Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Julieta Silva podría obtener prisión domiciliaria y un cambio en la imputación

31 de octubre de 2017 12:11
28 0

Este miércoles a las 9 será la audiencia de apelación de la prisión preventiva de la acusada. Un tribunal de San Rafael, en segunda instancia, deberá resolver si accede a las pruebas aportadas por la defensa, en la que se aboga la hipótesis de que la joven “no tuvo la intención de matar a su novio” y que se trató de un accidente.

En la audiencia anterior, tanto la fiscal Andrea Rossi como el juez de Garantías Pablo Peñasco sostuvieron que la mujer “tuvo la frialdad de pisarlo” y sumaron pericias psicológicas que dicen que Silva tiene “escasez de frenos inhibitorios y existen rasgos de violencia en su personalidad”.

Pero desde hace dos semanas, la defensa de Silva quedó en manos de un conocido abogado y político de San Rafael, Alejandro Cazabán. El abogado insistió en la incorporación de un video del momento en el que la pareja abandonó el boliche, unos quince minutos previos a la muerte del deportista, con la intención de demostrar que no estaban discutiendo, como había señalado el testigo central, que es el cuidacoche del boliche.

Es el mismo video que presentó la ex defensora oficial de Silva, la doctora Julieta Garciarena, y que había sido desestimado en la primera audiencia donde se discutió su libertad. Ahora la Justicia accedió a sumar esta prueba y agregó otra pericia que mostró que como llovía al momento del incidente, los vidrios del auto de Silva se empañaban, lo que pudo haber dificultado la visibilidad.

De acuerdo con la declaración del trapito, en la playa de estacionamiento el rugbier apoyó su codo en la ventanilla abierta del auto de su novia para evitar que se vaya. Ella avanzó y él cayó sobre el asfalto. Su novia condujo 150 metros, dio una vuelta en U y volvió en velocidad. Lo pisó mientras él estaba incorporándose en la calle. Ella declaró que no lo vio por sus problemas de visión, debido a que tiene un astigmatismo de grado 3 y no llevaba sus lentes recetados al conducir.

La pericia toxicológica demostró que el rugbier tenía 1,8 gramos de alcohol en sangre al momento de ser atropellado por su novia, casi cuatro veces más que lo permitido. Silva también estaba excedida, tenía 0,8 gramos de alcohol en sangre cuando el máximo permitido para conducir es 0,5%.

Pero hay un argumento jurídico más fuerte por el que Silva puede conseguir una prisión domiciliaria hasta que el juicio llegue a debate oral: tiene dos hijos, varones de 5 y 10 años, de su anterior matrimonio, a los que cuidar. En general, la Justicia argentina es proclive a otorgar este beneficio a las madres con hijos pequeños.

La audiencia de apelación está prevista para las 9. El tribunal que decidirá el futuro de Silva estará integrado por los jueces Alejandro Celeste, Néstor Murcia y Jorge Yapur.

Fuente: diariopopular.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0