“Soy un dadaísta”

20 de noviembre de 2013 16:16

27 0

“Soy un dadaísta”

“La libertad en la música no tiene etiquetas; el free jazz no existe, no es una música libre”, dijo a Clarín a modo de declaración de principios el baterista Han Bennink (Holanda, 1942), fundador de la Instant Composer Pool Orchestra (ICP), la cual dejará inaugurado el Festival Buenos Aires Jazz 2013, hoy en La Usina, a las 20 30.

El artista es uno de los músicos más interesantes de la escena jazzística europea. Elude las etiquetas y privilegia por sobre todo mantener un espíritu abierto en materia de composición e interpretación. Este baterista, que formó parte del genial trío Clusone, podría definirse como un músico anticomercial y un desmitificador. “Por un lado, soy egoísta y toco para mí. La música, tal como la entiendo, es un modo de relacionarme, de encuentro”.

Kenny Clarke (baterista, 1914-1985), a quien conocí muy bien. Sin duda influyó mucho en mi manera de tocar. Toqué con buenos y malos músicos y todos me dejaron algo, por ejemplo qué no tocar o cómo no comportarme. Recuerdo que muchos de ellos cuando llegaban a Amsterdam querían emborracharse e ir a la zona roja, pero artistas como Wes Montgomery, Sonny Rollins y Eric Dolphy, que era un caballero, no tenían esas actitudes.

Se habla siempre de su teatralidad y de su particular humor ¿acaso es parte de su música?

Nada más alejado de mí mundo que esas expresiones. Lo he leído también. No estoy de acuerdo, creo que entienden por teatralidad mi forma de expresarme. Lo único que hay de teatral en mi música es que toco en un escenario. El arte es buscar y experimentar sin prejuicios. Soy un dadaísta que confronta con las convenciones.

Bennink posee un espíritu nada convencional. No estudió formalmente y tiene sentimientos contradictorios hacia los conservatorios. “Se les enseña los solos de John Coltrane, Miles Davis, Charlie Parker, lo que es una verdadera tontería. ¿Qué significa saberlos? La música es algo distinto, es expresión, no imitación. Davis, Coltrane y Parker ya existieron, no sirve tocar como lo hicieron ellos.

Nada; tocaré unos cinco minutos y después sería interesante que hagan preguntas.

En música, sí; prefiero que haya espacio, que no tengamos pautas. Me gusta tocar sin mucha conversación previa. Vengo de hacer una gira por Europa con el pianista Uri Caine; nunca conversamos sobre lo que íbamos a tocar y creo que fueron conciertos hermosos.

Sobre este tema, Bennink agregó que tanto en su trío como en la ICP existen momentos desde los que se lanzan a improvisar. “Es como esa avenida inmensa (se refiere a la 9 de Julio) que tiene islas para poder cruzarla; así tocamos y cada tanto nos encontramos en lugares que conocemos y de ahí volvamos a la improvisación instantánea”.

Fuente: clarin.com

A la página de categoría

Loading...