Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Con una goleada, River le sacó brillo a su chapa de candidato

9 de febrero de 2016 05:21
18 0
Con una goleada, River le sacó brillo a su chapa de candidato

Dos tantos del Pity Martínez, dos de Rodrigo Mora y uno de Lucas Alario frustraron a Quilmes en el Monumental y mostraron al equipo de Marcelo Gallardo como el más contundente de la primera fecha del campeonato

Año nuevo, objetivos nuevos. Abrazado a esa simple premisa, Marcelo Gallardo sustenta sus principios para volver a transformar a River en un equipo no solo ganador, sino también confiable. Sepultado el 2015 con la derrota dolorosa ante Barcelona por el Mundial de Clubes, el modelo 2016 de la criatura que él mismo creó parece haber sufrido algunos retoques necesarios, después de ganar cuatro títulos internacionales en 245 días. Ayer, en la primera prueba oficial del año, ante Quilmes, dio acabadas muestras de querer ser un nuevo equipo y lo goleó con amplia contundencia.

Si después de la Libertadores River deambuló por la cancha, careció de generación de juego y un conductor capaz de manejar una tropa de individualidades, anoche en el Monumental pareció haber resuelto todas esas falencias. Con Andrés D´Alessandro mirando el partido desde la tribuna, Gallardo puso en la cancha un sistema táctico diferente a la fórmula con que se consagró campeón de América. En busca de recuperar la consistencia y fluidez en ataque, plantó un 4-2-3-1. Y con una actuación con una actuación colectiva tan brillante como necesaria, redujo a la mínima expresión a un Quilmes que, mientras pudo, se le animó a dar pelea.

La apertura de marcador llegó luego de un penal cometido sobre Alario, que Mora cambió por gol luego de que se repitiera tras adelantamiento de Benítez. Quilmes empató de la mano de Romero pero después vino la debacle. Cuando Nacho Fernández comenzó a tomar las riendas en la mitad de la cancha y a exhibir todo su talento, el partido se convirtió un monólogo del equipo de Núñez. Sin embargo, recién sobre el final del primer tiempo pudo ampliar la ventaja: el Pity Martínez, a los 45 minutos, clavó un bombazo desde afuera del área para el 2 a 1. Ese gol fue devastador para Quilmes y motivacional para los locales, que salieron con todo en la segunda parte. Ahí, River mostró su mejor versión y abusó de la frágil defensa del Cervecero para marcar tres goles y cerrar la fiesta con un 5 a 1 aplastante.

Después de semejante demostración de contundencia son varios los desafíos para el Muñeco a partir de la llegada de D´Alessandro, ya que potencia a un grupo en plena búsqueda de una nueva identidad. ¿Dónde ubicará al Cabezón? ¿Con quienes lo rodeará? Ante Quilmes el tridente de gestación detrás de Lucas Alario estuvo compuesto por Rodrigo Mora, Pity Martínez y Nacho Fernández, uno de los tres refuerzos que debutaron ayer (los otros fueron Nico Domingo e Iván Alonso). Todo apunta a que quien deberá dejarle su lugar sea Martinez, que ayer tuvo una destacada actuación.

Con este paronama la certeza es una sola: Gallardo tendrá mucho trabajo por delante. Además de la llegada de nuevas caras y el rearmado de un nuevo plantel, tiene el objetivo de recuperar en este torneo a jugadores que todavía no rindieron según las expectativas que el entrenador depositó en ellos: Viudez tiene que enseñar continuidad; Bertolo debe recuperar su juego; Pity Martínez necesita convencerse de que puede ser el conductor y no un relevo. "Para nosotros, 2016, será un año en el que volveremos a cero en todo nivel", había anunciado el Muñeco en el inicio de la pretemporada. Y en el primer examen por los porotos las respuestas de sus jugadores colmaron todas las expectativas creadas durante los partidos de verano.

En ese sentido River parece estar varios escalones más sobre lo que demostraron en la primera fecha Boca (que empató 0 a 0 con Temperley), Independiente (que le ganó 1 -0o a Belgrano), San Lorenzo (que empató 2-2 con Patronato) y Racing (que perdió 2-1 con Atlético Tucumán), los que no dejaron buenas impresiones en el arranque del Torneo Transición. La goleada ante Quilmes invita a ilusionarse, a pesar de que el camino por recorrer sea muy largo. Claro está que la presencia de D´Alessandro, si logra alcanzar un buen nivel, potencia las expectativas, ya que el ex Internacional de Porto Alegre enriquecerá a un plantel lleno de jugadores ganadores y con jerarquia .

El desafío del nuevo River está marcha. Y en la primera fecha el resultado fue consecuente de una idea: ganar, gustar y golear. Eso le sobró para lustrar su chapa de candidato.

"Me enojo por dentro con la impaciencia que la gente le tiene a Pity. Es bueno empezar así, sobre todo cuando a los equipos grandes les costó en la primera fecha"

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0