Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El Gobierno refinanció deudas a las provincias, pero impuso controles

28 de diciembre de 2013 11:16
36 0
El Gobierno refinanció deudas a las provincias, pero impuso controles

La Casa Rosada firmó ayer con 17 gobernadores un acuerdo de refinanciación de deuda por 75.000 millones de pesos. El convenio incluye una quita de $ 10.000 millones en los pasivos de las provincias con la Nación que vencen en 2014, por lo que representará un alivio para los mandatarios que exigían asistencia y amenazaban con emitir cuasimonedas tras las subas salariales dispuestas por las protestas policiales.

Pero más allá de ese respiro fiscal, algunos gobernadores dejaron entrever su malestar por la contraprestación a la que quedaron atados: desde ahora, si desean mantener la refinanciación de sus deudas, deberán rendir cuentas cada tres meses ante la Nación, que exigió informes periódicos para auditar datos como, por ejemplo, la cantidad de empleados públicos y las erogaciones en sueldos. "No nos cierra que nos controlen las cuentas", indicó uno de los gobernadores a LA NACION, bajo reserva.

El gran ausente ayer en la Casa Rosada fue el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, quien presentó "observaciones" al acuerdo a través de mensajes de texto, según indicó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

El funcionario aludió a las auditorías trimestrales durante la reunión con los gobernadores y apenas comenzó la conferencia de prensa, un dato que no pasó inadvertido para los mandatarios. "Permitirá contar con un sistema de información y gestión financiera", señaló, para destacar luego la otra obligación que asumieron los mandatarios: cumplir con el programa de metas que él viene impulsando desde su llegada al Gobierno.

Aunque esas metas siguen sin ser especificadas, indicó que se tratará de parámetros sanitarios, educativos y de inclusión social, entre otros. "Se trata de un acuerdo provincia por provincia que incluye metas específicas para cada gobernador", señalaron a LA NACION desde su entorno.

Al cierre de la reunión, que se realizó en el Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario, Capitanich calificó de "un motivo de satisfacción personal" el acuerdo, "porque la Presidenta encomendó la tarea de fijar una agenda de construcción de políticas públicas con cada una de las provincias y municipios, para garantizar la vigencia plena del federalismo".

El ministro de Economía, Axel Kicillof, ahondó en el mecanismo que preocupa a algunos gobernadores: explicó que, en el primer trimestre de 2014, las provincias firmantes dejarán de pagar deuda por 2230 millones de pesos, pero que recién entonces, sobre la base de la auditoría de las cuentas provinciales, se renovarán los instrumentos para continuar con la reestructuración de los pasivos. Éste es un ejercicio que antes los gobernadores realizaban ante la Nación cada dos años, en virtud de las leyes de emergencia que se incluían en el presupuesto.

Para las 17 provincias presentes en la Casa Rosada, el acuerdo permitirá refinanciar deudas con la Nación que en conjunto ascienden a 75.000 millones de pesos. Si todas cumplen las metas trimestrales, para fin de 2014 habrán conseguido, además, una quita de unos 10.000 millones de pesos.

Por caso, para Salta, que desde 2002 arrastra una deuda que asciende a 1100 millones de pesos, el acuerdo con la Nación implicará una quita global de 150 millones de pesos, y el gobernador Juan Manuel Urtubey no tendrá que pagar cerca de 40 millones de pesos de deuda en el primer trimestre. Para Buenos Aires, la quita asciende a poco menos de 4600 millones de pesos para todo el año, lo que representa la mitad de la masa salarial que Daniel Scioli debe afrontar cada mes.

El jefe de Gabinete no enfrentó a los gobernadores en soledad. A su derecha se sentaron Kicillof, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario General de la Presidencia , Oscar Parrilli. A su izquierda, el titular del Ministerio del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Con Cristina Kirchner descansando en Santa Cruz, el chaqueño volvió a concentrar la atención pública desde temprano en la mañana, con su habitual presentación ante la prensa y, luego, durante la reunión con los gobernadores. Ya nadie pareció sorprenderse por la ausencia del vicepresidente Amado Boudou, que ni siquiera participó en la entrega de los Premios Nacionales a la Calidad, por la tarde, una ceremonia que volvió a encabezar Capitanich. En contacto con la prensa, uno de los primeros temas que abordó el jefe de Gabinete fue la ausencia de De la Sota. "He tenido observaciones del gobernador mediante una comunicación por mensaje de texto", precisó. Pero luego destacó: "No creo que pueda resentir las relaciones con la Nación".

El ministro de Comunicación cordobés, Jorge Lawson, señaló que "el convenio ya incluye tácitamente a Córdoba" y que De la Sota pretende incluir en el entendimiento "los juicios" que la provincia mantiene con la Nación por deudas previsionales, actualmente en discusión en la Corte Suprema. "Capitanich y De la Sota están en contacto y es normal que se estire esa negociación por todos los temas pendientes. Ambos coincidieron en que, si no podían aún firmar, era lógico que De la Sota no estuviera", señalaron voceros del cordobés.

El anuncio de ayer incluyó un mensaje de Capitanich al massismo. Fue cuando señaló que quería "transmitir alguna preocupación que existe" entre los gobernadores "respecto a la existencia de determinados tributos y tasas que son marcadamente violatorias de la ley 23.548" porque se superponen con otros impuestos provinciales o nacionales. Así aludió a las tasas viales a la carga de combustibles aplicados por municipios aliados del Frente Renovador que lidera Sergio Massa. También lo hace, a nivel provincial, el propio De la Sota.

"Todo este sistema de coordinación de la información y gestión financiera, teniendo la consolidación de personal y las categorías correspondientes, nos permitirá tener una mayor coordinación de la información fiscal y financiera y también de políticas públicas tanto en materia salarial como en infraestructura", les advirtió Capitanich. Una forma compleja de decirles que se acordará de esas tasas cuando acudan a pedir fondos para obras o salarios..

Del editor: qué significa. Los gobernadores sabían que su situación se complicaría cuando no se incluyó la refinanciación de deudas en el presupuesto. Ahora lo corroboraron.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0