Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Hillary sacaba ventaja y Trump sufría en la primaria de Iowa

2 de febrero de 2016 05:07
20 0
Hillary sacaba ventaja y Trump sufría en la primaria de Iowa

Los primeros resultados mostraban al magnate republicano peleando cabeza a cabeza con Ted Cruz; la ex secretaria de Estado superaba el 50%

DES MOINES, Iowa.- La expectativa era máxima: todo Estados Unidos estaba pendiente anoche del estado de Iowa, donde los dos principales partidos políticos empezaron a elegir a los candidatos que buscarán quedarse con la Casa Blanca.

La hora de la verdad había llegado principalmente para Donald Trump, que revolucionó la campaña republicana con un tono agresivo y mediático, y para Hillary Clinton, cuyo triunfo, hasta hace poco indiscutido, se había puesto en duda.

Los primeros resultados oficiales, sin embargo, le daban un respiro a la ex secretaria de Estado. Con el 42% de los votos contados, le ganaba (51,4%) al veterano senador Bernie Sanders (48,2%). En la carrera republicana, en tanto, Trump no la tenía tan fácil. Peleaba cabeza a cabeza con el senador ultraconservador Ted Cruz, que con el 22% contado sacaba una ventaja de más de dos puntos al magnate inmobiliario (30% a 27,1%). Sin embargo, todavía faltaba para declarar un ganador.

En todo el estado de Iowa, electores registrados se presentaron a votar por sus candidatos en la interna, que dio el puntapié inicial a un largo proceso en todo el país, que terminará recién a mediados de junio. Los llamados caucus, las asambleas de ciudadanos afiliados a un partido, comenzaron a reunirse hacia la noche de ayer, y una intensa nevada agregaba dramatismo.

Desde el inicio de las campañas, Clinton dominó todos los sondeos en el campo demócrata, de la misma forma que Trump reinó en las encuestas entre los republicanos, aunque anoche todavía no estaba dicha la última palabra.

En el caso de los demócratas, el liderazgo de Clinton era amenazado por Sanders, que según algunos sondeos podía llegar a dar la sorpresa.

Hillary necesitaba exorcizar los demonios que carga desde esta primera primaria en 2008, cuando también llegó como favorita, pero sufrió una sorprendente derrota ante un entonces semidesconocido senador de Illinois llamado Barack Obama.

"Ya sé cómo hacer esto y estoy lista -dijo Clinton ayer a CNN-. Hay mucho entusiasmo y mucha energía. Pido que todos salgan a votar en la interna y sean parte de este proceso típicamente estadounidense. Pido que salgan y voten por mí."

El crecimiento lento pero constante de Sanders ya se tornó una preocupación evidente para la campaña de Hillary. Durante el último debate entre los candidatos demócratas, el comité de Clinton disparaba correos electrónicos criticando a Sanders cada vez que el senador abría la boca.

Anteayer, durante un acto público en Des Moines, Clinton volvió a la carga contra Sanders, al afirmar que "Estados Unidos no se puede permitir escoger ideas que suenan bien en el papel pero que no pueden aplicarse".

Entre los republicanos, el multimillonario Trump rompió todas las reglas de campaña de su partido y llegó a la cima de los sondeos a fuerza de declaraciones explosivas y gestos de total desprecio hacia la conducción partidaria. Y sin embargo llegó a la primaria de Iowa presionado por el ultraconservador senador Ted Cruz, otro aspirante distanciado de la conducción republicana, pero con gran apoyo de la derecha evangélica norteamericana.

Los conservadores de corte más religioso ven a Trump con desconfianza por sus tres matrimonios y los groseros errores que cometió al citar la Biblia en un acto público, un recurso que Cruz maneja a la perfección.

De confirmarse, un triunfo de Trump validaría una campaña agresiva que ha alarmado a una parte de los republicanos y se vio marcada por controversias como el pedido del empresario de que no se permita que los musulmanes entren a Estados Unidos y la idea de construir una pared a lo largo de la frontera con México. En tanto, una derrota echaría por tierra con la imagen de "ganador" que el millonario ha cultivado desde que comenzó la campaña y generaría una presión inmensa para un mejor desempeño en los próximos pasos de la nominación más adelante este mes, en New Hampshire y Carolina del Sur.

En el tercer lugar aparecía el senador Marco Rubio, que cuenta con el apoyo del establishment del Partido Republicano. A pesar de defender una política exterior muy agresiva, internamente Rubio es visto como un candidato capaz de atraer a los sectores más moderados del partido y a no pocos electores latinos.

El precandidato republicano Donald Trump se puso la mano en el bolsillo durante una misa en Iowa cuando el sacerdote se acercaba con el plato de plata para la comunión, pensando que había llegado el momento de las ofrendas.

"Pensé que era para las donaciones", dijo más tarde Trump con una sonrisa, según reportó el diario New York Post. Es la segunda "gaffe" de tipo religioso de Trump en menos de un mes, después de otra cometida durante una lectura bíblica en Virginia.

Trump había cometido ya un grave error en enero ante un grupo de estudiantes de la Liberty University, una de las más influyentes del país, al confundirse mientras trataba de hacer una cita de la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0