Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Federer vs. Nadal, capítulo 9: así fueron sus históricas finales de Grand Slam

27 de enero de 2017 15:15
23 0

La rivalidad protagonizada por el suizo y el español, que cruzó las fronteras del tenis y se ganó un lugar en la historia del deporte, reaparecerá en la definición del Abierto de Australia. Cómo fueron sus otras inolvidables batallas en los torneos de Grand Slam

Junio de 2011. El Barcelona de Guardiola era reciente campeón de Europa tras ganarle al Manchester United en Wembley. También había ganado la Liga, pero la Copa del Rey la alzó el Real Madrid de Mourinho. Aquellos duelos entre Pep y Mou eran verdaderas batallas.

Su antagonismo y competitividad era un atractivo en épocas donde Vettel dominaba la Fórmula 1, Mayweather el boxeo y los All Blacks el rugby. Sin embargo, su rivalidad quedó en un segundo plano al jugarse la final de Roland Garros. Después de tres años, Rafael Nadal y Roger Federer volvían a chocar en la definición de un Grand Slam.

La primera vez que Nadal y Federer se enfrentaron en la final de un Grand Slam fue en París. 'Rafa' era un joven prodigio de 19 años, que en 2005 había iniciado en el puesto 50 del ranking ATP y finalizó como escolta de Federer, número 1 desde febrero de 2004.

A pesar de su corta edad, el español salió a jugar aquella final en 2006 como defensor del título de Roland Garros y con el antecedente de haber vencido al suizo en sus tres duelos previos de ese año -en las finales de Dubai, Montecarlo y Roma-.

Aquel partido tuvo un arranque y una continuación totalmente atípicos. Los primeros dos sets se resolvieron rápidamente, y los últimos dos parciales fueron más luchados. El punto de inflexión fue en el quinto juego. Cuando estaban 2-2, Nadal quebró el saque de Federer, se puso por delante y acabó imponiéndose por 6-4 con un tenis tan brillante como contundente. Luego el joven 'Rafa' se llevó el triunfo en el tie-break de la cuarta manga.

A menos de un mes de la final en la tierra batida parisina, volvieron a cruzarse en la hierba londinense. Mucho más cómodo por la superficie, Federer puso fin a una racha de cinco caídas ante Rafa Nadal y ganó su cuarto título en fila en Wimbledon (además su octavo trofeo de Grand Slam).

El estadio los recibió con una gran ovación. Federer vestía chaqueta y Nadal llevaba sus biceps al descubierto y bermudas, un look característico de sus inicios. El suizo tuvo un comienzo demoledor al ganar seis juegos en 25 minutos para llevarse el primer set.

En el segundo parcial, 'Rafa'quebró con rapidez y sacó con el marcador 5-4 a su favor, pero Roger consiguió el quiebre, ganó 12 de 13 puntos para forzar el tie-break y se quedó también con la segunda manga. Nadal consiguió el tercer set, pero Federer quebró dos veces su servicio en el cuarto y rápidamente se encontró 5-1. Dos juegos más tarde, cerraría el partido y, con 24 años, quedaba a tres títulos de Pete Sampras y William Renshaw, máximos ganadores de ese certamen.

Al año siguiente, Federer venció a Nadal en la arcilla de Hamburgo una semana antes del inicio de Roland Garros. Parecía que podría alzar el trofeo en París por primera vez en su carrera. Pero no fue así, el español ganó su tercer título consecutivo en al Abierto francés, la segunda derrotando al suizo en la definición.

'Rafa' jugó uno de los mejores partidos que se le habían visto hasta el momento. Salvó 16 de 17 puntos de quiebre y sus golpes de derecha parecían imantados a la líneas blancas. Con el triunfo, se transformó en el segundo hombre en 93 años en ganar tres títulos consecutivos en el Abierto de Francia. Ponía en jaque el récord de Bjorn Borg, ganador de cuatro entre 1978 y 1981.

Luego de tres horas y 45 minutos de juego, Federer pudo desplomarse en el césped, aliviado por derrotar a Nadal, que año tras año era mejor jugador y le competía cada vez más al suizo en el césped. Por ello, no era una victoria más. De hecho, también era la conquista de su quinto trofeo consecutivo en Londres, el que lo emparejaba con Bjorn Borg.

Fue un inicio muy ajustado, con los dos jugando en gran nivel y llevándose un set por lado. El público apoyó a uno y otro, según fluctuaba el marcador. Apoyó por Nadal tras ceder el tie-break del primer parcial y por Federer al comienzo del tercero. Su duelo ya era histórico y aún quedaban más batallas épicas.

Aquel día, Rafael Nadal fue un vendaval para Federer, que veía frustrado por tercera vez su sueño de ganar Roland Garros. El español igualó el récord de Bjorn Borg de cuatro títulos seguidos en París, otra vez negándole al suizo la posibilidad de ganar el único título que le faltaba.

Pero aquella fue la final más abultada de esta rivalidad histórica, con una Nadal más asfixiante que nunca. Solamente una hora y 48 minutos tardó Rafa en devorarse a Roger, que ya había caído ante el español en las semifinales de 2005 y en las finales de 2006 y 2007, pero nunca de forma tan abultada. Nadal llegaba a un récord de 41-0 en partidos de cinco sets en arcilla, la superficie de la que se había transformado en rey absoluto.

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0