Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Israel y Hamas anuncian cese del fuego “definitivo”

27 de agosto de 2014 03:05
21 0
Israel y Hamas anuncian cese del fuego “definitivo”

Tras 50 días de guerra, 2.143 palestinos y 70 israelíes muertos y la capital de la Franja de Gaza arrasada, ambos bandos acordaron una tregua sin condiciones ni plazo de finalización. La anterior, duró 9 días. Del lado palestino, celebraron el cese del fuego como victoria.

Gaza, Territorios Palestinos. Israelíes y palestinos anunciaron ayer un acuerdo de alto el fuego permanente en el día 50 de una guerra que ha dejado más de 2.100 muertos palestinos, 70 del lado israelí y una Franja de Gaza devastada.

La entrada en vigor del alto el fuego ayer a las 16 GMT (13 de Argentina) vino acompañada de disparos de alegría en la ciudad de Gaza. El acuerdo prevé, según los mediadores egipcios, un levantamiento parcial del bloqueo israelí impuesto en 2006 y que asfixia a los 1,8 millones de gazatíes.

En las calles, en medio de las celebraciones, Maha Jaled no escondía su alegría: “Gracias a dios, la guerra ha terminado”. “No me creo aún que sigo viva y con mis hijos. Esta guerra ha sido muy dura y ya no creía que la paz volvería”, aseguró esta madre de 32 años.

Tamer al Madqa, de 23 años, celebraba por su parte “la victoria de la resistencia”. “Gaza demostró al mundo que resistía y que era más fuerte que Israel”, dijo.

Aunque la tregua suscita grandes esperanzas, los puntos de discrepancia entre israelíes y palestinos no han desaparecido y las negociaciones deben continuar dentro de un mes en El Cairo.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry deseó que esta nueva tregua consiga alcanzar una solución a largo plazo entre ambos bandos, mientras que el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, esperó que el alto el fuego sea “duradero” y conduzca a “un proceso político”.

Entre los principales puntos del acuerdo, revelados por el jefe de la delegación palestina en El Cairo, Azam al Ahmed, figura la “apertura de pasos por motivos humanitarios, para (la entrada) de víveres, material médico y todo lo que permitirá reparar los sistemas de agua, electricidad y de telefonía móvil”.

Sin embargo, no se filtró ningún detalle sobre posibles restricciones a la importación de material de construcción o a la reanudación de las exportaciones desde Gaza.

Israel debería levantar sus restricciones impuestas a los pescadores de Gaza, en concreto, la limitación de navegar a 3 millas náuticas para ampliarla hasta 6 millas (11 kilómetros) y posteriormente a 12 millas, según Ahmed.

La cuestión de la desmilitarización y la de las medidas para impedir a Hamas rearmarse se discutirán en El Cairo en las negociaciones previstas dentro de un mes, así como la reapertura de un puerto y un aeropuerto en el enclave palestino.

El movimiento islamista palestino, que infligió al ejército israelí sus mayores pérdidas desde 2006 con 64 soldados muertos, reivindica la “victoria”, al obtener el levantamiento parcial del bloqueo, principal reivindicación de los palestinos.

La ofensiva israelí Barrera Protectora mató a 2.143 palestinos e hirió a otros 11.000 en la Franja de Gaza, donde se registraron 475.000 desplazados. Asimismo, los bombardeos israelíes dañaron 55.000 casas, entre ellas, 17.200 fueron destruidas por completo o casi por completo, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, advirtió que los palestinos no participarían en nuevas “negociaciones turbias”. “Gaza sufrió tres guerras en 2008/2009, en 2012 (y en 2014), ¿debemos esperar una nueva guerra dentro de un año o dos? ¿Hasta cuándo la cuestión palestina continuará sin solución?”, se preguntó.

Los palestinos se preparan para exigir a la comunidad internacional una fecha límite para poner fin a la ocupación israelí de los Territorios Palestinos.

Si la exigencia no es atendida, los palestinos se adherirán entonces a la Corte Penal Internacional (CPI) para así poder llevar ante la justicia internacional a los responsables israelíes de las operaciones en la Franja de Gaza.

El acuerdo de alto el fuego pone fin a 50 días de guerra y a varias semanas de negociaciones, salpicadas de algunos días de tregua. El último alto el fuego duró 9 días, tras los cuales 121 palestinos perdieron la vida, al igual que 3 civiles israelíes. En total, 6 civiles murieron en Israel desde el inicio de la guerra el 8 de julio.

Gaza. Varios dirigentes de Hamas, movimiento islamista que controla la Franja de Gaza, y de sus aliados de la Yihad Islámica, segunda fuerza en el enclave palestino, aparecieron ayer por primera vez en público desde el inicio de la guerra con Israel hace 50 días.

Israelíes y palestinos cerraron un acuerdo de alto el fuego (ver nota principal), que entró en vigor ayer a las 16 GMT (13 de Argentina).

Los dirigentes de los dos movimientos islamistas no habían aparecido hasta el momento durante esta guerra, en la que murieron tres responsables de Hamas.

Mahmud Zahar, un alto dirigente de Hamas, y Mohamed al Hindi, uno de los líderes de la Yihad Islámica, pronunciaron un discurso antes miles de palestinos reunidos en el barrio de Rimal, en el oeste de la ciudad de Gaza.

“Construiremos nuestro puerto y nuestro aeropuerto”, prometió Zahar. Su movimiento ya reivindicó la “victoria” en esta guerra, la tercera en seis años en Gaza.

Asimismo, el dirigente de Hamas prometió que continuará en Gaza “el armamento y el desarrollo de las capacidades de la resistencia”. “El futuro es nuestro y no del ocupante” israelí, añadió.

“Queremos reforzar nuestra unión con la Yihad Islámica y con todos los movimientos de la resistencia para liberar Palestina”, apuntó Zahar.

La ofensiva israelí lanzada el 8 de julio contra Hamas mató a más de 2.143 palestinos en la Franja de Gaza, en su mayoría civiles. Asimismo, 64 soldados israelíes perdieron la vida y los cohetes lanzados desde este enclave palestinos mataron a seis civiles en territorio israelí.

Estados Unidos realizará vuelos de reconocimiento en Siria para preparar eventuales ataques aéreos contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), a los que Washington ya bombardea en Irak y cuyo explosivo crecimiento y avances preocupan a Occidente.

El régimen de Damasco, fustigado por Occidente por la represión de la oposición desde el inicio del conflicto en 2011, dijo el lunes que está dispuesto a cooperar con la comunidad internacional, incluso con Washington, para luchar contra los yihadistas.

Eso sí, subrayó que todo ataque en su territorio debía hacerse con su cooperación, pues de lo contrario lo consideraría una “agresión”.

EEUU, que ha llevado a cabo un centenar de ataques aéreos contra las posiciones del EI en el norte de Irak desde el 8 de agosto, planteó la semana pasada la posibilidad de extender estos ataques a la vecina Siria, tras la decapitación del periodista estadounidense James Foley por parte de combatientes del grupo ultrarradical sunita.

Según un alto funcionario estadounidense, Washington está a punto de enviar aviones espía y drones a Siria para rastrear a los yihadistas y preparar el terreno a eventuales ataques.

El jefe del Estado Mayor conjunto norteamericano, el general Martin Dempsey, se preguntó: “¿Se los puede vencer sin atacar a la parte de la organización que se encuentra en Siria? La respuesta es no”, afirmó.

La Casa Blanca ha dado claramente a entender que EEUU estaba dispuesto a actuar sin el acuerdo de Damasco.

Esta nueva configuración coloca a Washington en una situación incómoda. Numerosos países occidentales, empezando por EEUU, y también árabes han reclamado la caída del régimen del presidente Bashar al Asad.

“No consideramos que estemos en el mismo bando simplemente porque haya un enemigo común”, trató de explicar el lunes Jennifer Psaki, portavoz del Departamento de Estado.

Fuente: losandes.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0