Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

México: “Patricia” se debilitó y ahora es una depresión tropical

24 de octubre de 2015 15:02
22 0
México: “Patricia” se debilitó y ahora es una depresión tropical

La tormenta bajó a categoría 1, luego de presentar vientos de hasta 350 kilómetros por hora este viernes. No golpeó directamente la ciudad turística de Puerto Vallarta ni el importante puerto de Manzanillo.

La megatormenta Patricia se degradó esta mañana a depresión tropical en México, según se informó desde el centor de huracanes de ese país.

Esta madrugada, Patricia se internaba en una región montañosa de pequeñas poblaciones en el oeste de México, algo debilitado de sus magnitudes récord del día anterior pero con fuerza suficiente para descargar lluvias torrenciales que podrían causar peligrosas inundaciones y deslaves, advirtieron las autoridades.

Patricia, que en su momento de mayor potencia fue uno de los huracanes más fuertes jamás registrados, tocó tierra el viernes en una zona poco poblada de la costa mexicana del Pacífico como huracán de categoría 5. No golpeó directamente la ciudad turística de Puerto Vallarta ni el importante puerto de Manzanillo.

Pese a los primeros informes de inundaciones y deslaves, no había noticias de víctimas mortales o daños importantes mientras la tormenta avanzaba sobre las montañas del interior al caer la noche. Las imágenes de televisión grabadas en la costa mostraban árboles y postes eléctricos derribados y calles inundadas. Milenio TV incluyó imágenes de autos y autobuses arrastrados por las crecidas en el estado de Jalisco.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo en un mensaje televisivo que los daños eran "menores a los correspondientes a un huracán de esa magnitud", aunque señaló que "la parte más peligrosa" estaba por verse.

La tormenta se debilitó a categoría 1 el sábado por la mañana, con vientos sostenidos máximos de 122 kilómetros por hora (75 millas por hora) y se esperaba que se disipara sobre las montañas del interior de México para convertirse en tormenta tropical el sábado. Más tarde, se informó que se había degradado a la categoría de "depresión tropical".

El centro de Patricia se encontraba unos 80 kilómetros (50 millas) al sur suroeste de Zacatecas, México.

Brandie Galle, una turista de Grants Pass, Oregon, dijo que se había refugiado con otros visitantes en un salón de fiestas con ventanas protegidas en el Hard Rock Hotel de Puerto Vallarte. Dos horas después de que el huracán tocara tierra, y dado que la ciudad no había sufrido graves consecuencias de la tormenta, los trabajadores les dejaron salir para comer en un restaurante del hotel.

"Dijeron que parecía que la tormenta había golpeado más abajo", dijo. "Todo el mundo empieza a animarse un poco, pero sigue un poco en vilo esperando a ver qué pasa con la tormenta".

Algunos huéspedes desesperados por marcharse habían pagado antes 400 dólares a taxistas para que les llevaran 200 kilómetros (120 millas) hasta la ciudad interior de Guadalajara, dijo Galle.

Los aeropuertos de Puerto Vallarta, Manzanillo y Tepic estaban cerrados el viernes, pero las autoridades anunciaron un puente aéreo el sábado para sacar a los viajeros varados de las zonas golpeadas por la tormenta.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que el huracán presentaba vientos sostenidos de 215 kilómetros por hora (130 millas) el viernes por la noche. El vórtice se localizaba a unos 75 kilómetros (50 millas) al sureste del balneario turístico de Puerto Vallarta.

A lo largo de un tramo de costa salpicado de tranquilos pueblos pesqueros y deslumbrantes complejos turísticos, vecinos y visitantes se habían refugiado en albergues y viviendas. En Puerto Vallarta, los habitantes habían protegido sus casas con sacos de arena y cubierto las ventanas de tablones y cinta adhesiva, mientras que los hoteles recogieron los restaurantes a pie de playa.

Los Sokol, una familia de cinco miembros de un suburbio de Detroit, tenían previsto salir en avión de Puerto Vallarta el viernes, pero terminaron pasando varias horas en un refugio en una universidad tras la cancelación de su vuelo. Cuando llegó la noche estaban donde empezaron: en su hotel, e ilesos.

"Es increíble cómo pasó de ser la peor de la historia a sólo algo de lluvia intensa", comentó Susanna Sokol, señalando que al menos el huracán había dado a su hija un cumpleaños para recordar.

"Durante un rato fue bastante estresante", dijo Tom Sokol. "Me sentí culpable por traer a mis hijos aquí".

Patricia se formó de pronto el martes como tormenta tropical y ganó fuerza con rapidez para convertirse en huracán. En 30 horas había alcanzado la categoría 5, tomando a muchos por sorpresa con su veloz evolución.

Para el viernes era el huracán más potente jamás documentado en el continente americano, con una presión central de 880 milibares y vientos sostenidos de 325 kilómetros por hora (200 millas por hora), según el Centro Nacional de Huracanes, aunque las autoridades mexicanas aseguraron que alcanzó los 400 kilómetros por hora.

La fuerza de Patricia era comparable a la del tifón Haiyan, que hace dos años dejó más de 7.300 muertos o desaparecidos en Filipinas, según la Organización Mundial Meteorológica de Naciones Unidas.

Las autoridades mexicanas declararon el estado de emergencia en docenas de localidades de los estados de Colima, Nayarit y Jalisco, y se cerraron las escuelas. Muchos vecinos compraron suministros antes de la llegada de la tormenta. Las autoridades abrieron cientos de refugios y anunciaron sus planes de cortar la electricidad como medida de seguridad.

Uno de los huracanes más devastadores hasta ahora en México golpeó en 1959 en las costas de Colima y dejó al menos 1.500 muertos, según registros del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Se cree que decenas de miles de ciudadanos estadounidenses residen o están de vacaciones en zonas que probablemente se verán afectadas por la tormenta, señaló el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos Mark Toner.

Patricia también es una amenaza para Texas, ya que los meteorólogos esperan que incluso después de disiparse, es probable que la humedad tropical que desplaza alimente las lluvias que ya anegan el estado sureño.

El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos señaló que se mantendría un aviso por inundaciones repentinas hasta el domingo en las zonas de Dallas-Forth Worth, Austin y San Antonio.

Galveston estaba bajo aviso de inundaciones en la costa hasta el sábado por la noche.

Fuente: lavoz.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0