El funcionario que más se equivocó

20 de noviembre de 2013 02:16

28 0

El funcionario que más se equivocó

La noticia de la renuncia de Guillermo Moreno retumbó hoy más que la de cualquier ministro porque por momentos la economía nacional pareció girar sobre su eje y su figura despertó pasiones a lo largo de la última década.

La salida del más duro de los kirchneristas podría implicar un gesto de apertura para una economía marcada por cepos y controles, pero no un giro a la ortodoxia porque Axel Kicillof, el nuevo ministro, es cultor de la omnipresencia estatal.

Moreno fue un sostén de la mística setentista en el Gobierno. Por su estridencia, escaso apego a los modales y fervor para defender ideas, pasó a ser amado por el ultrakirchnerismo, mirado de reojo por los oficialistas moderados y responsabilizado de todos los males por opositores.

De hecho, luego de la rotación de Gabinete dispuesta por la Presidenta este lunes, el Frente Renovador de Sergio Massa salió orgánicamente a decir que los cambios no tenían sentido si el polémico secretario de Comercio seguía en su puesto.

Asumió primero como secretario de Comunicaciones en 2003 y en 2005 fue designado por Néstor Kirchner al frente de la Secretaría de Comercio Interior, aunque su tarea comenzó a adquirir mayor relieve con una intervención nunca admitida en el Indec.

"Simplemente soy un soldado", llegó a decir en una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, al desmentir un enfrentamiento con el entonces ministro de Economía Miguel Peirano, hoy uno de los referentes del massismo.

"Moreno es honesto y cumple sus funciones", lo defendió Cristina Kirchner en 2011 tres días después de que fuera denunciado por agredir a militantes del PRO en Vicente López.

Ambas frases reflejaron una realidad. El secretario de Comercio cumplía órdenes, mientras ganaba un sinfín de batallas políticas internas con los otros bastoneros de la economía.

Decenas de veces avisó que se iba y siempre estuvo entre los seguros fusibles cada vez que el Gobierno necesitaba "oxigenar" la gestión, pero nadie lo corría.

Luego de la salida de Mercedes Marcó del Pont y Hernán Lorenzino parecía que había ganado otra pulseada, pero este martes dijo basta. Su relevo, al cabo, implica un mayor margen de maniobra para el flamante ministro de Economía.

Catálogo de fracasos

INDEC. Quedará en la historia como el funcionario que cambió los números de ese organismo. Desde su irrupción e intervención de hecho en el Instituto de Estadísticas y Censo, comenzó la manipulación de las estadísticas oficiales, denunciada por la oposición sobre todo en el índice de Inflación, pero también las persecuciones a los trabajadores por parte de patotas K y actos de violencia contra quienes osaron criticar la manod e hierro con la que monitoreó las estadísticas oficiales.

Las irregularidades en el Indec motivaron una sanción del Fondo Monetario Internacional al país, a causa de la calidad de sus estadísticas.

El Cedin. En medio de denuncias de lavado de dinero y con el dólar a $10, el Gobierno lanzó un blanqueo de capitales para repatriar divisas debajo del colchón o fuera del sistema y presentó en sociedad el CEDIN (Certificado de Depósito para el Sector Inmobiliario), cuyo defensor a ultranza fue Moreno. Durante su exposición en el Congreso dijo que “con ese CEDIN de US$ 100, en la fábrica de ladrillos, se va a llevar cantidad de ladrillos al precio que el fabricante tenga de lista, equivalente a los US$ 100, que será al cambio oficial que hubiese en ese momento”. Finalmente el blanqueo de dólares fracasó, al igual que los cedines.

Restricción a las importaciones. El objetivo fue fomentar la industria nacional y el resultado fue -entre otros- que enfermos oncológicos se vieron gravemente afectados por las restricciones impuestas por Moreno. Y con la Secretaría de Comercio Exterior, Moreno tuvo control directo de los permisos para importar bienes en todos los sectores de la economía. Desde allí obligó a las empresas a vender al exterior al menos la misma cantidad que venden, de modo de frenar la salida de dólares por comercio exterior.

Cepo al dólar. Las restricciones cambiarias, de la que él mucho tuvo que ver, ha sido una de las medidas erradas que llevará más tiempo encauzar. Esto se comenzó a instrumentar en octubre de 2011, con la prohibición de compra de dólares para atesoramiento o cancelación de una operación inmobiliaria. Esto trajo consigo otro problema: el renacimiento del dólar paralelo, que empezó a llamarse "blue".

El 31 de octubre de 2011 las reservas del Banco Central marcaban U$S 47.523 millones y desde entonces iniciaron un camino bajista hasta U$S 32.071 millones actuales.

La Moreno-card. El 8 de marzo último, Moreno anunció que sacaría una tarjeta de crédito propia, a la que irónicamente se la bautizó como Moreno-Card con comisiones y tasas de financiación mucho más bajas que los otros plásticos. Aunque se dijo que el 1 de junio iba a estar operativa, tras casi cuatro meses del anuncio inicial y tras varias postergaciones, la Supercard (su nombre real) todavía no llegó a los comercios.

Precios congelados. Una de sus primeras batallas perdidas fue la del control de precios. A pesar del congelamiento impulsado por el controvertido funcionario para frenar la inflación, que se empecina en negar desde que intervino el INDEC, los precios siguieron en aumento. Y hasta la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tuvo que anunciar la inclusión de agrupaciones sociales y militantes juveniles en la revisión, góndola por góndola, de los valores de 500 productos con precios frizados, que forman parte de una lista que también generó debates.

Pese a ello, muchos de esos productos no se encontraron en los supermercados, la oferta de productos congelados fue insuficiente y los precios siguieron subiendo.

Multas a consultoras que desmienten al INDEC. El Secretario comenzó aplicó multas de entre $50.000 y $500.000 y demandó penalmente a las consultoras de Carlos Melconian, Orlando Ferreres, entre otras por difundir estimaciones de precios minoristas. Finalmente, en septiembre pasado el juez federal Claudio Bonadío lo procesó por "abuso de autoridad" a causa de estas acciones.

La misión comercial a Angola. Morenoo promovió viajes comerciales con empresarios a Angola, Azerbaiján, Argelia, Vietnam y Jordania, destinos exóticos para la promoción del comercio exterior argentino.

No resultaron prósperos. En el caso de Angola, luego de la misión encabezada por Moreno, lejos de mejorar el comercio bilateral cayó 37%. (fuente: Clarín y La Nación)

Fuente: mdzol.com

A la página de categoría

Loading...