Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Extienden el diálogo nuclear con Irán en un clima de optimismo

1 de abril de 2015 05:25
16 0

LAUSANA, Suiza.- Pese a que se cumplió el plazo sin llegar a un acuerdo sobre el plan nuclear iraní, el clima que reinaba anoche en Lausana era de optimismo, después de que Rusia anunciara que los puntos clave de la negociación ya habían sido aceptados y que en las próximas horas se redactará un documento.

Estados Unidos aceptó ayer extender el plazo límite para lograr un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, y resaltó que se lograron "muchos progresos" en las últimas horas. Unos avances que, según Washington, justificaron que se extiendan las maratonianas jornadas de negociaciones. "Hemos logrado muchos progresos en los últimos días como para justificar quedarnos hasta el miércoles. Hay varias cuestiones pendientes", dijo la vocera del Departamento de Estado, Marie Harf.

El anuncio se produjo tras seis días de intensas conversaciones en Lausana, con la fecha límite de ayer para llegar a un acuerdo que permita a Irán tener un programa nuclear, sin objetivos militares, a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que asfixian su economía desde hace años.

"Podemos decir con relativa certeza que a nivel ministerial hemos logrado un acuerdo de principio sobre todos los aspectos clave de un arreglo de este acuerdo, que empezará a estar redactado las próximas horas o en un día", declaró el canciller ruso, Sergei Lavrov, citado por la agencia Ria Novosti.

El canciller iraní también destacó los "avances" de la jornada de ayer y dijo que esperaban concluir hoy la negociación con las potencias.

Los países del 5+1 (Estados Unidos, China, Gran Bretaña, Francia, Rusia y Alemania) e Irán necesitan llegar a un acuerdo de mínimos para alcanzar un pacto político sobre el programa nuclear iraní, que permita negociar a continuación hasta el 30 de junio un acuerdo definitivo con todos los detalles técnicos. Sin embargo, horas antes de que expirara el plazo, Estados Unidos admitió que las conversaciones podrían seguir hoy.

"Nuestros expertos y diplomáticos trabajan sin descanso para ver si logramos llegar a un acuerdo. Por supuesto, continuaremos trabajando si seguimos haciendo progresos, incluido mañana, si es útil", declaró ayer un alto responsable del Departamento de Estado norteamericano, y precisó que por el momento la delegación estadounidense no tenía planeado marcharse.

El jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, confirmó en Lausana que se habían cosechado algunos avances y que Irán estaba teniendo en cuenta las demandas de nuevos recortes en su programa de enriquecimiento de uranio. El régimen de los ayatollahs presiona, sin embargo, para que no se le limite la tecnología que podría utilizar para la fabricación de armas atómicas.

Por su parte, el negociador iraní Hamid Baidinejad aseguró que Teherán estaba dispuesta a "continuar hasta llegar a una solución".

Lavrov, que había abandonado Suiza el lunes, regresó a Lausana en la tarde de ayer para reunirse con sus pares de otras potencias en el palacio Beau Rivage, donde la atmósfera se iba electrizando según se acercaba el plazo de vencimiento.

"Avanzamos, pero lentamente, dada la complejidad de las cuestiones y el hecho de que se trata del examen final", declaró a la prensa Behruz Kamalvandi, vocero de la organización iraní de la energía atómica.

Un fracaso en las discusiones de Lausana supondría una victoria para todos los detractores del acuerdo, desde la oposición republicana en Washington hasta Teherán, pasando por Tel Aviv o Riad.

Por tercer día consecutivo, el primer ministro Benjamin Netanyahu volvió a la carga, y afirmó que un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán permitiría que Teherán consiguiera la bomba nuclear.

Tras 18 meses de una maratón diplomática sin precedente, todavía existe un bloqueo en tres puntos clave: la duración del acuerdo, el levantamiento de las sanciones de la ONU y el mecanismo de garantía y control.

Mientras las grandes potencias desean un marco estricto de control de las actividades nucleares iraníes, en el campo de la investigación y del desarrollo durante al menos 15 años, Irán sólo quiere un compromiso de diez años como máximo.

La cuestión de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU es otro de los asuntos espinosos. Las potencias están preparadas para suspender sus sanciones de forma gradual para asegurarse de que Irán no viola el acuerdo, mientras que los iraníes piden que las sanciones se retiren de forma inmediata tras la firma de un acuerdo. En ese caso, algunos países del 5+1 quieren un mecanismo que permita imponerlas de nuevo si Irán viola sus compromisos.

A mediados de 2012 se descubrió que Irán mantenía un programa nuclear secreto, al margen de las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Desde entonces la comunidad internacional presiona al gobierno para tener garantías de que su programa no se desviará para fabricar armas nucleares.

El objetivo es que Teherán acepte limitaciones temporales a su programa nuclear de forma que, si decidiera fabricar una bomba, necesite al menos un año y la comunidad internacional tenga tiempo de reaccionar. A cambio, se le ofrece un progresivo levantamiento de las sanciones económicas.

Por la desconfianza recíproca entre Irán y Occidente, en especial Estados Unidos, que no tiene relaciones diplomáticas con Teherán desde la toma de su embajada en 1979. En la recta final el canciller iraní, Javad Zarif, dijo que "está resuelto el 90% de las cuestiones técnicas".

En los últimos 18 meses los negociadores consensuaron un compromiso que reduce a un 40% la actual capacidad nuclear de Irán. Sin embargo, los delegados iraníes rechazan que el levantamiento de las sanciones se vincule al cumplimiento de sucesivas etapas y buscan en cambio la anulación inmediata de las sanciones internacionales, no bien se firme el acuerdo entre las partes.

En lo inmediato, la percepción de Irán como un país que se salta las normas internacionales y, sobre todo, su apertura a las inversiones y los negocios extranjeros. Sus 78 millones de habitantes lo convierten en un apetitoso mercado.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0