Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Lifschitz se despegó de Bonfatti y atribuyó el escándalo a "un inepto"

25 de abril de 2015 05:14
18 0

ROSARIO.- Miguel Lifschitz, candidato a gobernador del Frente Progresista, no anduvo con vueltas ni eufemismos rebuscados. Dijo que las fallas en el escrutinio provisorio en las PASO en Santa Fe -en el que no se cargaron más de 200.000 votos- fueron obra de "un imbécil" y "un inepto". La dura frase del ex intendente de Rosario, quien sacó menos votos que el candidato de Pro, Miguel Del Sel, en las elecciones del domingo, tienen como destinatario al secretario de Tecnologías para la Gestión, Javier Echaniz, uno de los encargados de supervisar la carga de datos en el sistema, que se veía reflejado en la web oficial.

"El único defecto fue obra de un estúpido, un funcionario técnico que se le ocurrió poner «100% de mesas informadas». Vaya uno a saber por qué lo hizo", aseguró Lifschitz. Pero aclaró: "Hablar de fraude es una canallada. No tiene ni pies ni cabeza, porque no se entiende cuál sería el objetivo del fraude".

El candidato del Frente Progresista se mostró molesto y se despegó de la postura que mostró el gobierno tras el polémico escrutinio provisorio. Habló como si no fuera parte del mismo sector político. Trató de desmarcarse de lo que advirtió el gobernador, Antonio Bonfatti, cuando afirmó que los problemas en el conteo de votos fueron "por un exceso de transparencia". En un amplio sector del socialismo interpretaron la frase como poco feliz.

Lifschitz debe reiniciar la campaña electoral en un contexto complicado, en el que aún no se sabe con certeza el resultado de las PASO, que está siendo sometido -como lo prevé la ley- a un escrutinio definitivo. Y debe trabajar de manera ardua para mejorar su performance electoral sobre todo en Rosario, un bastión histórico que por primera vez en 24 años le dio la espalda al socialismo. El candidato pretendía que el gobierno saliera a admitir los errores técnicos en el escrutinio. Y eso no ocurrió, por lo menos, de manera categórica.

Esa demanda se permeó desde distintos sectores del Frente Progresista. Pablo Javkin, quien fue candidato a intendente en Rosario y perdió con la socialista Mónica Fein, pidió que en el Frente Progresista hubiera "un mensaje de humildad y autocrítica". El radical Mario Barletta calificó de "zafarrancho" el escrutinio.

La apuesta del gobierno provincial es terminar con el escrutinio definitivo antes del 1º de Mayo, fecha de la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura. Quieren que Bonfatti lea su último discurso como gobernador con los resultados definitivos.

El tribunal electoral inició ayer el conteo de votos del departamento La Capital, luego de superar sin mayores inconvenientes el escrutinio en los distritos menos poblados. Ya se controlaron 2649 mesas y las urnas se abrieron ante anormalidades objetadas por los fiscales de 62 mesas. Lo más problemático aparece en las mesas de Rosario, donde hay lugares de votación donde no se cargó un solo dato, como en la Facultad de Humanidades de la universidad.

Desde la oposición mantienen la presión sobre el gobierno de Bonfatti, sin aludir al extremo que hubo "fraude", término que utilizó casi con exclusividad Del Sel, desmarcado de la estrategia global de Pro, que apunta a una mayor cautela.

El Frente Justicialista para la Victoria y Pro pidieron que el gobierno desplace al responsable de las irregularidades en el conteo. El candidato a diputado provincial del macrismo, Roy López Molina, aseguró que en el escrutinio provisorio "hubo irregularidades", y exigió al gobierno que "desplace al secretario de Tecnologías, Javier Echaniz, para evitar que tenga participación en las elecciones generales". Sectores del peronismo exigieron que se dispongan veedores nacionales e internacionales para el 14 de junio..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0