Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

En Holanda, Macri pone las inversiones al tope de la agenda

27 de marzo de 2017 04:17
24 0
En Holanda, Macri pone las inversiones al tope de la agenda

Hoy inicia formalmente una visita de dos días; asistirá a un foro de negocios y se reunirá con las doce principales empresas locales, interesadas en invertir en la Argentina

AMSTERDAM.- El domingo transcurrió, plácido, entre charlas con los reyes Guillermo y Máxima, paseos en bicicleta junto a su esposa, Juliana Awada, y caminatas por los jardines del palacio de Het Loo, en Apeldoorn, a 100 kilómetros del bullicioso y pintoresco centro de esta ciudad capital.

Pero la visita de Estado del presidente Mauricio Macri a este país, la primera de un presidente argentino en estas tierras, comenzará formalmente hoy, a las 10, cuando los reyes de Holanda lo reciban en la histórica plaza Dam, y de ese modo den inicio a dos días de apretada agenda que contendrán la firma de acuerdos en materia energética, hídrica, educativa, cultural y deportiva, pero por sobre todo la búsqueda de las inversiones que el gobierno de Cambiemos necesita como el agua para fortalecer el plan económico a largo plazo.

La importancia que este viaje tiene para el gobierno argentino quedó reflejada en la nutrida delegación que llegó para acompañar al Presidente. Los ministros Susana Malcorra (Relaciones Exteriores), Esteban Bullrich (Educación) y Jorge Triaca (Trabajo) sobresalen en una delegación que incluye secretarios y funcionarios especialistas en las distintas áreas a tratar. Con ellos llegó una treintena de empresarios, entre los que se destacan el titular de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere; el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, y el CEO de Shell Argentina, Teófilo Lacroze.

Hoy, las inversiones serán el tema central. No sólo porque el Presidente cerrará la clausura del foro de negocios denominado "oportunidades de inversión y comercio", que agrupa a hombres de empresa de ambos países, sino también porque a posteriori habrá un encuentro con las doce principales empresas holandesas, interesadas en invertir en el país (además de Shell, Phlips, Unilever, ING seguros y Rabobank y Salentein, entre otras). Según la información oficial, en esa reunión (a la que podría sumarse algún empresario argentino) tratará acuerdos en "infraestructura, innovación y potencial económico de la Argentina". La expectativa positiva entre los funcionarios argentinos era tangible ayer.

"Holanda es el tercer inversor extranjero en el país, tenemos un superávit comercial de alrededor de US$ 1400 millones, pero hay muchísimo margen para crecer en el intercambio comercial y de industria", afirmó a LA NACION Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, en el hotel Sofitel, donde Macri y Awada pasaron la noche y donde se aloja la mayor parte de la delegación oficial.

La economía no será, de todos modos, el único tema de la jornada. Luego de la bienvenida formal, el Presidente hará un viaje imaginario a los horrores que la Segunda Guerra Mundial dejó a su paso por Europa. Depositará una ofrenda floral en el monumento que recuerda a los muertos en esa guerra y se trasladará unas cuadras hasta la casona de tres plantas en la que Ana Frank, una adolescente judía nacida en Alemania, estuvo escondida junto con su familia para escapar de la persecución nazi. La casa, donde Ana vivió dos años y donde escribiera su célebre diario, fue convertida en museo desde la década del sesenta por su padre, Otto, y es lugar de visita obligada para turistas y la población local.

Por la tarde, le llegará al Presidente la conexión con el deporte, a través de un taller de hockey organizado por las federaciones de ese deporte y de fútbol holandés y la Fundación Johan Cruyff, fundada en 1997 por el fallecido astro del club Ajax y la selección holandesa.

Y como corolario de la jornada llegará la cena de Estado organizada por los reyes en el Palacio Real, una verdadera joya arquitectónica inaugurada en 1648 y que luego de distintos vaivenes pasó a ser propiedad del Estado. Se prevén para el comienzo de la cena los discursos del rey y del Presidente, que pondrá fin de ese modo a su primer día de visita oficial.

Para mañana, en tanto, se prevé una jornada con marcado acento político. En La Haya, la sede del gobierno y el Poder Legislativo, Macri se verá con las autoridades legislativas y tendrá una reunión a solas con el primer ministro, Mark Rutte, triunfador en las elecciones legislativas del pasado miércoles 15 que sepultaron las intenciones del candidato antiinmigrantes Geert Wilders. Un paseo por el inmenso puerto de Rotterdam y la asistencia a la gala de ballet en el teatro Diligentia marcarán el final de la visita. Macri partirá en la noche holandesa para estar el miércoles a primera hora de nuevo en Buenos Aires.

Ayer, mientras el Presidente disfrutaba del día fresco y soleado en un ambiente rural, sus funcionarios se dedicaron a conocer la ciudad. Algunos, como el vocero presidencial Iván Pavlovsky, se animaron y dedicaron un rato a un paseo en bicicleta; otros recorrieron museos como el Rijkmuseum, como el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. La tarea fuerte comenzará hoy.

El protocolo para la cena de Estado organizada por los reyes de Holanda para esta noche es muy estricto: se requieren frac para los hombres y vestido en el caso de las mujeres.

Ante esta exigencia, el interventor de la Administración General de Puertos, Gonzalo Mórtola, tuvo que salir a buscar un pantalón de traje de repuesto, ya que el suyo quedó olvidado en Buenos Aires. Tras mucho sufrir, evitó el papelón, pero no las cargadas del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y de la titular de la Acumar, Gladys González, que recomendó el local que sacó a Mórtola del apuro.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0