Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Epuyén: ni besos ni mates compartidos en el pueblo golpeado por el hantavirus

10 de enero de 2019 21:07
165 0
Epuyén: ni besos ni mates compartidos en el pueblo golpeado por el hantavirus

EPUYEN, Chubut (Enviado especial).- Un pueblo sitiado por la tragedia, pero que se mantiene en pie. Epuyén, la pequeña localidad chubutense golpeada en diciembre por un brote de hantavirus que ya se cobró la vida de nueve personas y mantiene a otras 26 con el virus diagnosticado, esperaba un comienzo de año distinto, con turismo pleno y fiestas populares. La fatalidad obligó a recalcular todos los planes.

Sus habitantes, sin embargo, no bajan los brazos, aunque han debido hacer algunos cambios. Dado que esta vez la epidemia se originó por un contagio interpersonal en una fiesta de 15, el municipio instauró un protocolo sanitario por 40 días que implicó el cierre de iglesias, gimnasios y casas de sepelios y otros lugares de reunión. Asimismo, pidió mantener una distancia de un metro entre cada persona y sugirió que no se compartan elementos como mates, tazas y vasos. Incluso los besos están desaconsejados.

Los comercios no bajaron sus persianas, pero deben atender a un máximo de tres personas por vez, todos con el barbijo puesto. Antonio Reato, intendente del paraje patagónico, fue el responsable de implementar este programa. "Todo se originó con un jubilado que se contagió mientras juntaba hongos silvestres y tiempo después asistió a la fiesta. Lo peor de todo es que se han recolectado muestras de distintos ratones de cola larga y solo uno dio positivo de hantavirus. Esto es mucha mala suerte", afirmó el funcionario.

Reato señaló que las medidas de seguridad tomadas desde ayer son preventivas y apuntan a mantener la oferta de servicios básicos sin poner en riesgo la salud de los habitantes que, según él, son receptivos a las medidas, pero tienen malestar. "La situación difícil hace que la gente empiece a echar culpas", dice. En ese sentido, manifestó que "está claro que no estamos desparramando un virus, trabajamos todo el día para solucionar esto".

También admitió que charló con funcionarios nacionales la posibilidad de traer fuerzas de seguridad federales en caso de que fuera necesario para contener el brote, pero que "preferiría no hacerlo". "Muchas de ellas tienen miedo de venir, si fuera necesario les pediría que se presentaran de civil y sin armas", sostuvo.

Además, fue contactado para tratar de resolver el problema que estos episodios generaron en el sector turístico, que perdió buena parte de los visitantes a manos de localidades cercanas, como Bariloche y El Bolsón, cuando se difundieron las primeras muertes del brote. "Probablemente haya un resarcimiento económico para los operadores y se trabajará para demostrar que Epuyén volverá a ser lo que era", dijo.

Sobre el final, sembró dudas sobre la posibilidad de reprogramar la Fiesta del Artesano, que iba a realizarse aquí entre el 18 y 20 de este mes y fue suspendida en medio de la crisis sanitaria. "Epuyén está muy golpeado, no tiene ánimos para fiestas. Ojalá el resto de la comarca lo pueda hacer", cerró.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0