Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Enriquecimiento ilícito, la otra causa radioactiva para Boudou

18 de agosto de 2016 21:24
12 0
Enriquecimiento ilícito, la otra causa radioactiva para Boudou

En un año, meses más o menos, Amado Boudou estará sentado en un juicio oral en el que se juzgará si cometió dos delitos de corrupción en una trama que no tiene metáfora: siendo Vicepresidente de la República, se adueñó de modo ilegal de la única imprenta privada del país capaz de imprimir dinero, Ciccone Calcográfica. Para el juez Ariel Lijo y para el fiscal Jorge Di Lello, esos hechos ya fueron probados. Acusaron al ex vice de haber pagado sobornos para comprar la máquina de hacer plata (el delito de cohecho), y también de haber logrado su objetivo mediante negociaciones incompatibles con la función pública.

El juicio oral por el caso Ciccone es uno de los varios que Boudou deberá afrontar en el mediano o largo plazo, siempre depende del cronograma judicial de la Argentina que suele imponerse, por diferentes variables, siempre en un modo que facilita que se ralenticen los procesos de corrupción.

Según fuentes de la Justicia, el ex vice tiene una situación procesal comprometida en una causa que busca determinar si se enriqueció de modo ilícito siendo funcionario nacional.

También esa investigación está liderada por el juez Lijo, que procesado a Boudou cuando tenía poder, en pleno ejercicio de su cargo.

Las pruebas que hay en ese expediente son complejas de refutar para el ex vice, aseguran investigadores que conocen la contabilidad “secreta” de Boudou.

Entre otras cosas por ejemplo, la Justicia dio por acreditado que el ex vice, ex ministro de Economía y ex titular del ANSES de diferentes gestiones presidenciales K, era el dueño real de la sociedad que terminó por controlar Ciccone Calcográfica, llamada The Old Fund. Nunca la declaró ante la oficina anticorrupción (OA).

Lo mismo ocurre con otras cinco empresas que él no reconoció como propias tal como debería haber hecho según las leyes, pero que sí confirmó como de su propiedad en papeles que intentó ocultar.

Siendo funcionario, Boudou solo aceptó oficialmente ante la OA que era dueño de dos sociedades llamadas Hábitat Natural y Aspen, en las que compartía acciones con su socio y también su mejor amigo, el millonario súbito José María Núñez Carmona.

Sin embargo, Clarín reveló en diciembre del 2013, que en un acta de asamblea extraordinaria de Aspen, el entonces vice admitía que recibía ganancias de cinco compañías más: Rock Argentina, WSM, Beaver Cheek, Embarcaciones Argentinas y Action Media.

La sociedad WSM, dedicada a la publicidad, por ejemplo, recibió millones de pesos en concepto de pauta gubernamental. Uno de los ex socios de esa empresa, Luis Scolari, acusó a Boudou y a Núñez Carmona de haberlo estafado con divivendos que nunca recibió. Otro expediente más que complica al ex vice.

El juez Lijo avanzó en la causa de enriquecimiento ilícito de Boudou. Las pruebas acumuladas no lo favorecerían.

El expediente, de algún modo, avanza a paso lento desde abril del año pasado: eso pasó cuando el patrimonio de Boudou y su entorno empezó a ser estudiado por los peritos contables de la Corte Suprema. Aun siguen estudiándolo.

Clarín supo en base a fuentes judiciales que el juez Lijo intimó con firmeza a los peritos del máximo tribunal para que tengan terminado su análisis en el próximo mes.

La situación procesal de Boudou; de Núñez Carmona; de uno de sus hombres más confiables en los negocios, Juan Carlos López; y el acusado de ser el testaferro del ex vice, Alejandro Vandenbroele, estaría igual de complicada en la variable del enriquecimiento ilícito del ex vice como en la causa Ciccone “madre”, que será elevada a juicio oral.

En el grupo de procesados en este último caso, que serán juzgados junto a Boudou frente a un tribunal oral, están Núñez Carmona, Vandenbroele, otros ex funcionarios y también Nicolás Ciccone, el dueño original de la imprenta de billetes a la que dio su apellido y le entregó su vida.

Para el juez Lijo, este imprentero de alma, uno de los máximo expertos del mundo en el arte de imprimir papel moneda, está involucrado en los hechos delictivos porque supo desde el inicio que le entregaba de modo ilegal la mayoría accionaria de su compañía al entonces vice a cambio de que éste use su influencia en el Gobierno para salvarla de una quiebra que le había provocado el propio Estado K, según se lamenta Nicolás Ciccone.

Aunque acaba de dar un paso hacia delante, el caso Ciccone, de algún modo, ya es pasado para Boudou.

La causa de la fábrica de hacer plata empezó hace cuatro años con el testimonio que le dio a Radio Mitre y Clarín la ex esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz. Fue presionada por el poder del Estado. Lo mismo le pasó a otros testigos. Y al periodismo crítico. Boudou, con apoyo de la ex presidenta Cristina, embistió contra la prensa crítica, la oposición, y sobre todo logró remover del caso a su primer gran impulsor, el fiscal Carlos Rívolo; al primer juez, Daniel Rafecas. Y a un Procurador General de la Nación, Esteban Righi.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0