Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Hay demoras de 8 meses para recibir las compras del exterior

27 de junio de 2014 11:12
22 0

Consumo & Ahorro Surge de un relevamiento de Clarín. En su mayoría, son pedidos a sitios de Estados Unidos y China. Entran al país y quedan varados entre la Aduana y el Correo. El trámite para retirarlos tarda 3 horas.

Aunque muchos consumidores creen que todavía pueden conseguir mejores precios comprando ropa, productos electrónicos y hasta cortinas en el exterior, desde fin de año se terminaron las certezas sobre la fecha en que podrán llevarse el “paquetito” a casa. Con la devaluación y los nuevos requisitos que fijó la AFIP en enero, comprar en sitios de Estados Unidos y China (incluso con la modalidad de free shipping o envío gratuito) se volvió más caro. Pero, para los que siguen comprando, ahora lo peor es la espera: los paquetes que el año pasado tardaban entre 15 y 45 días en llegar, hoy pueden demorar hasta ocho meses. Los envíos quedan en una suerte de “limbo” entre la Aduana y el correo oficial.

Clarín se comunicó con la Aduana, pero no dieron una respuesta concreta. Informalmente, sólo dijeron: “El problema es del Correo Argentino”. El secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de Correos, Antonio Baldassini, retrucó a medias: “Algunos paquetes se quedan mucho tiempo en la Aduana, pero es cierto que sigue el aluvión de envíos y el Correo no da abasto”.

En ese contexto, el recorrido de los “bultos” es casi una lotería. Pueden terminar muy lejos del domicilio del comprador, en las sedes del correo de Retiro o de Ezeiza, que tienen Aduana. Sólo a algunos les llega el aviso para pasar por la sucursal de su barrio, pagando $ 40. Al mismo tiempo, en teléfonos de atención al cliente del correo casi nunca ofrecen una respuesta sobre la fecha de entrega.

Aunque el comercio electrónico no para de crecer en el país (ver “Los sitios locales...” en pág. 37), los analistas de mercado creen que por la burocracia y las demoras, las compras en páginas web del exterior tenderán a moderarse.

Así, entre los consumidores que compran, obligadamente reina la paciencia. “Pagué con mi tarjeta un juego de 24 pelotitas de golf originales en el sitio Aliexpress el 21 de octubre. Iba a ser un regalo de Navidad. Como no tuve más noticias, dejé de hacer el seguimiento. Ya lo daba por perdido”, cuenta Yamila Oviedo a la salida del Centro Postal Internacional del Correo, en Retiro. “El aviso de que podía retirar el envío me llegó recién en junio. La primera vez que vine acá, me rebotaron porque había un error en el formulario 4550 (la declaración jurada que la AFIP empezó a exigir desde enero) y tuve que volver hoy. Me llevo el paquete, pero tardé más de tres horas para completar el trámite”, se queja.

“Trabajo en una aerolínea. Como tengo la chance de comprar en los viajes, no creo que vuelva a usar esta modalidad”, se sincera. En su caso, las demoras eclipsaron a un precio beneficioso. “A mi papá le habían ofrecido un pack de tres pelotitas de esta marca a 250 pesos en el club en el que juega y yo terminé pagando 200 pesos por las 24 unidades”. A esa suma, tuvo que agregarle 40 pesos de tasas que cobra la Aduana, pero abonó el 50% de recargo que exige la AFIP porque aprovechó la franquicia anual de 25 dólares.

Alicia Albanese también hizo negocio, aunque ya piensa en comprar menos productos que el año pasado, cuando hizo cuatro pedidos a China. “En noviembre compré una campera impermeable Nike por 27,99 dólares. En ese momento el dólar estaba a 6,10 y el recargo por usar la tarjeta era del 20%. Entre todo el trámite terminé pagando poco más de 200 pesos. Esta campera en un shopping te sale el triple, como mínimo. Este año, a pesar de la devaluación y el recargo del 35%, igual te termina saliendo más barato”, detalla.

Pero hay otra traba: desde enero sólo se permiten dos compras anuales sin que sea necesario inscribirse en el registro de importadores. Igual, mientras el precio la favorezca, Alicia no piensa recular. “Las ofertas son una tentación y como tengo todos mis papeles en regla voy a hacer todos los trámites aunque tenga que perder dos mañanas”, dice, mientras se apuraba para volver a su trabajo. “Es mi manera de pelearle a la inflación”, sintetiza a pura carcajada.

El caso de Gerardo Donosevich (35) es diferente. “El 6 de enero compré doce cuadritos de chapa tipo vintage, con el logo de marcas de cerveza, como los de los bares –contó–. Terminé pagando $650, casi lo mismo que salen acá. La mercadería entró al país en enero, pero nadie supo decirme qué pasaba. No compro más afuera”.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0