Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El ensayo nuclear de Corea del Norte provocó un sismo y conmoción mundial

10 de septiembre de 2016 01:02
19 0
El ensayo nuclear de Corea del Norte provocó un sismo y conmoción mundial

Corea del Norte realizó ayer su quinta prueba nuclear y la de mayor potencia de su historia, que provocó un sismo de 5,3 grados en la escala de Ritcher. Primero hubo alerta en la región por el temblor. Luego, bajo una conmoción mundial, provocó una ola de condenas de sus vecinos, incluso de su tradicional aliado China, ya que el desafío militar implica una peligrosa aceleración de la capacidad nuclear del régimen comunista.

El Instituto de Armas Nucleares norcoreano señaló en un comunicado, difundido por la televisión estatal, que el objetivo fue “evaluar la potencia de una cabeza atómica recientemente estudiada y fabricada” por los científico del país.

El primer signo del ensayo fue el sismo que causó en la región, cuya alta magnitud revela que se trató de una prueba de gran poder destructivo. El epicentro fue Punggye-ri, al noreste de la península, donde en enero pasado Norcorea ya había llevado a cabo su cuarta prueba nuclear. Pyongyang se jacta de contar con una tecnología que cambia el panorama armamentístico del país, y que desafía tanto las duras sanciones internacionales en su contra como la intensa presión internacional que desde hace años busca frenar sus ambiciones nucleares. La prueba elevó además la preocupación de Estados Unidos, quien teme que el régimen esté cerca de lograr un misil nuclear con alcance suficiente para llegar a su territorio. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas convocó anoche a una reunión de emergencia con el fin de tratar el tema.

Lo que el régimen intenta con estos ensayos es ganar fuerza negociadora para exigir a EE.UU. y otras potencias asistencia financiera, alimentaria y energética para mantener a su pueblo de 23 millones de habitantes. Occidente ya ha impuesto sanciones económicas a Pyongyang por su beligerancia atómica.

Según el Instituto de Armas Nucleares norcoreano, el ensayo ayudó a confirmar “la estructura y características específicas de movimiento de una cabeza nuclear estandarizada, para poder ser montada en misiles balísticos estratégicos”. “La estandarización de las cabezas nucleares permitirá (a Corea del Norte) producir a su voluntad tantas como quiera de una variedad de cabezas nucleares más pequeñas, ligeras y diversificadas con más potencia con un firme control sobre la producción de varios materiales fisibles y tecnología para su uso”, dijo el régimen.

Corea del Norte, el país más hermético del mundo liderado por una dictadura de tercera generación encabezada actualmente por el extravagante Kim Jong–un, protege su programa nuclear celosamente. Los científicos occidentales dudan sobre el desarrollo real que detentan en este campo, ya que los anuncios sobre los avances realizados no pueden ser verificados de forma independiente.

Corea del Sur, país que realiza inteligencia permanentemente sobre su vecino–enemigo, informó que fue “la prueba de mayor potencia realizada hasta ahora” por Norcorea. El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur calculó que tuvo una potencia de entre 10 y 12 kilotones, es decir entre el 70% y el 80% de la fuerza de la bomba atómica de 15 kilotones arrojada por Estados Unidos sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945.

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, consideró que se trata de otra “provocación” del régimen norcoreano y de una “imprudencia fanática” de su líder. El presidente estadounidense Barack Obama advirtió que nunca aceptarán al país asiático como potencia nuclear, y advirtió al gobierno de Kim que sufrirá “graves consecuencias”. Su vecino del Este, Japón, sostuvo que esta prueba nuclear “socava gravemente” la paz y la seguridad en la región, y calificó a Norcorea como “una nación al margen de la ley”.

Pero la crítica más dura provino de China, el aliado histórico de Norcorea, que protestó contra el ensayo. La cancillería de Beijing habló de una firme oposición” al test subterráneo, al tiempo que instó al régimen de Kim a cumplir con las resoluciones de las Naciones Unidas. También le exigió que respete sus obligaciones en favor de una península coreana sin armas atómicas, y que evite alterar la estabilidad en el noreste de Asia.

Rusia también condenó duramente la prueba. El canciller ruso, Serguei Lavrov, afirmó que las resoluciones de la ONU sobre Norcorea tienen que cumplirse.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0