Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

“El efecto del gas pimienta se va en diez minutos con un poco de agua”

31 de marzo de 2017 17:55
38 0
“El efecto del gas pimienta se va en diez minutos con un poco de agua”

“Entraron de manera intempestiva por la ventana y la puerta, patearon todo, tiraron gases, perdigones y apalearon a la gente adentro del lugar”, así denunció el referente de la CTEP, Juan Grabois, la represión policial sufrida por quienes a las 19:30 de este jueves estaban en el merendero “Los Cartoneritos” de Villa Caraza, partido de Lanús, en tanto que subrayó que los dos detenidos en ese momento por “resistencia a la autoridad” fueron posteriormente torturados en el patrullero que los trasladó: “Los tuvieron por lo menos una hora y media con gas pimienta dentro de uno de los patrulleros, cerraron todas las ventanas, los esposaron y no dejaron salir. Los pibes se asfixiaban”, sostuvo en declaraciones a radio Del Plata.

“Se hace política con cosas que no se debería. Este es un hecho policial, en el marco de un operativo conjunto en donde se identifica a una persona, el delincuente se mete en un merendero y la policía atrás”, fue la postura ante el hecho del secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, quien, en diálogo con Letra P, minimizó el accionar de la fuerza en el merendero: “Gas pimienta para la salida del lugar se utilizó, pero es un arma no letal y que en diez minutos se va el efecto con un poco de agua”.

Al etiquetar la situación como una “batahola”, el funcionario lanunense señaló que comenzó con “un operativo de interceptación vehicular conjunto” con la Policía Local de Lomas de Zamora donde “se trató de identificar a un Ford Falcon rojo que aparte había intervenido en un tiroteo la semana anterior junto con un Bora gris. Se bajan los tres ocupantes, le empiezan a pegar y empujar a la policía, se resisten. El que empieza a pegar resulta ser Eduardo Delgado, que es un homicida con pedido de captura desde 2012 que se trata de agarrar. Se tira dentro de lo que resultó ser el merendero y la policía entró atrás”.

Esta versión contrasta con la de Grabois, quien afirmó que sólo había una persona en el Falcon rojo, y era un trabajador de la cooperativa de cartoneros, con antecedentes, pero sin pedido de captura.

Continuando con su relato de los hechos, Kravetz dijo que, una vez que los efectivos estaban dentro del merendero, “afuera se empezó a producir una batahola, empezaron a llover cascotes de gente del barrio. Incluso hubo algunos tiros, uno de los cuales impactó en la ventanilla de mi vehículo, a 70 metros de ahí. Se produce la detención de dos personas por resistencia a la autoridad que son liberados a las 21.30 y Eduardo Delgado se escapó”.

Al hacer foco en la “lluvia de pedradas”, Kravetz justificó el método implementado por la policía para “salir del lugar”: “Gas pimienta para la salida del lugar se utilizó, pero es un arma no letal y que en diez minutos se termina el efecto con un poco de agua”.

“Por suerte en ese momento no había chicos adentro”, expresó el secretario de Seguridad para afirmar que, a excepción de “tres policías”, “ningún lesionado” se registró luego del episodio, lo cual también contrasta con las denuncias realizadas por el Movimiento de Trabajadores Excluidos, acerca de personas “perdigoneadas y golpeadas en sus cuerpos” a raíz del accionar represivo.

“Nada que ver con el comedor, ni con Grabois”, aclaró el funcionario lanunense sobre lo sucedido, en tanto que insistió: “Lo quieren transformar en un hecho político a partir de las propias necesidades que tiene cada agrupación política”.

Consultado sobre las denuncias de torturas a las dos personas aprehendidas durante el lapso en que éstas estuvieron detenidas, Kravetz dijo: “Desconozco, no creo, pero desconozco. Ahí interviene el cuerpo médico forense y si alguien abusó de la fuerza el primero en denunciarlo voy a ser yo, lo voy a acompañar en la denuncia. Si hay una denuncia se va a investigar, si hay una denuncia con cierto grado de certeza, yo la firmo al lado. No estaba ahí yo. No me llegó ningún parte que le hayan hecho daño ni tengo constancia de denuncia que le hayan hecho a nadie”. Aunque dejó sentado que el traslado de dichos detenidos fue realizado por la Policía Local de Lanús.

“Si hubo en ese lapso algún maltrato yo firmo la denuncia de abuso policial al lado del que la firme. No me parece que debamos permitir ningún hecho de esta naturaleza”, insistió.

En cuanto a si desde su área realiza alguna autocrítica del accionar en el merendero, el secretario de Seguridad de Lanús, expresó: “Hay que medir las actuaciones de todo el mundo, quiero ver cada uno qué me dice. Lo que te puedo decir es que son lugares donde la gente no está acostumbrada a que esté la fuerza de seguridad. Y ese no acostumbramiento hace que el más humilde, que es la mayoría de la gente que hay ahí, esté conviviendo con los peores malandras que te puedas imaginar, entonces la obligación nuestra es tener presencia en los lugares más vulnerables”.

“Cuando la fuerza de seguridad no está por tanto tiempo, lo que termina pasando es que el barrio se auto regula y tiene una relación mala con la fuerza, entonces creo que hay que seguir estando y amigarse con el vecino”, puntualizó.

Fuente: letrap.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0