Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Tras los incidentes en Bariloche, los dos colegios acordaron llevar a sus alumnos en conjunto al Museo del Holocausto

25 de agosto de 2016 19:14
28 0

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Tres adolescentes del colegio Sociedad Escolar y Deportiva Alemana de Lanús Oeste fueron enviados ayer de regreso a Buenos Aires, luego de que protagonizaranincidentes en una discoteca de egresados, donde asistieron con disfraces con simbología nazi y provocaron a alumnos del colegio de tradición judía ORT, de Belgrano.

Los estudiantes participaron la noche del martes de la tradicional fiesta de disfraces que se realiza en la discoteca Cerebro, una de las cinco del circuito estudiantil, a donde asistieron 1.600 egresados. Esa noche, tres de los 50 alumnos del colegio alemán asistieron cubiertos con camperas. Debajo llevaban brazaletes con cruces esvásticas y en el interior del baño de la discoteca se pintaron bigotes "hitlerianos" y cruces esvásticas en distintas partes del cuerpo.

Los incidentes se generaron cuando en la disco los tres adolescentes "provocaron e insultaron" a sus pares del colegio ORT, según denunciaron padres de los damnificados. Hubo empujones, insultos y golpes de puño que no generaron lesiones.

Personal de seguridad de la discoteca advirtió la pelea entre jóvenes sin conocer los pormenores y decidió retirar a los dos contingentes. Una vez en el exterior, continuaron los incidentes. Ambos grupos -que viajaron con la empresa Baxtter- fueron trasladados de inmediato en sus colectivos a los hoteles donde se alojaban, casualmente linderos. Al día siguiente, con la intervención de las autoridades de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche y los padres de los dos contingentes, se pidieron las disculpas correspondientes.

La empresa Baxtter, organizadora del viaje de egresados de los dos colegios, decidió ayer sancionar a los tres estudiantes que provocaron los incidentes a raíz de sus disfraces. A las 18 fueron enviados de regreso a su lugar de origen.

Gabriel Mazzeo, apoderado de Baxtter, precisó a LA NACIÓN que el regreso de los tres chicos "fue acordado con los cuatro padres acompañantes del grupo y los padres de los propios chicos". "Fue una forma de mostrarnos firmes, de no permitir estas situaciones y también para preservar su integridad".

En los contratos de turismo estudiantil existe una cláusula en la que se habilita a la empresa que organiza el viaje a suspenderlo si se presentan problemas de conducta.

Mazzeo detalló que los dos grupos estudiantiles, con los padres acompañantes, se reunieron anteayer para hablar del incidente. Los alumnos del colegio de Lanús pidieron disculpas. Además acordaron que la próxima semana todos juntos asistirán en Buenos Aires a una charla en el Museo del Holocausto. "Nos pareció una opción adulta y fue a propuesta del colegio afectado, que prefirió realizar una actividad que genere conciencia".

El presidente de la Asociación de Turismo Estudiantil, Néstor Denoya, consideró que "fue claramente una provocación al colegio judío, porque ya habían coincidido en varios boliches y se conocían. Habían compartido actividades juntos y de hecho, estaban en hoteles vecinos".

El dirigente empresarial destacó que se activó de inmediato el protocolo de acción diseñado para incidentes en las discos y se retiró a los dos grupos del interior. También desde la asociación se dio intervención a la defensora del Pueblo de Bariloche, Andrea Galaverna, con quien semanas atrás se trabajó en la capacitación de coordinadores y trabajadores del segmento estudiantil en materia de derechos humanos y violencia de género, y se realizó la denuncia por xenofobia y discriminación ante el INADI local.

Los alumnos del colegio ORT volvieron ayer a Buenos Aires ya que se terminaba su viaje, mientras que el colegio de Lanús continúa su estadía hasta el 29 de agosto, a excepción de los tres adolescentes provocadores.

Los incidentes y actos antisemitas tuvieron ayer una amplia repercusión y el repudio de varias instituciones locales, entre ellos del intendente Gustavo Gennuso, quien consideró que estos hechos "necesitan una reparación, tanto para los alumnos del colegio ORT como para los propios compañeros del colegio alemán".

El director ejecutivo del colegio ORT, Adrián Moscovich, también expresó el repudio de la institución "ante toda situación de discriminación e intolerancia" e insistió en la "importancia de continuar trabajando en el esclarecimiento de lo ocurrido en la Shoá y en todos los crímenes de lesa humanidad".

El colegio señaló que "reflexionar sobre estos hechos es un ejercicio imprescindible para comprender el presente y construir un futuro en el cual se consoliden los valores democráticos y pluralistas". El director reveló también que mantuvo una comunicación con su par del colegio alemán de Lanús, Silvia Fazio, para "trabajar juntos en diversos proyectos educativos".

En declaraciones a radio Jai, Fazio pidió disculpas públicas por las agresiones y opinó: "Los alumnos deben entender que está mal, deben entender que esto no puede volver a ocurrir y que es absolutamente repudiable".

El colegio alemán citará a las familias de los jóvenes involucrados y al Consejo de Convivencia para definir "actividades de reparación", según precisó la directora.

También expresaron su condena el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, y el de la AMIA, Thomas Saieg, quienes manifestaron su "preocupación" por los hechos acontecidos en Bariloche. El primero señaló que "no es un chiste ni una gracia" el accionar de los alumnos del colegio alemán y remarcó que "las ideologías reflejan una ideología que culminó con 6 millones de judíos asesinados por los nazis".

"Pensemos también que, si estos chicos tienen más de 16 años, les puede caber por ese hecho una pena de un mes a tres años de prisión, porque lo que hicieron, en Argentina es un delito".

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0