Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

EEUU y Rusia acuerdan una nueva tregua para Siria

22 de febrero de 2016 21:24
13 0
EEUU y Rusia acuerdan una nueva tregua para Siria

"El cese de hostilidades se aplicará a todas las partes implicadas en el conflicto sirio que hayan indicado su compromiso a una aceptación de sus términos (...) y tanto Rusia como Estados Unidos están dispuestos a intercambiar información pertinente" para garantizar el cumplimiento de la tregua, informó en un comunicado el Departamento de Estado norteamericano.

En el mismo texto se establece que todas las partes deberán hacer saber "su compromiso y aceptar los términos del cese de hostilidades" antes del mediodía del próximo viernes hora de Siria (7 de la mañana en Argentina).

Si Damasco, todos los países extranjeros que este lunes pelean en Siria y el heterogéneo frente de milicias insurgentes aceptan las condiciones negociadas por Washington y Moscú, la tregua debería comenzar a regir el sábado a las 0 horas (viernes a las 19 en Argentina).

"Finalmente, una posibilidad real de poner fin a años de derramamiento de sangre y violencia en Siria", celebró el presidente ruso Vladimir Putin en un mensaje televisivo, poco después de conversar por teléfono con su par estadounidense, Barack Obama.

Dos semanas después de que fracasara una primera tregua acordada entre Washington y Moscú, Putin prometió que su gobierno "hará el trabajo necesario con Damasco, con las autoridades legítimas de Siria", aliadas de Rusia, para garantizar que se cumpla el cese el fuego.

"Esperamos que Estados Unidos haga lo mismo con los grupos a los que apoya", sentenció el mandatario ruso, en referencia al heterogéneo frente de milicias insurgentes que reciben apoyo político, financiero y hasta militar de Washington y sus aliados occidentales y de Medio Oriente.

Según el comunicado conjunto difundido por el Departamento de Estado norteamericano, los dos ex rivales de la Guerra Fría se comprometieron a establecer, bajo los auspicios de la ONU, una Fuerza Especial de Cese el fuego del llamado Grupo Internacional de Apoyo a Siria, que incluye a todos los países vinculados al conflicto armado.

Esta fuerza, cuya composición se desconoce, tendrá la misión de delinear las zonas del territorio sirio controladas por las milicias identificadas como "terroristas", garantizar la comunicación entre todas las partes incluidas en la tregua y denunciar cualquier violación del acuerdo.

Desde la Casa Blanca también dieron la bienvenida a la posibilidad de una nueva tregua.

"El presidente Obama celebró que se llegara a un entendimiento entre Estados Unidos, Rusia y otros socios del Grupo de Apoyo Internacional a Siria sobre los términos y modalidades de este cese de hostilidades", aseguró el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria.

Por su parte, su secretario de Estado, John Kerry, el funcionario que terminó de negociar el domingo las condiciones de la tregua por teléfono con su par ruso, Serguei Lavrov, advirtió en otro comunicado que "este es un momento de promesas, pero su cumplimiento dependerá de las acciones" de los próximos días.

"Si se implementa y se cumple, el cese de las hostilidades no sólo llevará a una disminución de la violencia, sino que también continuará expandiendo el envío de suministros humanitarios a las zonas asediadas y el apoyo a una transición política a un gobierno que responda a los deseos del pueblo sirio", pronosticó Kerry.

En medio de este nuevo contexto, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, viajó este lunes a Siria para aumentar las operaciones humanitarias en el país árabe.

Los próximos cuatro días serán de arduas negociaciones, especialmente al interior de la variopinta Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), la delegación opositora que fue creada en la monarquía islamista de Arabia Saudita para participar de negociaciones de paz auspiciadas por la ONU en Suiza.

Pocos días después de darles inicio, la ONU suspendió las conversaciones de paz en Ginebra a principios de mes debido a diferencias insalvables entre las delegaciones del gobierno y la oposición sirias, potenciadas por una fuerte ofensiva sirio-rusa en la norteña provincia siria de Alepo.

Uno de los dirigentes de la CSN, Hisham Marwa, adelantó este lunes que la coalición acepta "provisionalmente" el alcanzado por Washington y Moscú, pero destacó que "es algo que todavía hay que estudiar (...) Todavía tenemos que dar su aprobación final a todo el acuerdo", señaló.

Por su parte, Omar Osso, un miembro de la delegación negociadora del gobierno sirio de Bashar al Assad, en Ginebra, ofreció a la prensa un mensaje ambiguo, según la cadena de noticias CNN.

Por un lado, pronosticó que una tregua podría ser "relativamente exitosa" en algunas áreas de Siria, pero por otra parte, reivindicó el "derecho del gobierno a continuar combatiendo el terrorismo".

Estados Unidos y sus aliados internacionales sólo consideran como terroristas al EI y al Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria.

Rusia, en cambio, incluye también a otras milicias islamistas, e Irán y Siria a gran parte del frente insurgente que desde hace casi cinco años lucha para derrocar a Al Assad, en una guerra con más de 260.000 muertos y más de la mitad de la población desplazada o refugiada.

Pese a las palabras de optimismo de Estados Unidos y Rusia, Israel, un actor clave en Medio Oriente, no se mostró muy convencido del éxito de la tregua.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, comentó en la prensa local que no cree que el alto el fuego dure mucho tiempo y destacó que tanto Washington como Moscú reconocen la "libertad de Israel de actuar y defender sus intereses" en Siria, en otros palabras, de atacar, como ya lo ha hecho en el pasado.

Yaalon sostuvo que Israel "no intervendrá en conflictos en la región, ni en el Líbano, ni en Siria, ni en otros lugares", pese a varios ataques lanzados por Israel sobre sus vecinos en los últimos años invocando amenazas para su país, todos ellos sin provocar mayores repercusiones políticas o legales internacionales.

En la ONU, en cambio, el vocero de la Secretaria General de la ONU, Stéphane Dujarric, celebró el anuncio de una nueva tregua y la calificó como una "señal de esperanza", apenas horas después de que la comisión de Naciones Unidas que documenta los crímenes en la guerra siria acusara directamente a las potencias extranjeras de empeorar la situación en el país árabe.

"El conflicto ha degenerado en una guerra indirecta con varias partes dirigida desde el exterior a través de una intrincada red de alianzas", advirtieron los expertos de Naciones Unidas en su último informe, presentado este lunes.

"Paradójicamente, los actores internacionales y regionales que están presionando ostensiblemente para una solución pacífica a la guerra continúan, al mismo tiempo, alimentando la escalada militar", denunció la comisión.

Fuente: telam.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0