Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Grecia confisca el efectivo de las entidades públicas

22 de abril de 2015 05:40
22 0

PARÍS.- El gobierno de Alexis Tsipras empezó esta semana a confiscar todas las reservas de efectivo de las entidades públicas de Grecia para hacer frente a las necesidades "urgentes" de liquidez que enfrenta el país, lo que provocó el pánico de alcaldes y presidentes de región, que temen violentas movilizaciones sociales.

La decisión fue respaldada por un decreto presidencial que ordena a las entidades públicas depositar sus reservas de liquidez en el Banco Central. La medida, afirman las autoridades, tiene un alcance limitado porque quedan exentas algunas empresas públicas y los fondos de jubilaciones.

Esa medida parece indicar, en todo caso, que la situación financiera del gobierno volvió a deteriorarse después de haber tenido que desembolsar 500 millones de dólares el 9 de abril para pagar un vencimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Grecia necesita además reforzar su tesorería, pues el mes que viene tiene que hacer frente a una serie de compromisos. Además de los 2000 millones de euros que debe pagar por los salarios de la administración pública y las pensiones, el 12 de mayo debe reembolsar otros 774,2 millones de dólares al FMI.

En marzo, el gobierno ya había recurrido a los fondos de reserva de la seguridad social, pero ahora la situación parece más difícil. Con la fuga de capitales, se redujeron los ingresos fiscales y Atenas no parece contar en lo inmediato con el desbloqueo de fondos por parte de la ex troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

Pero la medida provocó una profunda conmoción en el país, sobre todo, entre las autoridades locales. La Asociación de Regiones de Grecia denunció una decisión "que podría crear condiciones de cesación de pagos y provocar la parálisis de hospitales, escuelas y rutas, incluso de la inversión". Por su parte, el presidente de la Asociación de Alcaldes (KEDE), Georges Patoulis, solicitó al gobierno que anule su decisión.

Además de advertir sobre las duras movilizaciones sociales que podría provocar, Patoulis afirmó: "La medida anula toda planificación en las municipalidades, compromete el buen funcionamiento de sus servicios y compromete sus capacidades de abonar salarios en los próximos meses".

El gobierno, sin embargo, desdramatiza la resistencia. Cantidad de alcaldías y regiones están dirigidas por partidos de oposición y esta reacción no representa una sorpresa: "Esperábamos que la oposición utilizara a los alcaldes, que están de su lado, para oponerse a nuestra acción", afirman en Syriza, el partido de izquierda radical del primer ministro griego.

Para los expertos financieros, la medida de emergencia constituye un claro mensaje enviado a los acreedores de Grecia para indicarles que el país ha llegado al límite de sus posibilidades. El gobierno de Tsipras tiene plazo hasta el 11 de mayo para llegar a un acuerdo con la ex troika. Si resulta imposible, el país corre el riesgo de no poder recibir los 7200 millones de euros que debe desbloquear el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) en el marco del segundo plan de rescate.

En ese caso, Grecia no tendría más alternativas que declararse en forma inmediata en default, incluso a partir del 12 de mayo. A menos...

"A menos que europeos y griegos pasen directamente a la negociación de un tercer plan de salvataje", sugiere una fuente europea en Bruselas.

Por sorprendente que parezca, la idea se abre camino. Ese plan sería efectivo a partir de julio de 2015, a fin de permitirle a Grecia superar -sobre todo- el reembolso de préstamos a corto plazo al BCE previsto para el 20 de julio.

"La verdadera fecha límite es fines de junio, cuando concluye el segundo plan de rescate", reconoce la misma fuente. Si no se llega a un acuerdo antes de esa fecha, el segundo plan de rescate, que ya fue prolongado dos veces, expirará automáticamente. Y los griegos nunca recibirán esos 7200 millones de euros.

En todo caso, nadie cree que habrá resultados "concluyentes" en la reunión de ministros de Finanzas del Eurogrupo, que se realizará el 24 de abril en Riga.

Tampoco son muchos los que piensan que se pueda obtener un acuerdo sobre las reformas exigidas por la UE antes de fin de mes, un deadline fijado, sin embargo, por el Eurogrupo en febrero.

¿Por qué no? "Porque primero hay que obtener un acuerdo técnico, después hacerlo validar políticamente. Eso no se puede hacer en unos pocos días", explican en Bruselas.

Pero la hipótesis de pasar del segundo a un tercer plan de rescate no entusiasma a ningún líder europeo: sería una forma de reconocer los argumentos de Tsipras, que defiende ese escenario desde que llegó al poder, a fines de enero.

A su juicio, le es casi imposible asumir, desde un punto de vista político, la continuación de negociaciones con sus acreedores en el mismo punto donde las había dejado su predecesor, el ex primer ministro conservador Antonis Samaras..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0