Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Inquietud en Cambiemos porla negativa de Picetti a renunciar

5 de octubre de 2017 05:30
40 0
Inquietud en Cambiemos porla negativa de Picetti a renunciar

El gabinete porteño debatió el tema; para Carrió, la candidata "no va a asumir"

En un "brutal ejercicio de autocontrol", Horacio Rodríguez Larreta escuchaba, en silencio, al vicejefe de gobierno Diego Santilli. "Hay que tener prudencia, es un tema personal y judicial que se transformó en político. Hicimos lo que teníamos que hacer", dijo Santilli, en referencia al caso de Joanna Picetti, la candidata número ocho de la lista de diputados nacionales porteños de Cambiemos a quien sus propios compañeros le pidieron que diera un paso al costado tras las graves denuncias de su entorno familiar por maltrato.

Santilli respondió, así, a integrantes del gabinete porteño inquietos por las derivaciones del caso y sobre todo porque Picetti -de 37 años y asesora de la empresa AySA- no da señales de renunciar a su postulación, algo que le pidieron Santilli y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y que desembocó en una impugnación de la lista de candidatos que encabeza Elisa Carrió por "inhabilidad moral" ante la justicia electoral porteña y la Cámara de Diputados.

Fue Carrió, precisamente, la que pidió apartar a Picetti luego de escuchar al su ex marido de ésta, David Bibulich, quien la acusó en la Justicia de maltrato a los tres hijos que tienen en común. La Justicia sobreseyó a Picetti y eso llevó a Santilli, uno de los jefes de campaña porteña, a decir que habían cumplido con "todos los pasos legales" en la selección de candidaturas.

"Siempre hacemos un estudio a conciencia de los integrantes de las listas, buscamos sus antecedentes penales y económicos. Esta vez, nos centramos en los seis primeros, que son las bancas que históricamente sacamos en la ciudad. Tal vez faltó tomar un café con el resto de la lista", se sinceró un importante dirigente porteño. Un ministro del gabinete de Larreta coincidió. "Es la primera vez que se le pide a alguien que se baje de la lista y se resiste", afirmó.

Picetti, que ingresó a Pro a través del G-25 (empresarios que se acercaron al macrismo), ocupa un puesto de asesora en AySA, en la órbita del Ministerio del Interior. Fuentes de esa empresa señalaron que sería dejada cesante en las próximas horas por su rebeldía. En el comité de campaña la definen como "totalmente fuera" del espacio.

Interceptada por LA NACION en un pasillo del Congreso, Elisa Carrió fue tajante. "Esta chica no va a ser diputada. O renuncia a su candidatura o será excluida. Pero algo es cierto: no va a participar de ninguna sesión", enfatizó. Y no se quedó allí: "No la quiero someter al escarnio público. Sobre todo por sus hijos. Pero si es necesario, las acusaciones serán públicas".

A pesar del enojo, Carrió comparte con el Gobierno que el impacto electoral de este escándalo será mínimo. "Es saludable que un partido apenas detecta una situación anómala reacciona y no mira para el costado. Por suerte se detectó el problema a tiempo. No afectará nuestra campaña", confió.

Picetti, que viajó días atrás a París, no contestó los mensajes que LA NACION dejó en su teléfono celular. En caso de renunciar antes de ser elegida, su lugar será ocupado por Patricia Holzman (cercana al rabino Sergio Bergman). Si Diputados o la Justicia no la dejaran asumir, su banca será ocupada por el subsecretario de Justicia porteño, Jorge Enríquez.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0