Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Los "intendentes del medio" definen la puja Cristina-Randazzo pero no unifican postura

28 de mayo de 2017 04:28
65 0
Los "intendentes del medio" definen la puja Cristina-Randazzo pero no unifican postura

En pocos meses pasaron de ser el principal sostén de la candidatura de Florencio Randazzo a jugar como líberos o a alinearse sin fisuras con Cristina Kirchner. El peso electoral de sus distritos es la clave de su poder en la imbrincada interna del peronismo bonaerense.

Son una decena de intendentes del conurbano entre quienes la dispersión es la regla. Cuando falta poco menos de un mes para la definición de las candidaturas, entre ellos no hay acuerdo sobre cuál debería ser el método de selección de postulantes, -aunque la mayoría prefiere la lista de unidad frente a las PASO-, ni qué hacer si Cristina finalmente decide no ser candidata. En el grupo están Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) Ariel Sujarchuk (Escobar) y Mariano Cascallares (Almirante Brown), entre otros.

Desde que plantaron a Máximo Kirchner en el acto de Caras y Caretas de hace dos semanas para no cruzarse con Amado Boudou y Luis D'Elía (dos "impresentables", según ellos), intensificaron los contactos con uno y otro bando: los intendentes de los grupos Patria y Fenix, encolumnados con Cristina, y los que apoyan a Randazzo, quien ayer recibió un inédito cruce del jefe de Gabinete, Marcos Peña: "Randazzo también es parte de la Argentina que queremos dejar atrás", dijo.

Hoy aparecen divididos entre los que piden a gritos que Cristina sea candidata, y están seguros de que va a serlo (o al menos eso dicen), y los que, más allá de quién se postule, privilegian las encuestas y apoyarán a cualquiera que les garantice hacer buenas elecciones en sus distritos.

En rigor esa última premisa atraviesa a todos. La clave de la diferencia está en cuán dispuestos están, unos y otros, a alinearse detrás del plan B que decida Cristina en caso de no presentarse.

Entre los más cristinistas están Insaurralde y Gray. Ambos respaldan la lista de unidad como forma de definir las candidaturas y están convencidos de que, sobre todo después de la entrevista del jueves con C5N Cristina está "claramente en campaña" y "ya habla como candidata".

Un día antes de la entrevista, Insaurralde estuvo con Máximo Kirchner. Hablaron de avanzar con la lista de unidad para evitar las PASO. El lomense está seguro de que, aun en el peor escenario (internas sin Cristina candidata), el postulante que ella elija, cualquiera sea, le ganaría la interna a Randazzo. Él mismo suena como alternativa.

Gray difiere en este último punto. Sostiene que la unidad debe reconocer a Cristina como cabeza, pero cree que si la ex presidenta no juega, el escenario deberá replantearse "de cero". Allí entra a jugar el pragmatismo: no aceptaría a cualquier candidato, aun ungido por Cristina, sino quien le garantice buenos números en Esteban Echeverría. En el grupo de los más pragmáticos están Menéndez, Nardini y Sujarchuk.

Menéndez verbalizó su posición sin eufemismos a principios de la semana pasada. "Si Cristina no es candidata, Florencio es uno de los mejores que podemos poner arriba de la mesa por un montón de pergaminos que tiene", dijo. Menéndez fue un kirchnerista convencido y coqueteó con el grupo Esmeralda, que en un primer momento apostó todo por Randazzo (y contra Cristina) y luego quedó dividido. Con más de medio millón de habitantes, su distrito, Merlo, es el quinto en tamaño del conurbano bonaerense.Para Nardini, de Malvinas Argentinas, la lista de unidad es la mejor opción. Es de los que cree que ir a una PASO que pueda terminar en una derrota letal, como la que en 2015 protagonizaron Aníbal Fernández y Julián Domínguez es un riesgo latente.

Además, no cree que Cristina sea candidata. Sostiene, como el randazzismo, que no va a "bajar" a una candidatura legislativa después de haber sido presidenta dos veces. Si estuviera en lo cierto, de hecho, se inclinaría por Randazzo. Conciente de que su intención de voto está muy por debajo de la de Cristina, sostiene que el ex ministro de Transporte "ya está instalado" y en campaña y, además, tiene altos niveles de conocimiento.

Sujarchuk también prefiere esquivar las PASO y vería bien que, si no es Cristina, el candidato sea un intendente. Y no necesariamente Verónica Magario (La Matanza) que hasta hoy aparece como la favorita de la ex presidenta.

En el complejo mapa del conurbano, las fichas van a moverse hasta el último segundo.

Los distritos comandados por los intendentes "del medio" concentran 2,5 de los 16 millones de habitantes del conurbano bonaerense. Según datos del censo 2010, los más poblados son Lomas de Zamora (613.192 personas), Almirante Brown (555.731 habitantes), Merlo (524.207) y Malvinas Argentinas (321.833)

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0