Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Escocia vota si rompe con Gran Bretaña

18 de septiembre de 2014 04:25
13 0
Escocia vota si rompe con Gran Bretaña

Hoy, unos 4,3 millones de escoceses deciden si siguen integrados o se arriesgan a una independencia que podría costarles caro en lo económico, al perder la libra como moneda y quedar marginados de la Unión Europea. El “no” y el “sí” están parejos en las encuestas.

Nacionalistas y unionistas tomaron ayer las calles de Escocia para hacer llegar su mensaje a cada rincón, un día antes de decidir si rompen o no con Gran Bretaña después de 300 años.

El último sondeo, difundido ayer mismo, pone al “no” con una ventaja de cinco puntos. La encuesta, realizada por Panelbase entre 1.000 personas, da un 50% al “no” a la independencia, un 45% al “sí”, con un 5% de indecisos.

Los analistas coinciden en que es una cifra de difícil interpretación porque se espera una participación superior a cualquier elección anterior.

El líder nacionalista Alex Salmond cerrará la campaña con un discurso en Perth, en el centro de Escocia. El líder del Partido Nacional Escocés (SNP) arengará a sus seguidores recordándoles que “es una oportunidad única en la vida”, según extractos de su discurso difundidos con antelación.

El campo unionista también cree en la victoria. “Ganaremos”, dijo el ex primer ministro laborista británico Gordon Brown, escocés, que en las últimas semanas ha tomado las riendas de la campaña pro británica.

Brown habló en un centro comunitario de Glasgow ante varios cientos de personas en el que apeló a la historia común para no independizarse. “Luchamos dos Guerras Mundiales juntos. No hay un cementerio en Europa en el que no yazcan codo a codo un escocés, un galés, un inglés y un irlandés. Cuando pelearon, nunca se preguntaron de dónde venían”, dijo.

El líder independentista Alex Salmond, jefe del gobierno regional, escribió una carta a los escoceses pidiéndoles que no dejen escapar la oportunidad de guiar su destino. “Despiértense el viernes en el primer día de un país mejor. Sabiendo que lo hicieron, sabiendo que hicieron que ocurriera”, escribió Salmond.

Incluso la derrota tendría algo de victoria para Salmond, porque los partidos británicos se han comprometido a ceder más competencias a Escocia si opta por quedarse.

Los independentistas se reunieron en la plaza George de Glasgow, donde engalanaron con sus símbolos el pedestal de la estatua del escritor Walter Scott y ondeaban banderas.

Los nuevos sondeos publicados el martes dan un pequeño avance al “no”. El de ICM habla de un 45%-41% de “no” y “sí”, respectivamente, con un 14% de indecisos. El instituto Opinium habla de un 49%-45%, con 6% de indecisos.

Pero los analistas advierten de la dificultad de pronosticar porque se espera una participación de al menos el 80%, 30 puntos más que en las últimas regionales, y que vayan a votar capas de la sociedad que normalmente no van, como los habitantes de los suburbios más pobres.

“Todas la predicciones sugieren una participación por encima del 80%”, dijo Mary Pitcaithly, la funcionaria que dará a conocer los resultados el viernes.

Casi 4,3 millones de personas mayores de 16 años residentes en Escocia -el 97% de los que pueden votar-, extranjeros y británicos incluidos, se han registrado para participar.

España estará muy pendiente de lo que ocurra. El gobierno catalán porque aspira a celebrar un referéndum de independencia y el español porque no quiere.

El primer ministro español, Mariano Rajoy, habló de ello ayer en el Parlamento cuando tildó los referéndums de independencia de “torpedos en la línea de flotación de la Unión Europea”.

La independencia de Escocia sería negativa a corto plazo para el whisky escocés, tan emblemático como lucrativo, según un estudio del banco holandés Rabobank publicado la víspera del referéndum de independencia.

“Los beneficios a corto plazo de un voto positivo son reducidos, mientras que los riesgos son significativos”, escribe la analista Elena Saputo en una nota. El producto de exportación más célebre de Escocia, y el segundo en valor después del petróleo, podría acusar la limitación del acceso a los mercados internacionales, en particular a la Unión Europea, que absorbe el 37% de las exportaciones de whisky escocés. Y es que la pertenencia de una Escocia independiente a la UE se plantea problemática.

La independencia podría pesar también en el precio de las materias primas empleadas en la elaboración de la bebida, apunta Rabobank. Si Escocia se ve fuera de la Política Agrícola Común (PAC) europea, “no es seguro que los agricultores escoceses puedan producir suficiente cebada”, un cereal utilizado en la elaboración del “oro ámbar”. El banco incide también en el riesgo asociado a la tasa de cambio, ya que la cuestión de la moneda de una Escocia independiente también es problemática. Los partidarios de la independencia quieren seguir utilizando la libra esterlina, una opción a la que Londres se niega.

El propio sector del whisky ya ha manifestado sus temores en los últimos meses ante la posibilidad de que Escocia deje el Reino Unido. La Scotch Whisky Association (SWA) dijo que una salida de la UE, aunque fuera temporal, sería “dañina y difícil de gestionar”, y elogió el apoyo de la red diplomática de Gran Bretaña a las exportaciones de esta bebida alcohólica.

Las exportaciones de whisky escocés representaron cerca de 7.000 millones de dólares en 2013, y el sector supone 35.000 empleos. No obstante, concluye el análisis del Rabobank, “el impacto exacto de la independencia dependerá tanto de la acción del gobierno escocés después del referéndum que de la propia votación”.

Escocia podría estar viviendo sus últimas horas en Gran Bretaña, y hay quien se lo toma con esperanza y quien está asustado, pero todos coincidían ayer en sentirse observados por la Historia.

En el centro de Glasgow está la plaza George, llena de estatuas de héroes escoceses, presidida en el centro por la de Walter Scott, el escritor romántico de novelas de espíritu nacional. Los partidarios de la independencia se encaramaban a su pedestal, lanzaban proclamas, se hacían una foto y compraban banderas.

“Es muy inquietante” la posibilidad de que gane el “sí”, dice Heather Whiteside, de 21 años, recién licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Glasgow y que nunca había sospechado que la independencia podría superar el 40% de los votos.

Liam Yeats, de 17 años, dijo sentirse “contento” porque su primera cita con las urnas coincida con un asunto de tanta importancia -se puede votar a partir de los 16. Yeats es uno de los indecisos -hasta 14% del electorado, según un sondeo. “Iba a decir ‘no’, pero a fuerza de pensarlo me situé entre los ‘quizás sí’”, agrega .

No hay estudio sobre el papel de la película “Corazón salvaje” de Mel Gibson, en el renacimiento del nacionalismo escocés. Pero “esa película tuvo toda la influencia que te puedas imaginar”, explicó Richard Bath, director de “Scottish Life”, una revista sobre arte y cultura escocesa. “Corazón salvaje” (1995) hablaba de la vida de William Wallace, otro héroe independentista que fue finalmente ejecutado en Londres, arrastrado de un caballo desde la Torre de Londres y descuartizado donde hoy se levanta el mercado de carne de Smithfields. La venganza de Wallace está más cerca, parecían pensar algunos ayer.

Fuente: losandes.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0