Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Distinguen a una científica que busca soluciones a problemas energéticos

17 de noviembre de 2014 12:48
4 0

Premio L'Oreal-Unesco.Adriana Serquis será distinguida hoy por sus estudios de nanotecnología sobre transporte, almacenamiento y uso eficiente de la energía.

A los 2 años, Adriana Serquis decía que quería ser astronauta. Cuando cursaba la escuela primaria, se divertía desarmando las cosas que encontraba. En la secundaria, se enteró que existía una ciencia llamada física, y nunca más se despegó de ella. Estudió en la Universidad de Buenos Aires y en el Instituto Balseiro, y hoy recibirá en el Salón Azul del Senado de la Nación el premio L’Oreal-Unesco “Por las mujeres en la Ciencia”, en colaboración del Conicet. Es la primera vez que se reconoce a una investigadora en nanotecnología, la ciencia de lo extremadamente pequeño en la que Serquis trabaja para encontrar soluciones a los problemas de energía de la humanidad.

Serquis recibirá hoy el premio que se creó en 2007 y busca visibilizar las contribuciones de las mujeres en la ciencia argentina. Son 150.000 pesos para desarrollar un nuevo proyecto. “Como Violeta Parra, le doy gracias a la vida por las oportunidades que me ha brindado. Según varias de mis colegas, es muy difícil salirse del rol de la mujer de ser sólo acompañante y del creer que no nos corresponde tener un rol protagónico en el mundo científico. Yo creo que podemos y debemos seguir explorando nuestras cualidades femeninas y maternales para el desarrollo de una ciencia que busca el bien común por encima del éxito personal”, comentó a Clarín.

Reconoció que su abuelo y su padre, que era ingeniero industrial, tuvieron influencia en su elección profesional. “Mi abuelo no terminó la escuela, pero fue la persona con más ingenio que conocí. Arreglaba máquinas. Sabía resolver problemas de álgebra y había armado su propio proyector de películas”, recordó. “Ellos fueron mi fuente de inspiración, tanto en la búsqueda de respuestas como en el gusto por las tareas tecnológicas. Todo me llevó al área experimental y a preocuparme por contribuir en el problema de la energía. Ahora trabajo en nanotecnología para estudiar materiales que están relacionados con el área del transporte, el almacenamiento y el uso eficiente de la energía”.

Hasta ahora, la carrera de Serquis –que está casada y es madre de Ailén y Taiel– está llena de logros. Realizó un posdoctorado en el Laboratorio Nacional Los Alamos en los Estados Unidos. Publicó más de 80 trabajos en revistas internacionales de ciencia y además se dedica a realizar actividades de divulgación científica. Trabajó con nanotubos de carbón y ahora está desarrollando cables superconductores que podrían utilizarse para equipamiento médico. También consiguió usar nuevos procesos químicos que permiten aumentar la eficiencia de celdas de combustibles para obtener energía eléctrica a partir de hidrógeno e hidrocarburos.

Aún hay pocas mujeres trabajando en nanotecnología. ¿A qué se debe?, preguntó Clarín. “Si bien es mucho más fácil ahora, aún persiste la idea de que lo más tecnológico no está asociado a las mujeres. A veces, los hombres ven a una mujer buscando una herramienta del laboratorio y se ofrecen caballerosamente para hacer la tarea por nosotras. Sin embargo, hoy hay más mujeres trabajando en el área de nanotecnología. Quizá el trabajo de ellos suele ser más visto que el de las mujeres”, concluyó Serquis.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0