Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Jaime Durán Barba: "Mauricio Macri puede padecer síndrome de hubris"

11 de junio de 2017 09:49
38 0

El asesor estrella del PRO habló con Infobae y aseguró que Carrió no le atrae y que Cristina es la candidata de los pobres pero es más rica que Macri

Es inclasificable. A él le gusta definirse como un arqueólogo de la política aunque los que lo conocen aseguran que es el mayor fabricante de candidatos del continente. Trató –y en muchos casos asesoró– a casi 20 presidentes del mundo. Niega ser el padre político de Mauricio Macri, dice que Elisa Carrió no le atrae y que Cristina Kirchner "no fue" en política. Afirma con la misma soltura que "Perón no es nada", "Mauricio no es aburrido" y "Sergio Massa es un candidato fabricado", y remata con un "yo no aliento la grieta".

Jaime Rolando Durán Barba es el gurú ecuatoriano de la arquitectura política del PRO y un amigo personal de Mauricio Macri. Partidario de una dirigencia "alegre y con humor" ("si hasta Cristina nos robó lo de los globitos", dice), dialogó largamente con Infobae. En esa charla, reconoció que el síndrome de hubris, atribuido a los hombres del poder y que los aleja de la realidad, es un hecho comprobable. "Perón y Cristina lo padecieron. Si no se cuida, Mauricio corre el riesgo de tenerlo", afirmó.

Ratifica que fue sacado de contexto cuando elogió a Adolf Hitler asegurando que comparaba al jefe nazi con Hugo Chávez. Se molesta cuando se lo acusa de antisemita y se declara enemigo de cualquier autoritario.

Provocador, culto, amante de los libros y de la música clásica, Durán Barba dice que no tiene pasión por nada material salvo el viajar. "Me entero de que hay una fiesta popular ancestral en un lugar perdido del planeta, y allí voy a ver cómo se adora a los dioses. Y eso que soy agnóstico", se ríe con ganas al relatarlo.

—No, y soy enemigo de la especialización. Hay un libro maravilloso de Jorge Wagensberg, este filósofo de las ciencias catalán, que se llama El pensamiento fronterizo; me encanta ese libro. Él dice que las personas que pueden crear son aquellos que no están dentro de un paradigma sino que están en las fronteras.

—No, no. Yo conocí a Mauricio en el año 2004. Cuando lo conocimos nos sorprendió. Planteamos una estrategia para la Presidencia en 2004 que pasaba por tener una primera campaña en el 2005 en que Mauricio fue candidato a diputado. Entramos muy abajo, su imagen tenía problemas, encabezaba de lejos los resultados Lilita Carrió que venía de ser candidata a la Presidencia, estaba segundo Bielsa que tenía muy buena imagen. Y en ese momento Néstor Kirchner tenía una aprobación del 80% de los porteños. Y es interesante porque parecería que no fue así. No, nosotros tenemos un método que almacenamos todo, todas las encuestas, todo. En ese tiempo nuestro encuestador era Manuel Mora y Araujo, este hombre maravilloso. No planteamos ganar porque técnicamente en nuestra profesión si un candidato tiene como tenía Mauricio 35 positivas y 60 negativas no puede ganar, podía hacer un papel decente llegando tercero y eventualmente con mucha suerte segundo. Se hizo el plan. Pero Mauricio tenía tal disciplina, tal manera de manejar las cosas, era un tipo muy de equipos, armó equipos. Que ganamos el primer puesto por lejos, salió segunda Lilita y tercero Bielsa. Cuando recibimos ese resultado dijimos con Santiago "éste llega a presidente". Luego, en 2009, trabajamos con Francisco de Narváez. Cada persona tiene pros y contras, nadie es Dios ni nadie es demonio. Francisco tiene defectos pero es un candidato espectacular, espectacular. Disciplinado, trabajador. Bueno, el éxito de Francisco fue histórico, él enfrentó una lista en la que estaban Néstor Kirchner, Scioli y Massa.

—A que solo en esa campaña tuvo estrategia. Después recayó en la peor enfermedad de los políticos que es el hubris.

—David Owen es un gran autor, escribe el libro este En el poder y en la enfermedad, se llama el libro principal, y el otro libro espectacular sobre Bush y Blair y la invasión de Irak. Él dice que los mandatarios generalmente, los políticos y a veces los empresarios o los hombres de la televisión terminan creyéndose dioses. ¿Qué le pasa al presidente? Normalmente es un ser humano y vienen cien adulones a decirle "presidente, usted es una maravilla". Y vienen los militares y le presentan armas. Y tiene escoltas. Y se pasa el semáforo. Y… Poco a poco va diciendo "oye, he sido Dios, he sido buenísimo". Y entonces se vuelve arrogante, impone las cosas, no oye a los demás y viene la hecatombe. Cuando alguien tiene el síndrome de hubris termina siendo víctima de Némesis y haciéndose pedazos. Eso le… A ver, yo he tratado muy de cerca, muy, muy de cerca –de cerca significa haber conversado muchísimas veces– por lo menos a veinte presidentes; dieciocho han tenido hubris, es casi inevitable.

—Todo mandatario tiene ese riesgo. Toda persona corre ese riesgo, sobre todo por quienes lo adulan. Hay un gentío que dice "más inteligente que usted, nadie en la historia", el pueblo está vibrando de emoción. Le mienten, le mienten. Y eso es fatal para un mandatario.

—Yo podría decir entonces que Perón y Cristina padecieron el hubris, y Mauricio si no se cuida corre ese mismo riesgo.

—Yo venía de la izquierda. En Ecuador estuve siempre vinculado a este tipo de movimientos. Entonces hubo algo de eso.

—No va a pasar, señor Durán Barba, pero imagine que lo llama mañana Cristina Fernández de Kirchner y le pregunta: "¿Tengo que ser candidata?".

—La verdad es que en Argentina en este momento si se hace un estudio en cualquier lado ella tiene presencia. Eso es real. Y yo no simpatizo con ese punto de vista ni con esa forma de ver el mundo. Pero es una persona que representa algo. Injusto, bueno, pero quién es la candidata de los pobres.

—Que seguramente es más rica que Macri, además. Pero representa algo, representa cosas en las que yo creo que destruyen a la Argentina. Pero si alguien es pobre, vive de dos subsidios, veamos qué hicieron. Yo creo que los subsidios matan a esos pobres, porque no trabajan, porque no tenemos un país que se desarrolle con eso. No podemos vivir en un país en el que solamente tengamos el despelote universal.

—Ella representa claramente la protesta, la angustia. Representa un tipo de protesta, un resentimiento social profundo. Creo que a su manera rejuveneció al peronismo de todas maneras. Ella introdujo elementos que no eran los del peronismo tradicional, yo viví el peronismo tradicional. Hasta nuestros globitos los corrió.

—Sí, nuestros globitos. Buscó rejuvenecer esa cosa. Creo yo personalmente, y tal vez esté equivocado, que es el tiempo de las mujeres.

—A ella la he estudiado muy poco, no la he seguido mucho, honestamente. A Cristina sí la he estudiado mucho porque es la principal adversaria de Mauricio durante años. Le hemos hecho estudios psicológicos, encuestas. Yo vivo del estudio, si no estudio algo… Si me preguntas a alguien y no lo estudié, no sé, no tengo idea.

—Es muy difícil hablar de sucesiones, quién sabe. María Eugenia Vidal es una mujer muy preparada para afrontar cualquier responsabilidad. Y ante todo es una persona transparente y honesta, María Eugenia es lo que es. Porque también en la cantidad de estafadores que hay haciendo consultoría política, porque hay muchos, dicen que fabrican candidatos. Eso es mentira, no hay cómo fabricar un candidato. Lo que puede hacer un consultor bueno es comprender cómo es su candidato y tratar de que se presenten sus mejores facetas. María Eugenia es como es, es una mujer comprometida, honesta, entusiasta, con unas ganas de cambiar al mundo enormes, preparada. Yo a ella la conozco hace años y creo que es una mujer espectacular.

—¿Si le preguntara el PRO quién debería ser el que reemplazara a Mauricio Macri en el eventual caso de que no se presente, es Marcos Peña, es María Eugenia Vidal?

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0