 4330 migrantes alcanzaron la frontera entre Hungría y Serbia, un récord para un solo día. Por la noche se sumaron otros 1604, según la policía de Budapest.

Por el momento, la autoridades permiten el paso de los refugiados y realizan controles para la subida a los trenes, ahora cancelados, que los llevarán a Austria. Pero mañana la situación podría cambiar.

En otro punto de la ruta, pero en la frontera entre Hungría y Austria, 1500 personas llegaron al pueblo austríaco de Nickelsdorf ayer por la mañana.

La República Checa también reaccionó ante las medidas tomadas por Alemania e intensificó los controles en su frontera con Austria, según confirmó el ministro del Interior, Milán Chonavec. Praga se encuentra en el grupo de opositores al sistema de cuotas para la distribución de refugiados pretendido por la UE.

En tanto, Viktor Orban, premier de Hungría, celebró la decisión de Alemania, que consideró "necesaria" para "preservar los valores alemanes y europeos".

Los ministros del Interior de los países miembros de la UE se reunirán hoy en Bruselas para avanzar en una solución de la crisis migratoria, aunque se esperan fuertes tensiones alrededor del tema de la distribución de los 160.000 refugiados llegados desde Hungría, Italia y Grecia.

En la reunión también se tratará la suspensión temporaria del Tratado de Schengen en Alemania.

Al respecto, el mismo tratado prevé el restablecimiento temporal de los controles fronterizos en situaciones de crisis. La Comisión Europea, que habría dado luz a verde a la canciller de Alemania, Angela Merkel, para establecer la medida, precisó ayer que "la actual situación de Alemania parece ser a primera vista precisamente una situación cubierta por estas normas".

Sin embargo, la decisión pone en evidencia la "necesidad de llegar a un acuerdo" sobre la política migratoria de la UE, y alimenta las críticas cada vez más frecuentes al Tratado de Schengen.

Por otro lado, por lo menos 28 personas murieron ayer en un naufragio en las costas de la isla de Farmakonisi, en Grecia, según la guardia costera griega. El sábado se habían accidentado otros dos barcos.

En la ciudad fronteriza de Röszke, en Hungría, los refugiados que esperan su traslado a Austria comienzan a sentir el cansancio y las enfermedades.

Según la Federación Internacional de la Cruza Roja y la Media Luna Roja (IFRC), la crisis de refugiados es una "catástrofe humanitaria". "Cada minuto cuenta", dijo Elhadj As Sy, secretario general de la IFRC, que se encuentra en Röszke.

En este contexto, Alemania espera para este fin de semana alrededor de 40.000 solicitantes de asilo, según el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

El acuerdo Schengen permite la reintroducción temporal de los controles de frontera, tal y como hizo ayer Alemania, como una "posibilidad excepcional prevista y regulada" en caso de "grave amenaza para la seguridad" o "deficiencias en las fronteras exteriores"

del editor:cómo sigue.? Ninguna medida de las autoridades parece suficiente; a esta altura, los líderes europeos parecen apostar todo a la llegada del invierno.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0