Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Libertad total para Messi en busca de las semifinales

18 de junio de 2016 04:38
16 0

La Argentina jugará hoy con Venezuela; será el primer partido desde el comienzo para el 10; Martino explicó que el equipo se adaptará en cada momento a la posición de su capitán

FOXBOROUGH, Estados Unidos.- Es un camino conocido, transitado hasta el final desde hace dos años. Un terreno al que sabe acomodarse bien, y en el que sólo ha faltado cruzar primero la meta. Nada más. Nada menos. El seleccionado argentino inicia hoy su recorrido por la etapa de definiciones de la Copa América con un registro envidiable: jugó todos los partidos posibles en las dos últimas competencias, en las que no perdió ni una vez en los 90 minutos. Lo remarcó otra vez Gerardo Martino ayer, en la conferencia de prensa ofrecida en el corazón del estadio donde hoy su equipo se enfrentará con Venezuela: "Necesitamos el título para que se reconozca que estos chicos están en todos los partidos decisivos desde hace dos años".

Los partidos con Suiza (1-0), Bélgica (1-0), Holanda (0-0 y victoria en los penales) y Alemania (0-1 en los 120 minutos), en el Mundial de Brasil, y Colombia (0-0 y triunfo en los penales), Paraguay (6-1) y Chile (0-0 y derrota en los penales), por la Copa América 2015, forman un registro envidiable: siete partidos seguidos en etapas de definiciones. Ese intangible saltará a la cancha esta noche cuando el equipo intente dar continuidad a un buen inicio en el campeonato: la Argentina es el único seleccionado que ganó sus tres partidos de la rueda inicial. Y lo hizo, además, con diez goles anotados -repartidos entre ocho jugadores- y apenas uno en contra.

Martino evitó afirmar si su equipo llegaba en el mejor momento desde que empezó a disputar la Copa o no, pero por primera vez confirmó que Lionel Messi será titular: antes de los cruces con Panamá y Bolivia había evitado decirlo. Al término de la última de las victorias, en la que Leo protagonizó completo el segundo tiempo, anticipó que jugaría. Ayer, de todos modos, le costó ponerlo en palabras sencillas: "Leo seguramente sea de la partida", dijo, después de explicar que su recuperación física había cumplido las pautas previstas. Messi está 10 puntos, sin ningún dolor que le recuerde el golpe en las costillas, y ése es un capital único. De lo que ocurrió en la última práctica, realizada en una cancha auxiliar del estadio, se desprende que el capitán arrancará por la banda derecha: "Lo que tenemos que hacer es acomodar el equipo de acuerdo con la posición en la que él se sienta más cómodo en cada momento", explicó el director técnico. Eso vino de la mano de un argumento más: "Cómo cubrir el espacio que deja libre Leo en el retroceso depende también de la propuesta ofensiva del rival". Traducido: Martino cree que Venezuela no soltará a sus laterales en ataque y que su futbolista emblemático tendrá todas las libertades que quiera.

El dato llamativo del entrenamiento estuvo en el mediocampo: Augusto Fernández jugó como volante derecho, a pesar de que el ingreso de Lucas Biglia ante Bolivia sugirió que el jugador de Lazio ya estaba en condiciones de recuperar su lugar. Otra cuestión se despejó cuando Nicolás Gaitán apareció en la banda izquierda del ataque y no Ezequiel Lavezzi, uno de los mejores en el último partido.

La Argentina estará frente a un rival desconcertante: tiene sólo un punto en seis fechas en las eliminatorias para Rusia 2018, pero en este torneo salió vivo del grupo que compartía con Uruguay y México, los favoritos. El triunfo sobre el equipo del Maestro Tábarez en el debut lo puso frente a una prueba: "Antes ganábamos un partido, nos endulzábamos con los elogios y después caíamos. Ahora somos más fuertes mentalmente", remarcó ayer Rafael Dudamel, el entrenador del seleccionado vinotinto. "El que gane el partido ganará la Copa", sorprendió en el final de su exposición, en una muestra de confianza del poder propio.

Esa lucha que propuso Dudamel, la del juego mental, es bien entendida por la Argentina, que juega cada encuentro con el peso de tener que conseguir ese título tan esquivo. Y hoy sumará a ese desafío el valor simbólico de jugar en el lugar -aunque el estadio sea nuevo- donde hace 22 años abdicó Diego Maradona. Aquí estará Messi, tomando el hilo invisible que los une, para que la nueva foto tenga un mejor final.

"No me preocupa tanto que Higuaín no marque, aunque es bueno que lo haga. La verdad es que me quedo más conforme con tener un buen funcionamiento colectivo"

"Tendremos que tener el balón para que ellos se desgasten. Con las características de jugadores que tiene esta selección argentina, si solamente te salís a defender lo más probable es que tarde o temprano te marquen un gol"

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0