Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La exmujer de Stephen Hawking vetó las escenas de sexo en la película de su vida

11 de diciembre de 2014 00:53
11 0

James Marsh, director de «La teoría de todo», reconoce que le hubiera gustado explorar esa vertiente de la relación

«Es una de esas... inhibiciones que conlleva hacer películas sobre gente que aún está viva». Así explicaba James Marsh, con resignación, por qué no hay escenas de sexo en «La teoría de todo», la película que se centra en la juventud del brillante astrofísico Stephen Hawking, quien lloró al ver el filme, y su relación con su primera mujer, Jane. Fue esta quien vetó cualquier escena de ese tipo.

Lo reveló el propio Marsh en The Huffington Post, en su edición estadounidense. Explicó que hubiera deseado poder explorar esa vertiente de la relación entre Stephen y Jane, interpretados por Eddie Redmayne (firme candidato al Oscar por el papel) y Felicity Jones. No le quedó más remedio, sin embargo, que plegarse a las demandas de la mujer que, con su libro de memorias «Travelling to Infinity: My Life with Stephen», sentó la base del guion de la película.

«Hay ciertos límites que necesitas respetar y Jane puso un límite muy estricto en contra de cualquier exploración de la sexualidad en su relación». Marsh consideraba interesante mostrar cómo habría sido esa faceta del matrimonio Hawking después de que Stephen hubiera desarrollado los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica que le postró en una silla de rueda y dejó su cuerpo paralizado. Pero más importante era respetar los deseos de Jane.

«Teníamos interés en explorarlo con los actores, y hablamos de ellos y estábamos dispuestos a hacerlo, pero era algo, de nuevo, cuando haces un filme sobre gente viva, tienes que respetar ciertas cosas que quieren que respetes, y esta fue una de ellas», zanjó Marsh, que se dio a conocer con el documental «Man on wire», ganador del Oscar.

Hawking elogió abiertamente la traslación de su vida a la gran pantalla, dedicando encendidos piropos a Redmayne («en algunos momentos creía que era yo»). Tal vez hubiera cambiado de opinión si su mujer no hubiera protegido ese aspecto de su intimidad.

Fuente: hoycinema.abc.es

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0